El Ing. Agr. Gabriel Espósito aseguró a TRANQUERA ABIERTA DIGITAL que reponiendo nutrientes se puede duplicar el rendimiento
En una nueva edición de TRANQUERA ABIERTA DIGITAL, el Ing. Agr. Gabriel Espósito, reconocido especialista en producción vegetal de la FAV UNRC, manifestó que con las condiciones adecuadas de humedad, densidad  y fecha de siembra, y una fertilización completa (N, P, S y Zn), se puede reducir significativamente la brecha existente entre los rendimientos a campo del maíz y el potencial de rendimiento alcanzado en sus estudios del campus universitario. Estamos hablando de pasar de los 60 qq/ha en promedio de la zona a los 120/140 qq/ha obtenidos en sus ensayos. En algunos de sus trabajos consideró razonable una mejora de entre el 15% y el 35% a medida que se incrementa la incorporación de nutrientes de manera balanceada, sin descuidar el aporte de Zn, que aunque es reducida en cuanto a cantidades, potencia el efecto de los otros elementos.

El grupo dirigido por Espósito lleva 14 años trabajando en el potencial del rendimiento del maíz y atendiendo a todas sus necesidades y una altísima densidad de siembra (cerca de 120 mil plantas por hectárea), ha logrado promedios de 188 qq/ha, con picos de 240 qq/ha. “Y este año, con maíz tardío, sorprendentemente logramos también 200 qq/ha”, enfatizó.

Sin embargo, Espósito reiteró su propuesta de sembrar más maíz temprano que tardío en la búsqueda de mejores rendimientos y valoró la posibilidad de que además de promover la siembra de maíz sobre la soja, se analice la posibilidad de reincorporar a la ganadería a los campos de la zona. “Las vacas garantizan un mayor aporte de materia orgánica a los suelos deprimidos de la región”, afirmó, aunque relativizó su efecto en la relación P soluble/P sólido, como pregonan otros profesionales.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas