· · Crédito:
El Ministerio de Energía anticipó además que esos combustibles aumentarán 3 por ciento desde julio 
El precio de las naftas aumentó desde la medianoche un 5% y el del gasoil 4,5% en todo el país, anunció el Ministerio de Energía, que confirmó la reformulación del acuerdo firmado el 8 de mayo con las petroleras que estaba destinado a evitar ajustes.

Adicionalmente, señaló la cartera, se dispondrá un aumento de hasta 3% para todas las naftas y los gasoils comercializados en el país a partir de julio.

Al explicar los motivos del aumento en los combustibles, el área que conduce Aranguren mencionó la suba de costos en la industria -particularmente el precio del crudo de referencia internacional Brent-, la devaluación y el incremento en los biocombustibles.

En un comunicado, informó que el ajuste que entra en vigencia desde este sábado incluye el traslado a precios del aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono del 6,7% establecido por la Afip.

Explicó que, a partir de las negociaciones entabladas con productores, refinadores y comercializadoras de combustibles, se alcanzó un acuerdo para atenuar el impacto del incremento en los costos de la industria, la tasa de cambio y el valor de los biocombustibles.

"Los productores de petróleo crudo acompañarán este esfuerzo limitando los precios de la compra-venta de su producción en el mercado interno durante mayo, junio y julio del corriente año", consideró el Ministerio.

En tal sentido, sostuvo que "dicha limitación será motivo de un acuerdo a suscribir entre las partes".

La cartera admitió que el acuerdo de estabilidad de precios con cuenta compensatoria firmado el 8 de mayo con las empresas YPF, Shell y Pan American Energy Argentina "ha sido reformulado teniendo en cuenta los términos pactados en el día de la fecha".

"En los próximos dos meses continuaremos monitoreando la evolución del mercado para evaluar la continuidad de este acuerdo, su eventual modificación y/o efectuar las compensaciones que el mismo requiera", agregó.

La explicación de la Afip

Más temprano este viernes, la Afip había oficializado que desde hoy aumentará 6,5% el Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono, lo que estaba previsto que repercutiera en los surtidores: los estacioneros habían estimado que los incrementos se iban a materializar el lunes próximo.

La medida de la agencia nacional de recaudación fiscal, que cambia la forma de calcular la carga impositiva sobre los combustibles, fue oficializada mediante la resolución general 4257, que además establece una actualización trimestral del monto fijo en pesos, según la inflación.

El organismo que conduce Leandro Cuccioli dio a conocer los importes actualizados considerando la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publica en su página oficial el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

La norma es explícita en que se deben tomar los índices de enero, febrero y marzo, que marcaron 1,8%, 2,4% y 2,3%, respectivamente, y acumularon 6,5%.

El próximo ajuste trimestral regirá desde el primero de septiembre, con los IPC de abril, mayo y junio.

Iba a ser el lunes

En tanto, el presidente de la Con­fe­de­ración de En­ti­da­des del Comercio de Hi­dro­car­bu­ros (Cecha), Carlos Gold, había dicho, antes de que se conociera la resolución de anoche, que los precios de las naftas y el GNC iban a aumentar 1,7% desde el lunes.

"Se va a estar dando un leve aumento, de alrededor del 1,7% con una incidencia de entre 35 y 40 centavos por litro", dijo el empresario correntino al ser consultado sobre el impacto de las modificaciones tributarias en el sector.

"Esto no tiene nada que ver con la variación del petróleo o del dólar. Son cosas totalmente distintas", agregó Gold en declaraciones a Radio La Red.

El empresario señaló que actualmente el 45% del precio de un litro de combustible son impuestos, por lo que el dinero va directamente a las arcas del Estado.

Estacioneros pedían cambio

Los estacioneros, indicó Gold, venían reclamando que se modifique "de alguna manera" la forma de calcular los impuestos que pesan sobre el sector.

"Si el combustible tuviera que aumentar 10% por el alza del precio del crudo, con el esquema viejo se hubiera incrementado también la presión impositiva en la misma proporción", analizó.

Ahora, el esquema nuevo actúa como "una especie de amortiguador", porque hace que, cuando exista un incremento de valor básico del combustible, no sea tan amplio el aumento de la carga impositiva, porque es un valor fijo.

TEMAS: combustible
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas