· · Crédito: Archivo
Por Osvaldo Alfredo Wehbe
Tal vez porque estamos en tiempos del día del maestro y del estudiante; me acordé de mi maestro de cuarto grado. En los tiempos en los que había hasta sexto, con dos primeros; inferior y superior.

Al tercer día de clase me descubrió la pila de figuritas y me la quitó. Me quedé haciendo pucheros y maldiciendo por dentro. Pero era el maestro. Como mi papá era mi papá. Es que salvo alguna exagerada imposición autoritaria, el respeto existía. Es decir, se llegaba a una delgada línea con la sumisión, lo que no era tan bueno, pero sí, eso de no vulnerar la cortesía y la obediencia, se daba por sentado.

Salimos al recreo, y a la vuelta, dijo mi apellido, me hizo parar y me preguntó: “¿dígame joven, cómo consiguió la de Negri?”. Negri era arquero de Racing y una de las más difíciles de las figuritas redondas y duras. Ahí nomás me devolvió la pila y siguió hablando del Cabildo Abierto del 22 de Mayo. Sin cruzar la línea maestro-alumno, ese señor alto, de bigotes y nariz  aguileña; dio en ese momento la señal de caminar la vida tratando de enseñarnos, sin olvidar que también debía conocer de nuestras cosas cotidianas, tan banales, como cuáles eran las figuritas difíciles de esa colección a mediados de los sesenta.

Ese maestro, era muy parecido al de ejercicios físicos. Así le decíamos a la materia de Educación Física y Deportes. Este era un técnico frustrado que nos rogaba que devolviéramos las patadas, con caños y pases. Y fue el que una tarde de clásico intercolegial, le avisó al árbitro que el Carlitos había hecho el gol con la mano. El Carlitos jugaba para nosotros. Y el profe de Gimnasia, un petizo retacón que había sido un buen marcador lateral en la Liga, entendió que no servía ganar así.

El maestro en el aula. El maestro en la cancha.

El maestro de la barra de amigos. El que alguna vez me llevó de la oreja hasta la verdulería para devolver una naranja que había tomado al paso, de la canasta que estaba en la vereda.  Porque eso no es ser pícaro, me dijo. Es ser un ladrón. Colorado como un tomate, devolví el fruto y le expliqué al verdulero lo que había hecho, ya que él ni se había percatado. Me acarició la cabeza y me agradeció el gesto. Más rojo estaba yo, ya que la decisión y el arrepentimiento no habían salido de mí. Eso sí, me sentí muy bien, luego de recomponer la situación, y con una naranja en mano que me regaló el dueño de la despensa.

Ese maestro que era Don Alfredo, dirigente de un club. Íbamos con él a la pollada, para recaudar fondos, nos sentaba en nuestras sillas y al rato aparecía sirviendo los pollos a los demás directivos y los invitados. Volando bajo, porque abajo, estaba la verdad.

Estamos perdiendo por goleada, aquellos que asimilamos enseñanzas como las narradas aquí.

Vienen ganando los malos y el referí juega para ellos. Y además son locales. Y la prensa no lo cuenta o, sí lo hace, cambia el libreto, para ocultar los malos comportamientos, marcando sólo algunos, según quién les marque el guion.

Pero ahora que andamos en el día del maestro, uno sonríe al saber que a partir de ese bendito título, con diploma o no; andarán varios habitantes de la Nación poniendo barricadas de esperanza, de respeto, de dignidad, de cultura del trabajo y de educación.

En cada colegio, en cada club y en cada hogar; los maestros son capaces de enseñar a cuidar el mobiliario de la escuela tanto como a leer y escribir; de cortar el césped o pintar las paredes del vestuario y de explicar la manera de desmarcarse para burlar la defensa rival y de lograr que en la casa, todos nos respetemos, aunque falten unos mangos para parar la olla.

Y entonces, por más que estemos perdiendo; un caño tiraremos, una pila de figuritas en el bolsillo nos harán un bulto de alegría, no tomaremos una naranja sin pagarla y un gol con la mano nos pondrá colorados.

Y con la bandeja llena de pollos, serviremos a los demás con la satisfacción de saber que hay otra manera de vivir. Esa que nos enseñaron los viejos y queridos maestros. Los del aula, la cancha y la vida.

TEMAS: futbol
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas