Archivo para Diciembre, 2008

A ponerse la biquini

Chicas… ya pasaron las fiestas, el exceso de comida, nos saboreamos hasta los platos, nos comimos hasta las sobras, nos agarramos el mejor ataque de hígado de nuestras vidas y terminamos despanzadas en la cama preguntándonos si al otro día nos podríamos mover después de tanta comida.

En fin ya todo pasó y ahora es el tiempo de salir a mostrar nuestras curvas por las piletas de la ciudad, el río, el mar y cualquier charquito lindo que nos brinde un poco de relajación.

El tema es enfrentarlo, no?. El miedo a la malla es catastrófico, es como que todo el año la esquivamos, nos olvidamos de ella hasta que decidimos usarla y exponernos.

Para muchas hay un miedo natural a mostrar lo que son, y con malla o biquini eso se potencia, porque implica mostrarse y que te vean en toda tu naturaleza, cuando este tema no se tiene del todo asimilado la vergüenza te juega en contra y el negarse a hacer cosas puede cumplir un rol fundamental para amargarte las vacaciones y cualquier momento relacionado a la distensión entorno a lugares al aire libre.

Básicamente creo que una no puede extirparse los rollos, ni esconder la celulitis, ni ocultar la redondez, somos así, por decisión, porque nos tocó, por cuestiones de salud, pero somos gordas y eso no se puede ocultar bajo el sol, estaríamos negando nuestra esencia y también dejando de mostrar nuestra propia belleza, que más allá de todo tenemos y si creemos firmemente en nosotras demostraremos nuestra luz y atraeremos miradas positivas.

Cuando nos avergonzamos de nosotras mismas y no mostramos lo que somos, precisamente proyectamos fealdad y por ende construimos en los otros el rechazo y la mirada que tanto nos pesa, aún más que nuestros excesivos kilos.

Muchachas, mis gordis queridas, pónganse la malla o la biquini y disfruten del sol, del aire libre, no se oculten bajo pareos, ni vestidos que las tapen, muestren lo que son, que sólo deben cambiar la mirada sobre ustedes mismas y darse cuenta cuán bellas son…

Feliz comienzo del 2009!!!!!!!!!

Yo la más Gorda de Todas

yolamasgordadetodas@hotmail.com

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

Comer y Comer, es Navidad

Nos encanta la Navidad, los regalos, la alegría, el espíritu navideño que sobrevuela todas nuestras almas…

Amamos la Navidad y por supuesto nos preparamos para comer y acá, si bien este espacio habla de nosotras: las gorditas, es real que la gente, en su totalidad, espera estas fiestas para darse tremendos atracones.

Todos tienen un gordo en el alma, todos se preparan con dietas rigurosas y livianas para dar el ataque mortal en estas fiestas.

Todos aluden que van a comer platos fríos, porque hace calor, como si los mismos fueran sinónimos de light, por el contrario preparan ensaladas suculentas, ricas en proteínas, calorías, le ponen mucha sal a todo, como si todos tuvieran presión baja y las llenan de condimentos que luego de un rato generan mejillas rosadas y mucha ansiedad por tomar.

Ni hablar de la cantidad de alcohol que se ingiere, que se brinda por todas las razones ilógicas, por todas las que generan emoción, por todas aquellas que uno quiere olvidar y luego se brinda por cada una de las personas presentes y ausentes, luego de tanto brindis hay una pérdida de control absoluta sobre las medidas y proporciones que se deben comer y tomar, léase que cada vez se come y toma más, porque a esa altura el que pensaba un poco en lo diet y lo Light no entienden lo que significan esas palabras.

Comer, comer y comer, luego de los platos fríos, que fueron devorados, los golosos paladares quieren algo calentito, ya se olvidaron de la excusa del verano y comer cosas frescas, así que siempre hay alguien que se prepara un lechón, un asadito, o alguna carne mechada cuyo olor es absolutamente delicioso, todos comen, nadie se niega y es posible que repitan un pedacito pequeño por miedo a quedarse con hambre.

Los postres llegan en exceso, por supuesto siempre hay una ensalada de frutas para expiar culpas y creernos que así bajaremos la comida, sigue el helado de chocolate, la torta y las masas finas que a esa altura se comen con esfuerzo, pero nadie se resigna a perderse esas delicatesens.

Y por último a la hora del brindis, el de las 12 de la noche, se prepara la mesa con dulces de invierno, turrones, confituras, exceso de chocolate en todas partes que comemos con desesperación, mientras sudamos y sudamos del calor al que se ha elevado nuestro cuerpo.

En estas noches de fiesta, los gordos pasamos desapercibidos, todos demuestran que en el fondo tienen un goloso empedernido y hay gordos de alma, de mayor tamaño que nosotros.

FELICES FIESTAS PARA TODOS… PAZ… SALUD Y FELICIDAD…

Yo la más Gorda de Todas

yolamasgordadetodas@hotmail.com

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

Esperando las Fiestas…

Llegan las fiestas, ya nos pisan los talones, y nosotras, las gorditas, hemos hecho todo el mes sacrificios de no tentarnos para poder entrar en el vestido que nos gusta.

No hemos comido helados, no tomamos gaseosas, nos matamos en el gym, fuimos estrictas con todas las dietas que llegaron a nuestras manos, corrimos de aquí para allá subiendo y bajando escaleras con tal de eliminar aunque sea un gramo de más, nos hicimos masajes, tomamos agua, incluida la de los floreros, tratamos de dormir lo suficiente porque ahora dicen que descansando se baja y todo para esas dos noches de fiesta que se acercan y que pretendemos vernos como unas diosas…

Sepan que somos diosas de todas formas, sin embargo nunca nos creemos esa parte y por ende nuestro preparativo es no comer durante un mes para calzarnos un vestido que nos ajusta, el cual nos entrará cómodamente durante un par de horas hasta que avancemos sobre las exquisiteces de estas fiestas que son nuestra debilidad…

Una vez dentro del vestido, como gordis felices luciendo sus curvas, nos sentiremos tranquilas para darnos los gustitos, el tema es que nuestra boca nunca se cierra y de pensar que picaremos un poquito de todo, arrasamos cual huracán, comiéndonos absolutamente todo porque tanto esfuerzo tiene que valer la pena.

Léase que nosotras tenemos almas de gordas y morimos por las comidas frías, calientes, agridulces, por la variedad de carnes y por los suculentos postres que en las mesas se presentan como pidiéndonos a gritos que los probemos…

Somos débiles antes los colores y los sabores de los platos, los olores ricos nos hipnotizan, se nos hace agua la boca de sólo pensar en que nos comeremos todo lo que estamos mirando y allí ya no nos importa nuestro súper vestido, en el que tanto nos costó meternos, ni que al otro día sentiremos culpa y menos que aún nos queda otra fiesta en donde también deberemos lucirnos…

Mientras comemos, que al otro día se puede acabar el mundo y nosotras moriremos con la mejor sonrisa y la pancita llena…

Ahhh y todavía tienen una semana, así que sigan haciendo dieta… Hasta la Noche Buena…

Yo la más gorda de todas…

yolamasgordadetodas@hotmail.com

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

Agrandar la Mente. . .

Quiero seguir hablando del tema de la ropa para las gordis lindas de este mundo, la verdad es que como hemos manifestado en el post anterior renegamos hasta el hartazgo, desistiendo en muchas ocasiones por no comprarnos nada y en el peor de los casos ni siquiera saliendo a comprar por lo agotador que se torna enfrentarse a los no de las vendedoras que están hechas a imagen y semejanza de las muñecas barbies, por ende jamás entenderán lo que es andar por la vida con el cuerpito que nos tocó en gracia, que obviamente es absolutamente maravilloso, salvo que más de la mitad de la sociedad aún no nos asumió como parte.

Pero como ese es otro tema, sigamos con nuestro dilema existencial del guardarropa, siempre tenemos dramas entorno al mismo, que un día encontramos una remerita que nos queda preciosa, pero como tenemos protuberancias por todas partes nos queda corta y allí desistimos de comprarla. Tenemos un chip equivocado implantado en nuestras cabezas y hay estándares tan fuertes impuestos en la sociedad a través de las imágenes que nos negamos absolutamente a romper esas imposiciones, somos cobardes, tristemente nos dejamos derrocar por la mirada de los de afuera.

