Otra concesión de Macron: el impuesto a los combustibles fue anulado por todo 2019 - | puntal.com.ar
La decisión fue tomada el mismo día que más sectores anunciaban su adhesión a las protestas
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anuló ayer el impuesto a los combustibles por todo el año 2019, en vez de suspenderlo durante seis meses, como se había anunciado el martes, en un nuevo paso para intentar aplacar el malestar social desnudado por el movimiento chalecos amarillos, informó la Presidencia francesa.

Esta decisión supone una concesión más del Ejecutivo francés para intentar calmar las manifestaciones de los denominados chalecos amarillos, movilizados desde el pasado 17 de noviembre por el impuesto ecológico a los combustibles y la caída de su poder adquisitivo.

Con este nuevo anuncio, el gobierno francés pretende evitar a toda costa que se repitan este sábado las escenas de guerrilla urbana de la protesta del pasado 1° de diciembre en París.

A la anulación del impuesto a los combustibles -el que prendió la mecha del heteróclito movimiento-, se unen otras dos medidas dirigidas a apaciguar la tensión social comunicadas el martes: la congelación de las tarifas de la electricidad y el gas.

Votación en el Parlamento

El nuevo gesto de Macron a este movimiento contestatario surgido de zonas rurales y pequeñas ciudades del interior del país sucedió el mismo día que la Asamblea Nacional (Diputados) sometió a votación la gestión gubernamental, aprobada por mayoría absoluta, con 358 sufragios de los diputados de La República en Marcha, de Macron, y sus socios centristas, frente a 194 votos en contra.

Sin embargo, en la reunión de gabinete de ayer, Macron no cedió a otra de las principales reivindicaciones de los chalecos amarillos: el restablecimiento del impuesto sobre la fortuna (ISF).

Este tributo, que lo pagaban aquellos con un patrimonio neto imponible superior a los 1,3 millones de euros, fue suprimido en 2018, con el objetivo de aumentar el atractivo del país para los inversores y evitar que las grandes fortunas se establecieran en el extranjero.

El anuncio de Macron, que hace una semana había anticipado que no daría marcha atrás en este proyecto, tuvo lugar horas después de que los sindicatos y los agricultores franceses se comprometieron a unirse a las protestas nacionales, las más violentas que Francia vive en décadas.

Los sindicatos y los agricultores de Francia se comprometieron ayer a unirse a las protestas nacionales, ya que las concesiones del Gobierno son consideradas insuficientes.

Luego de tres semanas de violencia, que dejaron un saldo de cuatro muertos, más de 400 heridos y de 600 detenidos, el primer ministro Édouard Philippe anunció el martes la primera gran marcha atrás de la presidencia de Macron, al suspender por seis meses el aumento de los impuestos a los combustibles que iban a empezar a regir desde el 1° de enero.

Philippe habló de una "moratoria" del incremento de las tasas sobre los combustibles mientras se abre un período de concertación. Sin embargo, el vocero del Gobierno, Benjamin Griveaux, reconoció ayer: "Si hay algo que no funciona, no somos sordos, lo cambiaremos".

Pese al retroceso del gobierno de Macron, la protesta se extendió ayer a otros sectores de la sociedad.

Estudiantes secundarios y terciarios impidieron el acceso a numerosos centros de estudio para protestar por un nuevo sistema de solicitud de la universidad, en el sudoeste de Francia piquetes sorpresivos bloquearon decenas de puestos de peajes y propietarios de pymes cortaron rutas en varios puntos del país para protestar por los altos impuestos.

TEMAS: francia
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas