Un alegato contra la violencia doméstica - | puntal.com.ar
“Refugiado”, de Diego Lerman, se exhibe hoy en el Cine Móvil en la Casa de la Cultura.
Esta noche a las 20hs. en el Cine Móvil en la Casa de la Cultura y con entrada gratuita se exhibe “Refugiado”, la película dirigida por Diego Lerman y protagonizada por Julieta Díaz, Sebastián Molinaro, Marta Lubos, Silvia Baylé, Sofía Palomino, Sandra Villani, Paula Ituriza y Carlos Weber.

Cabe destacar que en caso de lluvia la proyección se traslada al C.C. Leonardo Favio.

Organizan: Defensoría del Pueblo, Concejo Deliberante, Gobierno de Río Cuarto y Gobierno de Córdoba.

Palabra de director

“Refugiado" es una película protagonizada por Julieta Díaz y el niño Sebastián Molinero, que se erige como un impactante alegato contra la violencia de género.

La nueva película del director de “La mirada invisible”, narra el devenir de una mujer golpeada y su hijo de siete años, obligados a huir de su casa a causa de la violencia de la que son víctimas y a deambular en busca de un lugar donde sentirse protegidos y amparados.

“Básicamente la película cuenta el viaje forzado de una madre y su hijo a raíz de una situación de violencia mientras buscan un refugio en dónde esconderse. También narra la desintegración de una pareja y de una familia a raíz de la violencia. Para mi es una road movie urbana y doméstica”, afirmó Lerman.

En un diálogo con Télam, el cineasta dijo que no había pensado en hacer “Refugiado” hasta que la película lo encontró a él en 2010, cuando a pocos metros de su productora “un hombre disfrazado de viejo le disparó a su ex mujer, mientras dejaba a sus hijos en el colegio. El caso me conmovió muchísimo y seguí la evolución de la mujer, que se recuperó en el hospital y milagrosamente se salvó”.

-¿Además de ese caso, hubo otro disparador para esta película?

-Ese caso fue muy resonante, entre los muchos, muchísimos, de violencia de género que hay en la Argentina. Quedé conmovido y comencé una extensa investigación. Es por esto que siento que yo no busqué hacer esta película sino que la película me buscó a mí. Justo ese año nació mi hija Renata. No sé por qué pero eso me hizo tener la convicción de que quería contar esta historia.

-¿Cómo empezaste a abordar el tema?

-Fue un intenso trabajo de guión e investigación que duró casi tres años. Mi hijo Milo tiene hoy casi la edad del protagonista y si hay algo que me conmueve enormemente a partir de haber sido padre, es la mirada de pureza de los niños, ese lugar no contaminado por el mundo adulto desde dónde miran la realidad y la construyen. Quería trabajar en esa mirada, en ese territorio inocente y desprejuiciado.

-¿Entonces esa fue la génesis de “Refugiado”?

-Sí, pero también hubo un tercer elemento que remite a mi propia historia, porque yo fui un refugiado en una etapa de mi niñez. Escapamos de mi casa junto con mis papás a causa de la dictadura militar que nos perseguía, algo que para mí era inexplicable, un miedo abstracto, un fuera de campo poderoso del que había que escapar y esconderse. Durante un tiempo vivimos yendo de un lado para el otro, y una de las casas donde estuvimos quedaba en el delta, que es donde finalmente van Laura y Matías, los protagonistas.

-Si bien la actuación de Julieta Díaz es muy buena, el que descolla en el filme es el niño que encarna a su hijo. ¿Cómo lo conociste y cómo te diste cuenta que él era el niño para el papel?

-Cuando apareció Sebastián me cautivó inmediatamente por su frescura, su naturalidad e imprevisibilidad. Esto era una cualidad, pero también un riesgo. Esta era una película de riesgo desde su concepción y hacia el riesgo fuimos. Mi miedo mayor era que él no regresara al otro día de rodaje. Pero no sólo volvió, si no que de a poco, con el correr de las jornadas, se transformó en un actor profesional.

-¿Cómo fue trabajar con Julieta Díaz?

-Para Julieta esta película tuvo un desafío extra, ya que además de atender su trabajo, por momentos me ayudaba a conducir a Sebastián. Ella se involucró mucho con la temática y la investigación: juntos recorrimos refugios y conocimos mujeres víctimas de violencia. Creo que fue muy valiente de su parte el aceptar un personaje tan comprometido, por tratarse de una temática tan sensible en nuestro país.

-Es interesante el hecho de no mostrar nunca al esposo golpeador, dejándolo siempre fuera de campo, y también el hecho de poner casi siempre algún elemento desenfocado entre los personajes y la cámara. ¿Por qué tomaste esas decisiones?

-En la película la violencia explícita está en fuera de campo. Más que la violencia en sí misma lo que se muestra es lo que la violencia genera, los rastros de la violencia. La trama de “Refugiado” tiene más que ver con las consecuencias de la violencia, todo eso desde el lugar de un niño que está en formación en una edad en que son una especie de esponja en la que absorben todo lo que los rodea. Tanto el fuera de campo como las texturas focales tienen que ver con la percepción del niño y con cierta intención que yo tenía de aferrarme a ese punto de vista.

-¿Cómo te documentaste y dónde fuiste a pedir ayuda para conocer más sobre el tema?

-Me costó mucho la decisión de cómo abordar una temática tan dolorosa y actual. Entrevisté a  muchísimas mujeres que me contaron situaciones muy íntimas y dolorosas, narradas con detalle. La violencia de género es algo estructural, enquistado en la sociedad argentina y que atraviesa a todas las clases sociales. Ya no sólo en la Argentina sino en el mundo entero esto es algo que se origina en el inicio de las sociedades. Por momentos tengo la sensación que estamos frente a un verdadero genocidio cotidiano en el que aparecen casos y más casos. Siento que la película se volvió en un momento una experiencia que exorcizaba el dolor de muchas mujeres que me llamaban espontáneamente porque querían participar.

-En base a esta experiencia, ¿cómo pensás que puede resolverse este problema?

-Creo que el Estado debe intervenir mucho más y que se debe buscar un profundo cambio social y cultural. No sé cómo se logra eso. Por un lado debe encarcelarse al agresor y proteger a la víctima, pero también hay que generar programas y medidas que permitan prevenir y resguardar a quienes se encuentren en riesgo. Creo que es algo fundamental tratarlo a través de la educación. Espero que la película ayude a visibilizar la problemática, y que genere debate y pensamiento crítico.

TNcH0qkdkfA

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas