Portada > Regionales > Nota > 11/01/2017
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Laboulaye decretó la emergencia en el servicio de agua potable

La Municipalidad detectó consumos de hasta 90 mil litros por mes, cuando lo permitido es 15 mil litros. Advierten que esto puede colapsar el suministro. Asimismo se encontraron conexiones clandestinas

Laboulaye.- Ante el aumento en el consumo de agua que pone en riesgo el servicio normal destinado a todos los habitantes, la Municipalidad local dispuso decretar la emergencia y advirtió el cobro de abultadas multas a quienes hagan uso abusivo del vital servicio.

Según se indicó se detectaron hogares en los que el consumo mensual fue de 90 mil litros cuando la media permitida no debe superar los 15.000. Asimismo, y tras una revisión, se encontraron conexiones clandestinas a la red, que hoy alcanza a un 85% de la población.

“Efectivamente se ha tomado esta medida ante el consumo excesivo de agua. Hemos detectado claramente los domicilios que exceden ampliamente el uso”, señaló Juan Ulla, secretario de Obras y Servicios Públicas de la Municipalidad. Al tiempo que sostuvo que se aplicarán fuertes sanciones a los contraventores.

Esta ciudad se provee del acueducto proveniente de Etruria y el prestador del servicio es la empresa Cotac de Villa María, y ante el incremento del consumo, la cota de ingreso diario se veía ampliamente superada. Sumado a ello en los días de intenso calor hubo problemas de presión en el acueducto y sólo se recibía el caudal por gravedad.

El decreto del Municipio establece la prohibición del uso de agua potable para el llenado de piletas públicas y particulares, lavado de autos o riego en general. Al tiempo determina, como unidad de medida, que el consumo promedio en una vivienda particular no debe superar los 15 metros cúbicos por mes, esto es 15 mil litros, que divididos por día fija un promedio de 500 litros.

Consultado Ulla sobre cómo se regulará dicho consumo, dijo que además de las correspondientes inspecciones que se vienen realizando, está previsto la colocación de “caudalímetros”, que permitirán el ingreso a los hogares de entre 300 a 500 litros diarios.

Cabe aclarar que se tomarán en cuenta casos puntuales de usuarios que por razones fundadas argumentaran que deben utilizar un consumo mayor.

En cuanto a los consumos excesivos ya comprobados indicó el secretario de Obras Públicas que se realizaron las correspondientes actas y será el juez de Faltas quien determinará el monto de la multa. La sanción será una suma equivalente al valor de entre 500 y 5.000 litros metros cúbicos de agua.

A modo de ejemplo, mencionó casos de usuarios que llegaron a consumir 90 mil litros mensuales, es decir, 5 veces más de lo permitido.

Son alrededor de 6.400 los usuarios conectados al servicio, de los cuales alrededor de 650 fueron los que incurrieron en uso abusivo.

Tras las inspecciones realizadas por el Municipio, se observó una disminución del consumo, con lo cual se está regularizando la distribución.

“Tenemos medidores, y en cuanto a los valores que se venían cobrando estaban desactualizados. Hemos llevado a los valores reales para cubrir todos los gastos de distribución, de la planta de bombeo y de mantenimiento”, detalló Ulla a PUNTAL.

Servicio vital

El acceso al agua potable en esta ciudad se logró después de más de 9 décadas. Tras la construcción del acueducto, el servicio se habilitó en el año 2011.

A partir de allí los habitantes comenzaron a conectarse al sistema y hoy el 85% de la población se surte del servicio, y sólo quedan los nuevos barrios más alejados sin este suministro.

Una cisterna almacena el líquido que luego llega a los hogares, y el gobierno municipal ya cuenta con el material y está a la espera de lanzar en poco tiempo más la licitación para la mano de obra y construir una segunda cisterna, con la que reforzará el servicio.

En la región

Con el inicio de la temporada de altas temperaturas, varias localidades de la región aplican desde diciembre controles estrictos en el uso de agua.

En Achiras, ante la gran demanda, el Municipio extremó los controles a fin del año pasado y advirtió a los usuarios que, de continuar los altos consumos, se declararía la emergencia hídrica.

En Carnerillo se declaró la emergencia del servicio y se restringió el suministro en determinados horarios. La medida  regirá hasta el  21 de abril próximo y consiste en regular el uso del vital elemento en determinados días y horarios, y según la tarea a realizar. Aplicarán multas de 500 pesos a infractores.