Nos preocupa tanto el que dirán, que dejamos de vestirnos como realmente lo deseamos, nos tortura tanto el comentario y la risa burlona de los demás, que hemos dejado de mirarnos con amor y lo peor de todo es que nos vestimos para ocultarnos, para que se vea lo menos posible de nosotras, como si se pudiera ocultar el sol con un dedo.

Muchachas, somos gordas… g-o-r-d-a-s, pero serlo no es ni un pecado, ni una equivocación, no somos un engendro de la naturaleza, ni feas, ni horribles porque tenemos más carne y más grasa y más de todo lo que quieran decirnos…

Ante todo somos mujeres y debemos dejar de ocultarnos tras la ropa oscura y la bendita carpa de gorda, quememos esos vestidos sin forma y esos pareos que son un grito a la obesidad, empecemos por nosotras a derribar los prejuicios, porque si el cambio no nace de nuestras propias actitudes y acciones, difícilmente educaremos a nuestro entorno y a la sociedad que está acostumbrada a no vernos como nosotras deseamos…

Anímense, dejen de ocultarse, muestren lo que son, que la belleza nace desde adentro y se proyecta en el exterior…

Y recuerden que yo… soy la más gorda de todas…

Hasta la próxima semana…

yolamasgordadetodas@hotmail.com

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

En busca del talle perdido

Ante todo una es mujer, luego gorda, bella, regordeta, narcisista, preciosa, rolliza y por ende amamos la ropa, como casi todas las mujeres de esta tierra, nos morimos por estar a la moda, nos encanta salir con una ropita nueva, se nos iluminan los ojos cuando vemos en una vidriera esa pollera que soñamos toda la vida…

Un cúmulo de endorfinas se movilizan cada vez que salimos a comprar con toda la alegría de vivir, hasta que llegamos a los negocios, allí comienza el detestable calvario de tener que escuchar a las vendedoras “no, acá no tenemos talles para vos”.

Escuchar lo anterior es lo mínimo, están aquellas vendedoras que no pasaron por la lección de jardín de infantes que te enseña acerca de los tamaños grandes y los chicos, por eso te muestran prendas de talles únicos y uno les pregunta “pero vos viste mi tamaño”, a lo que te responden, con mucho aire en sus cabezas, “es lo único que tenemos”, en esos instantes toda gorda de alma trata de contar hasta 100 antes de tirarse encima de esa mononeuronal para explicarle que uno requiere un talle proporcional a lo que uno es y que algo que sólo entre en un brazo es una burla para una.

Una continúa recorriendo negocios, tratando de tener una actitud positiva ante la vida y pensando que en este país hay leyes que determinan que debe haber todo tipo de talles para todo tipo de personas, por ello uno va en busca del talle perdido…, no desespereis casi nunca se encuentra, de 15 negocios dos o tres capaz que tengan ropa para gorditas y obviamente serán casas de talles especiales.

Aquí uno debe detenerse porque es fantástico que existan estos lugares donde hay ropa grande, el tema es que la mayoría de ropa que traen es la típica carpa de gorda, en donde una se mete dentro de algo amorfo, que no te marca nada, que no te permite mostrar tus propias curvas y encima es ropa con una tendencia a mujer mayor de 60 años, o sea si uno está lejos de esa etapa y no consigue nada o compra la carpa de gorda o recurre a la santa modista, porque demasiadas opciones no le quedan.

La realidad es que una quiere comprar en los mismos lugares que el resto de las mujeres, usar ropa que esté a la moda, con los colores de la temporada y dejar de meterse en el típico negro que si bien nos disimula y muchas veces nos salva, también nos ayuda a negar lo que somos…

Somos gordas y esa es nuestra realidad y hasta que nos descubramos que también nosotras somos bellas y queremos ponernos lo que todo el mundo desea, el resto no se enterará y por ende nunca habrá locales a la medida de nuestros tamaños, necesidades y sueños…

Hasta la próxima semana gordas bellas…

Yo la más gorda de todas…

E-mail:yolamasgordadetodas@hotmail.com

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.