Florence soplaba ayer con vientos de 220 km/hora en su avance hacia la costa este de Estados Unidos, donde al menos un millón de personas recibieron órdenes de evacuación.

A las 21H00 GMT, el huracán de categoría 4 sobre 5 soplaba con vientos máximos sostenidos de 220 km/hora con rachas más fuertes, y estaba a unos 1.880 km/h al sureste de Carolina del Norte, según un boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Los meteorólogos calculan que tocará tierra entre el jueves y el viernes en la frontera de Carolina del Norte y Carolina del Sur, si bien la trayectoria aún no es clara.

"Se prevé un mayor fortalecimiento y se espera que Florence sea un huracán de gran intensidad extremadamente peligroso a lo largo del jueves", indicó el NHC en un comunicado.

Los estados de Carolina del Norte y del Sur, así como el de Virginia, más al norte, se declararon en emergencia para acelerar los planes de contingencia.

"Estoy ordenando la evacuación obligatoria, no voluntaria, obligatoria", dijo el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster.

"Cerca de un millón de personas estarán abandonando la costa", añadió, al detallar los planes de revertir la dirección del tráfico en algunas autopistas para facilitar el éxodo tierra adentro.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas