Portada > Regionales > Nota > 14/02/2014
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Un joven de Elena con parálisis hizo cumbre en el Champaquí

A pesar de sus limitaciones físicas, Alexis Vogarín demostró que es posible superar cualquier límite. Escaló el cerro de casi 2.800 metros y lo hizo a la par del resto de sus compañeros. Ahora va por el volcán Lanín

Elena.- Alexis Vogarín sabe desde muy pequeño superar dificultades y una vez más demostró que no hay limitaciones cuando hay voluntad y ganas.

Este joven elenense que sufre de una parálisis en medio cuerpo y de convulsiones, se animó a ir más allá de cualquier límite y el pasado fin de semana hizo cumbre en el Cerro Champaquí.

Su historia conmueve por el esfuerzo físico que demanda esta travesía  y que en ocasiones resulta difícil hasta para aquellos que no tienen ninguna dificultad física.
Aún emocionado por lo vivido desde el viernes al domingo pasado, el joven estudiante de cuarto año del Profesorado de Geografía en la UNRC, cuenta detalles del ascenso y ya sueña con lograr el año que viene hacer cumbre en el volcán Lanín.

“Todo comenzó por una invitación de una compañera de estudio. Íbamos a ser varios de Geografía, pero al final los otros desistieron y quedamos Sol (Doblas) y yo. Fuimos un día antes a encontrarnos con los guías. Yo llegué y estaba muy nervioso, pero conocimos a otros chicos que participaban de la excursión y nos hicimos muy compañeros. Además, agradezco el gran apoyo de los guías de Altos Rumbos Miguel (Coranti) y Luis (Caturelli)”, relata Alexis a PUNTAL.

El joven nació con dificultades en el lado derecho de su cuerpo, tras un embarazo complicado de su madre. Aún así, con rehabilitación logró recuperar parte de la movilidad en su pierna derecha, y sufre de manopaelsia -dificultad en su mano derecha-. “Desde los 2 meses sufro de convulsiones, pero estoy bien tratado y medicado, por lo que no tuve problemas en este viaje”.

Para este tipo de recorridos se requiere una preparación física especial que en el caso de Alexis no lo fue tanto, salvo algunas caminatas. “Yo lo único que hice fue comenzar a caminar una semana antes y caminar por mi pueblo una hora por día. Cuando llegué me di cuenta de que necesitaba de más preparación, pero bueno, lo logré lo mismo”, señala.

El ascenso al cerro Champaquí comenzó el pasado viernes. Iban Alexis y su compañera Sol, además de otro grupo de personas, guiados por los integrantes de Altos Rumbos.

 “Los primeros dos días no fueron  tan difíciles, pero al tercero, cuando bajamos, sí se complicó porque llovió y me costó más porque teníamos que cruzar ríos que estaban crecidos y las piedras estaban mojadas; no fue para nada fácil”.

Animado por haber logrado hacer cumbre en el cerro más alto de la provincia, ahora sueña con escalar el volcán Lanín. “Estaba hablando recién con una amiga y pensamos prepararnos para hacer el volcán Lanín, que tiene más de 3.000 metros. Sé que requiere mucha preparación, pero lo voy a hacer. Pensamos en escalarlo para esta misma época, el año que viene”, programa Alexis.


Un ejemplo


Miguel Coranti, integrante de “Altos Rumbos”, quien lleva alrededor de 12 mil personas al año al Champaquí, no deja de emocionarse ante lo logrado por Alexis, y asegura que el joven les dio una gran lección de vida y es un ejemplo a seguir. “Él nos demostró que todo se puede si se quiere y se ponen ganas. Nosotros en ocasiones llevamos gente que se queja por lo más mínimo y él jamás lo hizo. Al contrario, llevó nuestro ritmo”, señaló el guía de travesía.

En diálogo con PUNTAL, el guía indicó que hasta pocas horas antes de iniciarse la travesía no conocían las dificultades del joven. “Cuando llegó, lo primero que observé fue que tenía un problema en su mano. Al principio dudé de que pudiera hacer el recorrido. Pero este chico me dio una gran lección, escaló al ritmo del resto y jamás se quejó”, sostuvo.

“Empezamos a subir el viernes, y a sus limitaciones físicas las disimulaba muy bien. El Champaquí es bravo porque el primer día hay que caminar 15 kilómetros y subir 700 metros de nivel. Es un tramo muy grande, y Alexis se lo re bancó”. Al según día -describe Coranti-, recorrimos otros 7 kilómetros y subimos otros 700 metros de nivel, y también se lo bancó sin problemas”.

Al hacer cumbre todo fue emoción, tanto para Alexis  cuanto para el resto del grupo, que celebró el logro. “Fue muy emocionante porque muchas veces quienes hacen esta travesía y no tienen ninguna dificultad se quejan por cosas mínimas, y Alexis,  que tiene realmente una limitación física, no lo hizo y puso voluntad para superar cualquier dificultad”.

El domingo retomaron el regreso, que se complicó debido a la lluvia, y el grupo tuvo que bajar buscando un lugar donde cruzar los ríos crecidos, lo que alargó más de 5 kilómetros el recorrido. “Y una vez más Alexis nos demostró que se podía, tuvo una mínima dificultad pero marchó a la par de nosotros”, sostuvo. Coranti dijo que lo logrado por este joven demuestra que todo se puede superar si hay decisión y voluntad. “Seguramente hay gente que sufre alguna dificultad y no se anima. Bueno, Alexis demostró que todo se puede”.


Patricia Rossia
prossia@puntal.com.ar