Portada > Locales > Nota > 17/02/2013
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

una ayuda para las familias

Tarjeta social: 3 meses de atraso y más de 600 bajas en Río Cuarto

Es en el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, administrado por la Provincia y coordinado por el Municipio. No pagan desde noviembre, y eliminaron a beneficiarios con ingresos de más de $ 3 mil

La tarjeta que les ayuda a comer a casi 6 mil familias riocuartenses está cortada desde fines de noviembre. Hace casi 3 meses que no se deposita el subsidio para comprar productos de primera necesidad, y las quejas se multiplican en el área de Promoción Social del Municipio, que coordina el programa y que tiene contacto directo con los beneficiarios. Funcionarios de la Provincia le explicaron a este diario que la demora se debe que tienen que fabricar de nuevo todas las credenciales. Sin embargo, los beneficiarios se verán obligados a esperar más de un mes para hacerse con el subsidio.

En tal sentido, desde el Ministerio de Desarrollo Social aseguraron que los fondos estarían acreditados recién a fines de marzo. Por otra parte, a fines del año pasado se notificaron más de 600 bajas en Río Cuarto: según la Provincia, se depuró el padrón por falta de fondos de la Nación, dejando afuera a quienes tienen ingresos fijos. 

En Río Cuarto, 5.800 familias que tienen la tarjeta social no perciben el módico subsidio para la compra de alimentos desde hace casi tres meses. La última vez que lo cobraron fue en noviembre del año pasado.


Atraso y reclamos


En rigor de verdad, la llamada “tarjeta social” no es más que un paliativo para las familias que no tienen garantizados los productos de primera necesidad. Totalmente desactualizado, el monto del beneficio es de tan sólo 52 pesos, conformados por 40 pesos que aporta la Nación y 12 pesos de la Provincia.

Coincidiendo con el receso de verano, el pago de la tarjeta social se vio seriamente resentido. Según indicaron en el área de Promoción Social del Municipio, hasta el año pasado los depósitos se venían realizando cada mes y medio, pero hoy tienen un atraso de casi tres meses.

Los teléfonos de esa dependencia municipal, que trata directamente con las familias que reciben el beneficio, no paran de recibir reclamos. Los llamados son todos los días.
De todas formas, es mínimo el margen de acción que tienen los empleados del área, por lo que las quejas se remiten luego a las oficinas del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia. 


Explicaciones


Precisamente, desde esa cartera le confirmaron a este diario que la última vez que se acreditó dinero en las cuentas de los beneficiarios fue a fines de noviembre del año pasado. Desde entonces, ninguna de las familias incluidas en el programa recibió un peso.

La explicación oficial por la demora es que se están renovando todas las credenciales (ver recuadro), y que eso le impide a la Provincia liquidar los subsidios.

Sin embargo, sostuvieron que, antes de abril, deberán estar acreditados los montos correspondientes al mes  diciembre del año pasado y al de enero enero de éste.


Más de 600 bajas en la ciudad y 30 mil en la Provincia


Por otro lado, se conoció recientemente que en la ciudad se cayeron más de 600 beneficios. 

Según datos del área Promoción Social del Municipio, a fines de 2012 se notificaron 622 bajas a beneficiarios del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, más conocido como tarjeta social.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, en todo el territorio cordobés, hasta fines del año pasado, había 120 mil beneficiarios del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria.

Posteriormente, esa cartera efectuó una drástica depuración del padrón, y ahora quedaron solamente 90 mil beneficiarios.

Según explicaron desde el Ministerio que encabeza Daniel Passerini, la Provincia decidió aplicar el recorte porque la Nación no está girando los fondos del programa en tiempo y forma, y esto atenta contra su funcionamiento.

Desde la Provincia aseguraron que el ajuste se hizo de la forma más transparente posible.

En este sentido, Adriana González, funcionaria de Desarrollo Social, sostuvo que se utilizó como criterio el nivel de ingresos de los beneficiarios, y que se dio de baja sólo a quienes no estaban en una situación “de gran necesidad”.

 Quedaron fuera del padrón los jubilados y pensionados con haberes mensuales superiores a los 3 mil pesos, y los trabajadores en relación de dependencia que se desempeñan dentro del mercado formal, explicaron desde la cartera.


“Fue transparente”


González sostuvo además que la depuración se efectuó analizando en forma detallada las particularidades de cada caso. “Se hizo a través de cruces de datos, y se dio de baja a quienes no cumplen con los criterios de admisión”, detalló.

“A los municipios se les  dio el fundamento de la baja de cada caso en particular”, enfatizó González.

Entre abril y mayo, la Provincia firmará un nuevo convenio con la Nación por el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, y se presume que la demora en la entrega de los fondos estará en la agenda de discusión.


El programa


La tarjeta social se puede utilizar para comprar alimentos, productos de limpieza y otros artículos no suntuarios en supermercados habilitados.

El Programa Nacional de Seguridad Alimentaria depende del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, pero en la práctica funciona con la participación de los tres niveles del Estado.

El Gobierno nacional mantiene un convenio con la Provincia, y ésta a su vez descentraliza las habilitaciones y la administración de la tarjeta en el Municipio.


La Provincia explicó las demoras por el cambio de fabricante de las credenciales


Recientemente, la Provincia definió cambiar el proveedor de los “plásticos” de la tarjeta social. Hasta el año pasado, eran fabricados por la firma Sodexho, de Buenos Aires, pero la concesión pasó a la firma Credencial, informaron desde el Ministerio de Desarrollo Social cordobés.

Según explicaron en esa cartera, el cambio de proveedor del “plástico” ocasionó el atraso en el depósito del dinero, que en la actualidad es de casi tres meses.

La Provincia definió este cambio de empresa para fa-bricar los nuevos “plásticos” de las tarjetas sociales. En este sentido, se renovará la totalidad de las credenciales. Vale recordar que, luego de la depuración del padrón, en todo el territorio cordobés quedaron 90 mil beneficiarios.

De acuerdo a lo previsto por el Gobierno provincial, las nuevas tarjetas deberían estar listas  y entregadas antes de abril de este año.


Un programa para las poblaciones vulnerables


El Programa Nacional de Seguridad Alimentaria fue creado en 2003 por el Gobierno nacional. Una de sus líneas de acción consiste en la transferencia de fondos del Estado a los beneficiarios, a través de tarjetas magnéticas. La idea es favorecer la autonomía en la selección de mercadería, el acceso a alimentos frescos y se promueve la comida en familia.

Los destinatarios del plan son las familias con niños menores de 14 años, embarazadas, discapacitados y adultos mayores en condiciones socialmente desfavorables y de vulnerabilidad nutricional.

Por otro lado, La Nación transfiere fondos a los estados provinciales destinados al mejoramiento de la calidad alimentaria de los comedores escolares y a organizaciones sociales que brindan el servicio de comidas.

Leonardo Brochero