ALERTA Atenas se quedó con el clásico: venció a Estudiantes por 1 a 0
Portada > Locales > Nota > 27/04/2009
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Descubren que la peperina es un antialérgico natural superior a los remedios del mercado

La comprobación se hizo in vitro en 78 muestras de sangre humana.

La po­pu­lar plan­ta de pe­pe­ri­na, na­ti­va de Cór­do­ba, es un efec­ti­vo an­tia­lér­gi­co. Lo de­mos­tró en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to, la doc­to­ra en Cien­cias Bio­ló­gi­cas Lau­ra Ca­rid­di, al com­pro­bar que los ex­trac­tos de es­te se­mi ar­bus­to aro­má­ti­co sir­ven pa­ra dis­mi­nuir la li­be­ra­ción de una en­zi­ma, que se pro­du­ce en los pro­ce­sos alér­gi­cos.

A es­ta con­fir­ma­ción, sin an­te­ce­den­tes a ni­vel mun­dial, se lle­gó lue­go de mi­nu­cio­sos en­sa­yos in vi­tro, de­sa­rro­lla­dos du­ran­te cua­tro años y apli­ca­dos a 78 mues­tras de san­gre ob­te­ni­das en el La­bo­ra­to­rio de Aná­li­sis Clí­ni­cos de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, de 57 pa­cien­tes que pa­de­cían pro­ble­mas alér­gi­cos de ti­po am­bien­tal y 21 per­so­nas sa­nas. Aho­ra, lo que vie­ne es la prue­ba en vi­vo, con ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio, co­mo pa­so pre­vio a la apli­ca­ción en hu­ma­nos.

Se de­ter­mi­nó que la pe­pe­ri­na po­see pro­pie­da­des pa­ra com­ba­tir aler­gias, con efec­tos aún su­pe­rio­res a los de los me­di­ca­men­tos que se usan ha­bi­tual­men­te.

El es­tu­dio se cen­tró en cin­co ti­po de hon­gos ane­mó­fi­los -am­bien­ta­les- que son los que ha­bi­tual­men­te ge­ne­ran tras­tor­nos co­mo con­ges­tión, tos, ri­ni­tis.

Ade­más de de­ter­mi­nar­se que la pe­pe­ri­na es un antia­lér­gi­co na­tu­ral, se com­pro­bó que es una he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca pa­ra eva­luar la in­mu­ni­dad me­dia­da por cé­lu­las. Se eva­luó el com­por­ta­mien­to de las cé­lu­las de los alér­gi­cos, que se re­vier­te en los pro­ce­sos pa­to­ló­gi­cos con las dro­gas uti­li­za­das ha­bi­tual­men­te y tam­bién el com­por­ta­mien­to de in­mu­ni­dad me­di­do por cé­lu­las. Es­to es, sa­ca­ron las cé­lu­las de la san­gre, le co­lo­ca­ron ex­trac­tos de pe­pe­ri­na y de­ter­mi­na­ron la in­mu­no­lo­gía, a par­tir del ni­vel de pro­li­fe­ra­ción de las cé­lu­las.

Si bien en el De­par­ta­men­to de Mi­cro­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad se ha­bía com­pro­ba­do las bon­da­des de la pe­pe­ri­na co­mo an­ti­mi­cro­bia­no y an­ti­vi­ral, re­cién aho­ra se lo­gró una de­ter­mi­na­ción si­mi­lar en ma­te­ria in­mu­no­ló­gi­ca. Es el pri­mer apor­te cien­tí­fi­co de es­te ti­po. Co­bra im­por­tan­cia pues­to que no hay na­da he­cho con el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co en otras uni­ver­si­da­des, in­clu­si­ve en el mun­do.

Una vez se­pa­ra­das las cé­lu­las de la san­gre, se usa­ron dos ti­pos de ex­trac­tos muy con­cen­tra­dos de la plan­ta, ob­te­ni­dos por me­to­do­lo­gías di­fe­ren­tes. Uno es el acei­te esen­cial, que le da su ca­rac­te­rís­ti­co aro­ma y que  fue el que re­sul­tó ser más efi­caz. Se con­si­gue a par­tir de la ex­trac­ción con va­por de agua, por me­dio de un dis­po­si­ti­vo -hi­dro­des­ti­la­dor-. Se ha­ce una hi­dro­des­ti­la­ción por arras­tre en va­por, du­ran­te tres ho­ras pa­ra sa­car el acei­te. Y el otro es la de­coc­ción, que se ob­tie­ne al co­lo­car la plan­ta con agua y de­jar­la her­vir du­ran­te 20 mi­nu­tos. Es el lí­qui­do que que­da lue­go de so­me­ter­la a tres eta­pas de fil­tra­do.

Com­pro­ba­da la ma­yor efi­cien­cia del acei­te, lue­go se hi­zo en Cór­do­ba una cro­ma­to­gra­fía ga­seo­sa, pa­ra se­pa­rar los com­po­ne­n­tes que con­tie­ne, de lo cual sur­gió que son tres los prin­ci­pa­les: pu­le­go­na, men­to­na y li­mo­ne­no. Co­mo de los dos pri­me­ros se sa­be que son tó­xi­cos, par­ti­cu­lar­men­te pa­ra el hí­ga­do, aho­ra pro­fun­di­za­rán los es­tu­dios so­bre el li­mo­ne­no, el cual, en ca­so de no te­ner efec­tos ad­ver­sos, po­dría ser sin­te­ti­za­do pa­ra su uti­li­za­ción co­mo an­tia­lér­gi­co.

Las prue­bas de la­bo­ra­to­rio

Al co­men­tar la eva­lua­ción de la bioac­ti­vi­dad de la plan­ta so­bre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co hu­ma­no, que hi­zo en el mar­co de su te­sis doc­to­ral, Lau­ra Ca­rid­di di­jo: “Par­ti­mos de la hi­pó­te­sis de que la pe­pe­ri­na tie­ne pro­pie­da­des be­né­fi­cas, por­que en me­di­ci­na po­pu­lar se uti­li­za mu­cho co­mo bron­co­di­la­ta­dor. Y se tra­tó de co­rro­bo­rar cien­tí­fi­ca­men­te es­ta ca­pa­ci­dad, a par­tir de sa­ber que la gen­te la usa pa­ra ha­cer va­hos en ca­sos de afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias.

Co­men­tó: “Tra­ba­ja­mos con las mues­tras de san­gre. Se­pa­ra­mos las cé­lu­las que se lla­man ba­só­fi­los, las prin­ci­pa­les in­vo­lu­cra­das en la aler­gia. En­fren­ta­mos los ba­só­fi­los a una sus­pen­sión de hon­gos -aler­ge­no-, un lí­qui­do con la mez­cla de los cin­co hon­gos más co­mu­nes a los que las per­so­nas son alér­gi­cas. Y ana­li­za­mos lo que ocu­rri­ría en la reac­ción alér­gi­ca”.

Y agre­gó: “Se ac­tuó so­bre la fa­se tem­pra­na de la reac­ción alér­gi­ca. Cuan­do se po­ne en con­tac­to el aler­ge­no con la cé­lu­la, lo pri­me­ro que ha­ce la cé­lu­la es em­pe­zar a li­be­rar me­dia­do­res quí­mi­cos. Eso es lo que ocu­rre a los 15 mi­nu­tos des­de que in­gre­só el hon­go”.

“Re­pro­du­ji­mos eso in vi­tro, po­nien­do en con­tac­to a las cé­lu­las de es­tos pa­cien­tes y el aler­ge­no y  vi­mos có­mo en 15 mi­nu­tos se li­be­ra­ban di­fe­ren­tes me­dia­do­res. De to­dos, só­lo nos cen­tra­mos en uno, que es una en­zi­ma, que se lla­ma Be­ta-ho­xo­sa­mi­ni­da­sa”, ex­pli­có.

“Cuan­do las cé­lu­las se jun­tan con el aler­ge­no, ocu­rre la reac­ción alér­gi­ca, en dos eta­pas. Pri­me­ro, se li­be­ran los me­dia­do­res lla­ma­dos pre­for­ma­dos. Y lue­go con el co­rrer de las ho­ras se van li­be­ran­do otros me­dia­do­res quí­mi­cos, es de­cir, mo­lé­cu­las, sus­tan­cias; al­gu­nas son en­zi­mas, otras pro­teí­nas, otros áci­dos”, se­ña­ló.

Pun­tua­li­zó que es­tos me­dia­do­res ac­túan so­bre cé­lu­las blan­co, al­gu­nas de las cua­les, por ejem­plo, son las del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, lo cual pro­vo­ca la sin­to­ma­to­lo­gía clá­si­ca de la reac­ción alér­gi­ca.

Y re­mar­có: “No­so­tros me­di­mos un so­lo me­dia­dor, que es la en­zi­ma Be­ta-ho­xo­sa­mi­ni­da­sa, que se li­be­ra jun­to con his­ta­mi­nas en la fa­se in­me­dia­ta de la reac­ción alér­gi­ca. A los 15 mi­nu­tos de en­fren­ta­da las cé­lu­las con el aler­ge­no, se li­be­ra la en­zi­ma y la me­di­mos, con un dis­po­si­ti­vo es­pe­cí­fi­co pa­ra leer en­zi­mas li­be­ra­das”.

“Nues­tro cien por cien­to era: las cé­lu­las de los pa­cien­tes en­fren­ta­das al aler­ge­no. To­da la en­zi­ma que li­be­ra­ba­. Eso, pa­cien­te por pa­cien­te”.

Apli­ca­ción de los ex­trac­tos de pe­pe­ri­na

“Des­pués, a esas cé­lu­las, an­tes de en­fren­tar­las con el aler­ge­no, se las tra­tó con ex­trac­tos de la plan­ta. El acei­te por un la­do y la de­coc­ción, por el otro. Eso se hi­zo du­ran­te 15 mi­nu­tos y se apli­ca­ron di­fe­ren­tes con­cen­tra­cio­nes. Lue­go sí ex­pu­si­mos a las cé­lu­las al aler­ge­no, du­ran­te otro cuar­to de ho­ra”.

“Y tan­to la de­coc­ción, co­mo el acei­te esen­cial fue­ron ca­pa­ces de dis­mi­nuir la li­be­ra­ción de es­te me­dia­dor quí­mi­co que me­día­mos, es­ta en­zi­ma. Con una po­ten­cia si­mi­lar a la de las dro­gas an­tia­lér­gi­cas. Y, en al­gu­nos ca­sos, el acei­te esen­cial con un efec­to mu­cho ma­yor”, in­di­có la in­ves­ti­ga­do­ra.

So­bre los re­sul­ta­dos, de­ta­lló: “Cuan­do se en­fren­ta­ban los ba­só­fi­los de una per­so­na al aler­ge­no es­pe­cí­fi­co -es­ta sus­pen­sión de hon­gos- se li­be­ra­ba un cien por cien­to de en­zi­ma. Cuan­do se los en­fren­ta­ba con las dro­gas, li­be­ra­ba en­tre un 40 y un 42 por cien­to. Es de­cir, que se re­du­cía ca­si la mi­tad la li­be­ra­ción, al igual que cuan­do se usó la de­coc­ción.

Y con acei­te esen­cial se li­be­ra­ba un 30 o un 35 por cien­to. Mu­cho me­nos que con las dro­gas an­tia­lér­gi­cas”.

“De los dos ex­trac­tos, el que ma­yor po­ten­cia tu­vo fue el acei­te esen­cial. In­clu­so de­mos­tró ser más efi­caz que las dro­gas tes­ti­gos que se pu­sie­ron co­mo con­trol po­si­ti­vo. Por­que hi­ci­mos lo mis­mo, pe­ro pre tra­tan­do las cé­lu­las con los an­tia­lér­gi­cos con­ven­cio­na­les, las que se com­pran en la far­ma­cia. Esas dro­gas ade­más de ser an­ti­his­ta­mí­ni­cos eran ca­pa­ces de fre­nar la reac­ción alér­gi­ca en la fa­se in­me­dia­ta. Si­mi­lar re­sul­ta­do se ob­tu­vo con el acei­te y la de­coc­ción”.

“No sa­be­mos el me­ca­nis­mo to­da­vía, pe­ro vi­mos que es­ta­ban ac­tuan­do co­mo an­ti­his­ta­mí­ni­co”, se­ña­ló.

Le ponen virus a los ratones

En re­fe­ren­cia a los tra­ba­jos que vie­nen ha­cien­do con plan­tas me­di­ci­na­les, la doc­to­ra Li­lia­na Sa­bi­ni, co-di­rec­to­ra de la te­sis doc­to­ral de Lau­ra Ca­rid­di, co­men­tó que ya tie­nen el di­se­ño “pa­ra co­men­zar a ha­cer in­fec­ción ex­pe­ri­men­tal con vi­rus”.

