La ex Presidenta rechazó la acusación del empresario Gabriel Romero sobre el presunto pago de 600 mil dólares por un decreto.
La ex presidenta Cristina Kirchner rechazó esta tarde la acusación del empresario Gabriel Romero sobre el presunto pago de 600 mil dólares por un decreto y criticó el "evidente manejo extorsivo de la figura del ´arrepentido´ llevado a cabo por (el juez Claudio) Bonadio y (el fiscal Carlos) Stornelli".

"Mi intervención como Presidenta de la Nación se limitó a lo único que podía y debía hacer: ratificar lo actuado y resuelto por la UNIREN con audiencias públicas de por medio, dictámenes de la Procuración del Tesoro y de la SIGEN, aportes del Ministerio de Relaciones Exteriores y, finalmente, la intervención del Congreso de la Nación", afirmó.

La senadora nacional se expresó así a través de un comunicado difundido por redes sociales, en el que concluyó: "El evidente manejo extorsivo de la figura del ´arrepentido´ llevado a cabo por Bonadío y Stornelli es sencillamente escandaloso, pero cuenta con el beneplácito de las más altas esferas del Poder Judicial, de los medios hegemónicos de comunicación y de este Gobierno".

 

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas