Portada > Marquesina > Nota > 15/04/2009
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Filmadoras vs. Cámaras digitales

El avance de las cámaras fotográficas pone en jaque el rol exclusivo que hasta hace poco ostentaban las fimladoras. ¿Qué conviene comprar?

¿Será que en poco tiempo la distinción entre cámaras de fotos y filmadoras pasará a la historia? ¿Estos dos equipos se fundirán en uno solo que tomará tanto imágenes fijas como en movimiento?

Es posible, sobre todo entre los dispositivos para aficionados. Lo que está ocurriendo, por ahora, es que las cámaras fotográficas cada vez se toman más en serio la tarea de grabar videos: En el mercado hay algunas que registran imágenes en movimiento con muy alta resolución, y con sonido estéreo.

¿Esto quiere decir que las filmadoras ya no son necesarias, y que una buena cámara de fotos las reemplaza?
No. Definitivamente las filmadoras en muchos aspectos no han sido superadas. Sí es cierto que quien no tenga grandes pretensiones, ya puede elegir grabar video con una cámara fotográfica.

Carlos Mei, del Instituto Fotográfico Argentino, señala que la resolución de video más común de las cámaras de fotos, que es de 640 por 480 píxeles, alcanza para ver imágenes en los televisores comunes (no de alta resolución) con una calidad aceptable. "En cuanto al audio, que suele ser monoaural (de un solo canal), se escucha bien en los parlantes de una computadora o en un televisor", indica Mei.

El único inconveniente que el especialista ve en los videos de las cámaras fotográficas es que no todos los equipos graban los clips en el mismo formato. Para sus videos, algunas cámaras de fotos usan el formato AVI, y otras el MOV, y ninguno de los dos formatos funciona con todos los softs de reproducción.

Pablo Simonetti, del CIEVYC (Centro de Investigación y Experimentación en Video y Cine), suma algunos argumentos más a favor de las cámaras de fotos. "En general son baratas, compactas, cómodas de llevar, y ofrecen mayor autonomía energética que las filmadoras".
Ahora, las ventajas de las filmadoras. Mei explica que estos equipos tienen lentes de mayor diámetro, lo que favorece la calidad de las imágenes. Nitidez y realismo de los colores también se ven beneficiados en las filmadoras. Sobre todo en aquellas que procesan las imágenes con tres sensores (CCD), uno para cada color primario, en lugar de con uno solo, como lo hacen las cámaras fotográficas que filman.

En la calidad de sonido también las filmadoras están un paso adelante. No sólo pueden captar audio en estéreo, además suelen contar con micrófonos de mayor tamaño, con más alcance y de mayor calidad que los de las cámaras fotográficas. Incluso, algunos modelos de filmadoras traen entradas para micrófonos auxiliares.

Simonetti también explica que las filmadoras dan más control al usuario sobre parámetros como por ejemplo el balance de blancos (que ajusta la cámara según el tipo de iluminación que haya en el ambiente).

A favor de las filmadoras juega también que algunas de ellas vienen con discos rígidos de gran capacidad, lo que representa una opción de almacenamiento adicional a las tarjetas de memoria.

También las filmadoras ganan en el ítem resolución de los videos. Si bien cámaras de fotos como la Panasonic Lumix DMC-TZ7 capta imágenes en movimiento a 1.280 por 720 píxeles, lo más habitual entre los equipos fotográficos sigue siendo la resolución de 640 por 480 píxeles.

Mientras que las filmadoras pueden alcanzar los 1.920 por 1.080 píxeles.
Mei explica, a modo de resumen: "Para un video de una tarde en familia en una plaza, uso una cámara de fotos; ahora, si tengo que grabar un casamiento u otro evento importante, sin dudas sigo eligiendo la filmadora".