Ex­pli­có: “Los her­pes son vi­rus que afec­tan la piel. Lo que aho­ra se em­pie­za a ha­cer es las­ti­mar­le la piel a los ra­to­nes, po­ner­le el vi­rus y lue­go que de­sa­rro­lle la en­fer­me­dad, co­sa que ocu­rre en­tre uno y cin­co días, tra­tar­los con los ex­trac­tos de las plan­tas”.
In­di­có que en el ca­so del acei­te de la pe­pe­ri­na, se­rá apli­ca­do en los ra­to­nes por la vía in­tra pe­ri­to­nial, es de­cir a tra­vés de la bol­sa que re­cu­bre los ór­ga­nos, el vien­tre, por­que allí hay gan­glios que per­mi­ten una res­pues­ta in­me­dia­ta. “Ac­túa en las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne más rá­pi­do”, des­ta­có. Y agre­gó: “Des­pués se van a com­pa­rar a ra­to­nes tra­ta­dos con otros sin tra­tar, pa­ra ver el com­por­ta­mien­to. Y lue­go se les sa­ca­rá las cé­lu­las pa­ra ver el com­por­ta­mien­to in vi­tro de lo que pa­só. Es de­cir,  evaluar la li­be­ra­ción”.

Sa­bi­ni in­di­có: “Hay exi­gen­cias de ga­ran­tía de ca­li­dad y en es­tos es­tu­dios in vi­tro hay que de­ter­mi­nar que no da­ñe el ge­no­ma o las cé­lu­las y que, por lo  tan­to no in­duz­ca a muer­te”.

“La ci­toto­xi­ci­dad es que no da­ñe las cé­lu­las; ge­no­to­xi­ci­dad, que no da­ñe el ge­no­ma, y apop­to­sis, que no in­duz­ca a que se mue­ra la cé­lu­la”.

Los costos

Ca­da ra­tón cues­ta en­tre 10 y 15 pe­sos. En un di­se­ño ex­pe­ri­men­tal de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se ne­ce­si­tan unos 80 ani­ma­les. Se su­man el ali­men­to y lo más ca­ro, que son las dro­gas que se usan pa­ra eva­luar el com­por­ta­mien­to de las cé­lu­las, que cues­tan 2 mil pe­sos, ca­da 40 de­ter­mi­na­cio­nes. “No es fá­cil des­de lo eco­nó­mi­co, hay kits -con­jun­to de reac­ti­vos- que va­len hasta tres mil pe­sos”, in­di­có la doc­to­ra Sa­vi­ni.

Ade­más de la aler­gia se mi­den varios pa­rá­me­tros in­mu­no­ló­gi­cos, que son anor­ma­les en los alér­gi­cos, co­mo la in­mu­ni­dad ce­lu­lar, la can­ti­dad de cé­lu­las, en­tre otras va­ria­bles.

Una tesis doctoral con posible aplicación terapéutica

En la rea­li­za­ción de su te­sis doctoral, Lau­ra Ca­rid­di con­tó con la di­rec­ción de la doc­to­ra Ana Ma­ría Mal­do­na­do y la co-di­rec­ción de la doc­to­ra Li­lia­na Sa­bi­ni.

Pa­ra con­cre­ción de los tra­ba­jos ex­pe­ri­men­ta­les ob­tu­vo una be­ca del Co­ni­cet, mar­co en el que fue di­ri­gi­da por Sa­bi­ni y el doc­tor Ju­lio Zy­gad­lo, de Cór­do­ba.

Pró­xi­ma­men­te, la investigadora via­ja­rá a Bra­sil, pa­ra ha­cer una ca­pa­ci­ta­ción pos­doc­to­ral en la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral Ru­ral de Río de Ja­nei­ro, du­ran­te tres me­ses­.Va a tra­ba­jar en in­mu­no­lo­gía.

Su tra­ba­jo for­ma par­te de un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción­ so­bre plan­tas me­di­ci­na­les, que se de­sa­rro­lla en el De­par­ta­men­to de Mi­cro­bio­lo­gía e In­mu­no­lo­gía de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas.

Mucho más que un yuyo para el mate

A la pe­pe­ri­na se la en­cuen­tra en las sie­rras cor­do­be­sas, en­tre los 700 y 1.200 me­tros de al­tu­ra, tam­bién en Ca­ta­mar­ca, Tu­cu­mán, Sal­ta y Ju­juy, en el cen­tro-oes­te y no­roes­te ar­gen­ti­no y lle­ga has­ta Bo­li­via, Pe­rú, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia.

Es una plan­ta pe­ren­ne de 30 cen­tí­me­tros a 2 me­tros de al­tu­ra que flo­re­ce de co­lor blan­co en ve­ra­no y se mul­ti­pli­ca por ga­jos y se­mi­llas.

Su ex­plo­ta­ción co­mer­cial preo­cu­pa a in­ves­ti­ga­do­res cor­do­be­ses, que tiem­po atrás ad­vir­tie­ron so­bre la de­vas­ta­ción que ello con­lle­va por la fal­ta de prác­ti­cas de co­se­cha con­ser­va­cio­nis­tas.

Un aler­ta que aho­ra co­bra ma­yor im­por­tan­cia, pues­to que al co­rro­bo­rar­se cien­tí­fi­ca­men­te su po­ten­cial in­mu­no­mo­du­la­dor, la con­vier­te en mu­cho más que un yu­yo pa­ra el ma­te o pa­ra aro­ma­ti­zar be­bi­das y pre­pa­rar yer­bas com­pues­tas.

Se­gún se in­di­ca en la te­sis doc­to­ral de Lau­ra Ca­rid­di, las pa­to­lo­gías alér­gi­cas al­can­zan una in­ci­den­cia de has­ta un 30 por cien­to en la po­bla­ción. Se in­di­ca que los tra­ta­mien­tos ha­bi­tua­les uti­li­zan an­ti­his­ta­mí­ni­cos y cor­ti­coi­des, que no siem­pre son efec­ti­vos y pre­sen­tan efec­tos ad­ver­sos e in­mu­no­su­pre­so­res.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra las bon­da­des me­di­ci­na­les de la pe­pe­ri­na, que po­drá con­ver­tir­se en un me­di­ca­men­to na­tu­ral, de ba­jo cos­to.

Pa­ra es­te tra­ba­jo se uti­li­za­ron ho­jas y ta­llue­los de la planta.

Ya hay in­ves­ti­ga­do­res abo­ca­dos a la do­mes­ti­ca­ción de es­ta especie, lo cual po­dría ser una so­lu­ción a la in­ten­sa de­man­da in­dus­trial, que se de­bo­ra en los mon­tes to­ne­la­das del yu­yo.

Mien­tras tan­to, la re­co­men­da­ción es usar ti­je­ras de po­dar, en lu­gar  arran­car las plan­tas, pa­ra per­mi­tir que ha­ya  re­bro­tes,  de­jar ra­mas con se­mi­llas sin cor­tar y evi­tar cor­tar to­das los ejemplares de un mis­mo si­tio, ade­más de no co­se­char las más pe­que­ñas.

Compuestos puros

Lue­go de la pri­me­ra com­pro­ba­ción, pro­fun­di­za­ron los es­tu­dios vin­cu­la­dos con el acei­te esen­cial. En ese sen­ti­do, la doc­to­ra Ca­rid­di, in­di­có: “Se­gu­ra­men­te, los prin­ci­pios ac­ti­vos, res­pon­sa­bles de la bioac­ti­vi­dad que es­ta­mos en­con­tran­do no­so­tros, es­ta ac­ti­vi­dad an­tia­lér­gi­ca, es­tá den­tro del acei­te esen­cial”.

Y agre­gó: “El pa­so si­guien­te, en el mar­co de una be­ca de Co­ni­cet que yo ten­go, fue ha­cer una cro­ma­to­gra­fía, es­to es una se­pa­ra­ción de to­dos los com­po­ne­n­tes del acei­te. Y vi­mos que los ma­yo­ri­ta­rios eran mo­no­ter­pe­nos -una cla­se de sus­tan­cias quí­mi­cas-. En par­ti­cu­lar, se tra­ta­ba de pu­le­go­na, men­to­na y li­mo­ne­no”.

La bió­lo­ga di­jo que hay tra­ba­jos he­chos en el mun­do, que se­ña­lan que la pu­le­go­na y la men­to­na -an­tio­xi­dan­tes usa­dos en cos­mé­ti­ca- son muy tó­xi­cos. Re­mar­có: “Se ha de­ter­mi­na­do que son he­pa­to­tó­xi­cos”

En cuan­to al es­ta­dio ac­tual de la in­ves­ti­ga­ción, Ca­rid­di con­tó: “Aho­ra tra­ba­ja­mos con los com­pues­tos pu­ros. Se hi­zo to­do de nue­vo, pe­ro usan­do los tres com­pues­tos ais­la­dos.

So­los y en com­bi­na­cio­nes. Y se vio que pro­ba­ble­men­te el prin­ci­pio ac­ti­vo del acei­te en­sen­cial es­té en al­gu­nos de sus com­po­nen­tes, prin­ci­pal­men­te en el li­mo­ne­no, por­que es el que de­mos­tró más ac­ti­vi­dad. No en la men­to­na, que de­mos­tró me­nos ac­ti­vi­dad, y al ser com­bi­na­da has­ta dis­mi­nu­yó el efec­to de los otros que ha­bían si­do en­sa­ya­dos por se­pa­ra­do”.

Pa­ra ca­da una de es­tas sus­tan­cias quí­mi­cas, la in­ves­ti­ga­do­ra de­ta­lló: “men­to­na pa­re­ce te­ner una ac­ti­vi­dad más bien in­hi­bi­to­ria. Y pu­le­go­na y li­mo­ne­no tie­nen bue­na ac­ti­vi­dad.

Pe­ro a la ho­ra de ele­gir a uno pa­ra se­guir con fu­tu­ros es­tu­dios, nos va­mos a in­cli­nar li­mo­ne­no, por­que pu­le­go­na es he­pa­to­tó­xi­ca”. “So­bre li­mo­ne­no hay tra­ba­jos en cuan­to al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, de los cua­les sur­ge que no ten­dría ci­toto­xi­ci­dad -efecto nocivo pa­ra las cé­lu­las-”, afir­mó.

Y si­guió: “Has­ta aho­ra, lo que se com­pro­bó es la dis­mi­nu­ción de es­te me­dia­dor quí­mi­co, pe­ro no sa­be­mos cuál es el me­ca­nis­mo de ac­ción, es de­cir có­mo lo hi­zo, qué es lo que blo­queó. Aho­ra va­mos a ver qué efec­to ha pro­du­ci­do el li­mo­ne­no so­bre la cé­lu­la. La pre­gun­ta es si ac­túa so­bre la mem­bra­na, co­mo los otros an­tihis­ta­mí­ni­cos, im­pi­dien­do que pa­sen los ca­na­les de cal­cio. No lo sa­be­mos, to­da­vía. Te­ne­mos que ha­cer va­rios es­tu­dios en­fo­ca­dos en eso”.

Ha­cien­do una pros­pec­ti­va de es­ta pro­mi­so­ria in­ves­ti­ga­ción, Lau­ra Ca­rid­di di­jo: “Si des­cu­brié­ra­mos que ese com­pues­to pu­ro es el que tie­ne la ca­pa­ci­dad de­mos­tra­da por el acei­te esen­cial se­ría muy con­ve­nien­te, por­que es me­jor tra­ba­jar con al­go pu­ro que con una mez­cla, puesto que el com­pues­to pu­ro des­pués se pue­de sin­te­ti­zar quí­mi­ca­men­te”.

El pa­so si­guien­te es lle­var es­to a mo­de­los de ex­pe­ri­men­ta­ción ani­mal, pa­ra ver si si­guen ha­bien­do los mis­mos efec­tos que in vi­tro.  En pa­ra­le­lo, se tie­ne que ha­cer un es­tu­dio de ci­to­to­xi­ci­dad, pa­ra de­ter­mi­nar si es tó­xi­co y, en ca­so de ser­lo, si se tra­ta de una afec­ción agu­da -a cor­to pla­zo- o cró­ni­ca, que es más di­fí­cil de eva­luar, por­que se­rían efec­tos que se ve­rían con  los años. Ade­más, se de­ter­mi­na­rá si tie­ne ge­no­to­xi­ci­dad, es de­cir, si no re­sul­ta da­ñi­no a ni­vel ge­né­ti­co, por ejem­plo si no pro­du­ce tu­mo­res.

In­ves­ti­ga­do­res de Vi­ro­lo­gía de la Uni­ver­si­dad hi­cie­ron un es­tu­dio ci­to­tó­xi­co de pu­le­go­na, men­to­na y li­mo­ne­no y de­ter­mi­na­ron que pu­le­go­na y men­to­na son ci­to­tó­xi­cos, a di­fe­ren­cia de  li­mo­ne­no, que no lo es tan­to.

El ca­mi­no es se­guir ha­cien­do es­tu­dios com­ple­men­ta­rios, con va­ria­das téc­ni­cas. “Re­cién des­pués se po­dría pa­sar a una aplicación en hu­ma­nos, pe­ro pa­ra eso fal­ta mu­cho, in­di­có Lau­ra Ca­rid­di, quien aho­ra es­tá abo­ca­da a la parte de ci­toto­xi­ci­dad y ge­noto­xi­ci­dad.


IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.

Comentarios provistos por Disqus