Portada > Locales > Nota > 03/04/2007
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Comportamiento social

Sexo precoz: niñas de 13 años ya compran test de embarazo

En las farmacias, día a día aumenta la venta de pruebas de embarazo. Las jóvenes son las que más lo buscan. Especialistas dijeron que es fundamental la educación escolar y el diálogo en el hogar

“Como pan caliente”, “como agua”, son algunas de las frases que definen la venta de test o pruebas de embarazo. Lo sorpresivo es que cada vez son más las  jovencitas que los solicitan. Sus caritas de nenas las delata, igual que sus voces y la vestimenta que usan.
“Es cosa de todos los días ver a nenas que te piden test de embarazos. Yo no lo puedo creer, pero me estoy acostumbrando a verlas. Cuando algo es cosa de todos los días, se vuelve natural”, comentó Mario, un farmacéutico de un local céntrico.
Y agregó que se venden mucho y sobre todo los fines de semana. “Puedo asegurar que algunas chicas tienen menos de 13 años. Algunas por un pelito llegan al mostrador. Son realmente muy chicas. Pero el promedio sigue siendo de 14 y 15 años”, contó.
El ginecólogo y obstetra,Oscar González, quien tiene una vasta experiencia en el tema, dice que cada vez  recibe más consultas de jóvenes para averiguar si están o no embarazadas. “En el consultorio hay pacientes de todo tipo, pero es increíble cómo las chicas jóvenes vienen a consultar. Por suerte, se animan a preguntar. Que lástima que después en algunos casos, no hagan lo que uno les recomienda”.
El doctor comentó que van chicas de 12 años y hacen esperar a la madre afuera porque les da vergüenza que entre. “Es muy triste ver a una nena, porque eso es lo que son, que están embarazadas. Llegan hechas un trapito, cabizbajas, es muy doloroso verlo”.
Julia tiene 13 años y está en primer año. Tanto ella como la mayoría de sus amigas se hicieron alguna vez un test. “En mi grupo de amigas somos como 10, 6 por lo menos alguna vez se llevaron un susto y se hicieron un test. Es bastante normal”.
Y además dijo que sólo una del grupo quedó embarazada. “Ella tiene 14 y le dijo a su mamá cuando estaba en el sexto mes. Nadie se había dado cuenta, porque ella no contó nada y es re flaca, no se le notaba”, afirmó Julia.
Marcos es empleado de una farmacia de Banda Norte y dice que por día, por lo menos una jovencita pide una prueba de embarazo. “Como es tan simple, la puede usar cualquiera. La mayoría sabe como se usa porque ya una amiga se hizo uno antes”, confesó.

¿La clave?: prevenir

“Los embarazos adolescentes no son un tema nuevo. Esta problemática siempre existió. Desfilan por mi consultorio chicas muy jovencitas y de todas las clases sociales, no hay distinción”, comentó el doctor.
El especialista dijo que cada vez los padres se desentienden más de sus hijos. El trabajo, las obligaciones diarias hacen que los mayores, sin querer,  dejen de lado las inquietudes de sus hijos.  “Muchas veces cuando los padres quieren hacerse cargo, es demasiado tarde. Y llegan al consultorio las madres escandalizadas porque su hija de 12 años esta esperando un bebé. Y me preguntan doctor qué hago. Y les contesto: que ahora ya está, hay que hacerse cargo”.
Dijo que las autoridades debería trabajar más en la educación. “No creo que haya otra salida que no sea educar e instruir para que cuando los jóvenes se vean obligados a tomar una decisión,  tomen la correcta”.
Se refirió a la enseñanza escolar y familiar como la clave para formar a los chicos en la sexualidad.
“Es muy importante un diálogo fluido. No es bueno que siendo tan chicos tengan relaciones sexuales, pero esta es una realidad“.
Añadió que en  Río Cuarto se ha intentado hacer prevención  individual y específica y que no ha sido suficiente para cubrir la problemática en si. “A mi criterio, no existen políticas o medidas sanitarias que ataquen el problema realmente. Es necesario contar con un conjunto de personas especializadas en el tema, un grupo interdisciplinario. Lamentablemente las charlas aisladas no sirven”.

Jugar con fuego

“El problema se lo lleva la madre, porque la chica no entiende nada y en la mayoría de los casos el chico se borra. No entienden nada, no son conscientes. Mentalmente no están preparados para tener relaciones sexuales a los 12 ó 13 años, pero si lo hacen, que al menos estén prevenidos”, apuntó el ginecólogo.
Contó que hace poco fue una mamá a su consultorio. Y le contó que su hija de 13 años tenía un atraso y que se había hecho un test y  le había dado positivo. “Yo le pregunté si ella alguna vez había hablado con ella de sexo y me dijo que sí, un poco”.
González comentó que es necesario tener en cuenta la personalidad de la menor. “Hay que manejar la forma de ser de los jóvenes. No a todas las niñas de 12 años hay que darles métodos anticonceptivos. Depende de la persona”, concluyó.