Es la ampliación de un swap que ya está en vigencia, que se sumará a las reservas del Banco Central
 El presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, afirmó ayer que está "prácticamente cerrado" el acuerdo con el gobierno de China por un préstamo de US$ 8.700 millones, para sumar a las reservas internacionales de la autoridad monetaria.

Sandleris, en declaraciones en la embajada argentina en China, indicó que "sólo faltan algunos detalles para terminar el proceso de acuerdo", para obtener esa ayuda financiera.

El funcionario recordó que el acuerdo es una "ampliación del que actualmente está en vigencia", por 70.000 millones de yuanes.

El presidente del BCRA se encuentra en China, donde se reunirá con el gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, y explicará a banqueros e inversores el funcionamiento del nuevo esquema monetario.

Con este acuerdo por el crédito, denominado "swap", el monto acordado con el país asiático llegaría a los 20.000 millones de dólares, ya que el BCRA tiene acuerdos de este tipo con ese país por alrededor de US$ 11.000 millones.

El anuncio formal podría concretarse a fin de mes, cuando el presidente de China, Xi Jinping, presida la delegación oficial que vendrá a la Argentina para participar de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) y reunirse con el presidente Mauricio Macri.

El swap con China es un préstamo sin costo para la Argentina, ya que no paga intereses si no se utiliza, y es más un mecanismo de compromiso por el cual dos gobiernos prometen cambiar divisas o dinero en un período determinado.

En caso de que el BCRA quiera utilizar el swap para intervenir en el mercado cambiario u otras operaciones, el crédito quedaría activado y empezará a tener un costo financiero.

Este tipo de préstamo empezó a ser utilizado por el expresidente del BCRA Martín Redrado en 2009, cuando las reservas del BCRA alcanzaron un nivel máximo del 15% del producto bruto.

Por otra parte, Sandleris aseguró ayer que la política monetaria actual es "más potente y simple" que la anterior, para cumplir el objetivo de reducir la inflación.

"Necesitábamos hacer algo para asegurarnos de que la inflación, en Argentina, comience a descender", sostuvo el funcionario en Pekín, donde ofreció una conferencia en la embajada argentina sobre "Perspectivas macroeconómicas".

Sandleris sostuvo que "uno de los problemas que arrastra la economía argentina desde hace años es una inflación elevada" que, a su criterio, genera una situación "insostenible".

Por eso, defendió la decisión de abandonar el esquema de metas de inflación (aplicado por el expresidente del Central Federico Sturzenegger), ya que "no estaba dando resultado".

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas