· · Crédito: Agencias
Hoy es el límite del plazo para presentar un reemplazante como estableció la Justicia al estar preso. Los abogados pidieron una prórroga al Supremo Tribunal Federal de Brasil.
El encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva presentó ayer otro recurso para mantener su candidatura en las elecciones del 7 de octubre, pese a que la Justicia brasileña dio plazo hasta el martes para que el Partido de los Trabajadores (PT) le designe un reemplazante.

Cada bando cuenta sus puntos: el Tribunal Superior Electoral (TSE) le denegó por la mañana extender ese plazo, que vence a las 19H00 (22H00 GMT) del martes, en tanto que los abogados de Lula blandieron una nota en la cual el Comité de Derechos Humanos de la ONU ratifica su pronunciamiento a favor de que el exmandatario sea candidato y haga campaña aunque esté preso.

La defensa de Lula también presentó un nuevo recurso ante el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), para prolongar la incógnita hasta el 17 de septiembre, cuando el TSE debe zanjar la totalidad de los casos relacionados con los comicios.

Lula, cuya candidatura fue invalidada el 1º de septiembre por el TSE a causa de su situación judicial, recibió durante el día en su celda de Curitiba (sur) a sus abogados y a su compañero de fórmula, Fernando Haddad, mencionado como su probable sustituto.

Pero hasta ahora el jefe histórico de la izquierda, que lideraba las encuestas antes de la impugnación de su nombre, no dio señales de querer abandonar la partida sin unas últimas estocadas.

Esa actitud causa tensiones en el PT, que puede verse excluido de las elecciones si no acata el plazo del TSE. La directiva nacional del partido se reunirá el martes en Curitiba.

A las puertas de la Policía Federal de Curitiba, donde Lula permanece recluso desde abril, una cohorte de periodistas aguarda las resoluciones que pueden decidir el futuro de la izquierda, de los comicios y de Brasil. A pocos metros, los incondicionales que participan en la vigilia por Lula le cantaron a la mañana el ya tradicional "Buenos días, presidente" y se quedan hasta el caer de la tarde, cuando le dan las "buenas noches".

Las tensiones en torno a la candidatura de Lula electrizan la campaña.

El comandante en jefe del Ejército, Eduardo Villas Boas, calificó de "intento de invasión a la soberanía nacional" el pedido de acatamiento al pronunciamiento del Comité de Derechos Humanos de la ONU y advirtió, en una entrevista publicada el domingo por el diario O Estado de S.Paulo, que la autorización de la candidatura de Lula "afrontaría tanto la Constitución como la Ley de Ficha Limpia, quitando legitimidad (...) y dividiendo aún más a la sociedad brasileña".

Esa ley, promulgada por el propio Lula en el último año de su presidencia (2003-2010), determina que ningún condenado en segunda instancia, como es su caso, pueda presentarse a cargos electorales.

El expresidente, de 72 años, purga una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. La Justicia lo reconoció como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por una constructora a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras.



AFP

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas