La decisión del gobierno nacional de obligar al sector privado a pagar un bono de fin de año generó preocupación en el Centro Empresario, sobre todo por las pequeñas y medianas empresas. “A los trabajadores les impacta de forma positiva; imaginamos que gran parte de esa plata se va a  volver al consumo. Lo que vemos con preocupación es que hay gran cantidad de empresarios pymes que están muy complicados y sumarles 5 mil pesos por trabajador, en un marco de baja rentabilidad y caída de ventas, les va a repercutir muy negativamente”, manifestó Pablo Vasquetto, titular del Cecis.

Agregó que están analizando la posibilidad de pedir una postergación impositiva -podría ser Ingresos Brutos- para estar en condiciones de afrontar el pago de la suma adicional.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas