· · Crédito:
Admitió que “enfrentamos una tormenta”, pero desestimó que la actual crisis sea similar a otras que se produjeron anteriormente. Oficializó que no habrá modificaciones en la política de retenciones a la soja
El presidente Mauricio Macri aseguró ayer que el objetivo del Gobierno es "bajar la inflación" y sostuvo que el plan firmado con el FMI va "en esa dirección", al tiempo que prometió que para el año próximo se reducirá "más de diez puntos" el índice de precios.

Además, dijo que no prevé frenar la rebaja prevista a las exportaciones de soja, a pesar de una recomendación en ese sentido formulada por el FMI. 

"Enfrentamos una tormenta, pero vamos a retomar el crecimiento", confió Macri en una conferencia de prensa realizada en la residencia de Olivos.

Consideró que "queda claro que por más que no haya sido tan fácil como pensábamos domar la inflación, por la historia, por la inflación incubada por el cepo, por las tarifas y por esta tormenta que devaluó la moneda, es una prioridad bajarla porque castiga al trabajador, a las pymes, a la industria".

"Estábamos creciendo bien y una tormenta nos sacudió", dijo el Presidente, pero aclaró que no se está en una crisis "similar a otras del pasado".

Señaló que si bien el crecimiento "va a disminuir", su Gobierno está haciendo el "esfuerzo correcto y mantiene el rumbo".

Dijo que "muchos argentinos sienten frente a la tormenta que estamos atravesando que estamos afrontando una crisis similar a otras del pasado, pero yo creo que no es así: claramente estamos enfrentando una tormenta, pero hemos arriado las velas y estamos manteniendo el rumbo. Creo en el futuro que tenemos por delante y estamos haciendo el esfuerzo correcto".

Al respecto, el Presidente sostuvo que el "crecimiento va a disminuir", pero se mostró confiado de que el país "va a retomar el crecimiento el año que viene y se va a volver a generar empleo".



Mejor preparados



"Hay cosas que no dominamos, como lo que puede pasar en el mundo. Pero tenemos mejores herramientas y más fortaleza para enfrentar estos vaivenes. Estamos atacando con la verdad sobre la mesa problemas estructurales", apuntó.

El jefe de Estado dijo que en su Gobierno están "comprometidos a que haya más inversión y el objetivo es claramente bajar la inflación y el plan con el FMI va en esa dirección".

"Va a bajar más de diez puntos la inflación para el año que viene y estaremos en un dígito para el otro", indicó el mandatario.

Abogó por "dejar de tener un Estado que gasta más de lo que pagamos de impuestos" y señaló que el proceso inflacionario es una "mochila que impide que el trabajo privado se pueda desarrollar".

Además, Macri sostuvo que la Argentina debe "fortalecer el perfil exportador", por lo cual subrayó que las retenciones no son un "impuesto inteligente".

"Tenemos que exportar, porque necesitamos generar trabajo. No creo que la retención sea un impuesto inteligente", analizó.

Así, afirmó: "Estamos apuntando a decirles a todos ´por favor, exporten´".

"Las retenciones destruyen nuestro futuro", consideró en conferencia de prensa.



Facturas más bajas



En tanto, puntualizó: "Estamos aprendiendo a consumir la energía necesaria. Eso hace que nuestras facturas a fin de mes no sean tan duras".

Además, resaltó: "Los argentinos apostamos más que nunca a la alianza con Brasil".

"Nos sentimos capaces de exportar nuestro trabajo al mundo, por eso es importante fortalecer el perfil exportador", evaluó.

"Es central para el futuro del Mercosur y los argentinos. A eso apostamos", insistió.



“Hemos cuidado el salario”



Por otro lado, aseguró: "Todos estos años hemos cuidado el salario de los trabajadores y las paritarias siguen siendo absolutamente libres".

En ese sentido, argumentó que "en el caso del Estado estará limitado por los recursos que tenga cada Municipio".

Macri insistió en la necesidad de que haya "un Estado que no gaste más que lo que tiene".

Según consideró, "parte de este sinceramiento" fue "volver a tener que pagar lo que valen los servicios", al señalar: "Nos estábamos quedando sin energía".

Además, confió: "A la velocidad que está aumentando la producción en Vaca Muerta, en tres años seremos exportadores netos de gas".

"Tenemos futuro con la minería, agricultura, energía, industria automotriz. Estamos generando trabajo en todo el país", puntualizó el jefe de Estado.



El debate del aborto, “un camino de crecimiento”

Mauricio Macri evitó polemizar con su aliada Elisa Carrió, pero ratificó que decidió abrir el debate sobre la despenalización del aborto en el Congreso Nacional porque "es un camino de crecimiento" para la Argentina.

"Pienso que lo importante es valorar lo que estamos logrando: algo que era tabú, que no se podía hablar, lo estamos debatiendo como corresponde. Quiero reiterar que el camino del debate tiene que ser en el marco del respeto, de escuchar al otro y entender la diversidad de opiniones y visiones. Y espero que termine de esa manera", sostuvo el Presidente en alusión a la discusión que se desarrolla en el Senado.



Sin polemizar



Al ser consultado sobre los dichos de Carrió, quien había señalado a la prensa que él había permitido el debate sobre el aborto legal porque consideraba que el proyecto iba a ser rechazado, el jefe de Estado evitó entrar en polémica y no aludió a su socia de Cambiemos.

Sin embargo señaló: "Yo abrí el debate porque creo que la Argentina tiene que hacerlo. Es un camino de crecimiento, de saber ejercer nuestras libertades con responsabilidad. Y cuando los argentinos elegimos un cambio elegimos esto, un cambio donde ante los problemas se va al fondo de la cuestión".

"Estos debates enriquecen y no hay que tenerles miedo. Lo peor es creer que no estamos en condiciones. Los argentinos hemos madurado mucho", completó en conferencia de prensa desde la quinta de Olivos.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas