Portada > Regionales > Nota > 27/03/2008
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

CAMINOS EN PELIGRO

La ruta 8 continúa cortada y la Nº 7 está amenazada por el agua

Las lluvias agravaron el problema en territorio puntano y hoy otro camino internacional corre serio riesgo por el avance de un nuevo cauce que se está formando producto de las lluvias y el elevamiento de napas.

Juan Jorba-Justo Daract.- La autopista internacional Nº 7 denominada “Serranías Puntanas” se encuentra en situación de riesgo a la altura del kilómetro 689 ya que el agua comenzó a anegar las dos vías de circulación. Si bien no se han producido cortes, la policía recomienda circular con extrema precaución porque ya hay varios centímetros de excedentes hídricos que comenzaron a anegar este tramo situado a siete kilómetros de Villa Mercedes.

De continuar el mayor caudal de los nuevos cursos de agua formados en los últimos días, es de esperar que se sucedan interrupciones al tránsito vehicular para evitar cualquier tipo de accidentes.

“Esta es una larga recta y se viaja muy rápido, por lo tanto desde algunos kilómetros antes habrá que advertir el peligro que esto significa”, dijo uno de los policías apostados en el lugar.

El problema es observado con preocupación por las autoridades puntanas en virtudde que aún la ruta 8 sigue cortada a la altura del kilómetro 720 por el mismo problema.

“Habrá que evitar que suceda lo mismo pero es muy difícil controlar las aguas que bajan desde las regiones de El Quebrachal y la colonia Los Manantiales”, dijo el intendente de Juan Jorba, Guillermo Zanón, quien había advertido el pasado sábado -cuando se produjo el segundo aluvión- que la ruta 7 estaba seriamente amenazada.

Un importante caudal hídrico que baja de las zonas más altas está anegando una superficie de más de 50 hectáreas en toda la zona comprendida por los alrededores de la pequeña población de Juan Jorba e inmediaciones del Aero Club, la Estación Experimental INTA y el barrio Eva Perón en Villa Mercedes.

Mientras la policía puntana está apostada en distintos sitios estratégicos, por ahora resulta imposible movilizar la cantidad de tierra necesaria para evitar el colapso de esta importante vía internacional.

“Hasta que no bajen las aguas nada se podría hacer”, dijeron los técnicos que inspeccionaban la alcantarilla saturada y que deriva en que las aguas comiencen a esparcirse por los costados. Esta situación genera el socavamiento de las alcantarillas y produce los cortes.

Está latente el temor de un mayor paso de agua, el que podría agravarse mucho más si se llegaran a registrar nuevas lluvias en la zona del cerro El Morro, en el Quebrachal y en Los Manantiales.

Un problema que se agrava

Todas las alteraciones geofísicas que se evidencian en estos tiempos y que en corto plazo llegaron a cortar dos veces la ruta 8, comenzaron a anegar la nacional 7 y produjeron un severo daño en la zona agropecuaria que globalmente supera las cien mil hectáreas; esta situación se generó después del terremoto de Caucete el 23 de noviembre de 1977.

Los técnicos hídricos del gobierno de San Luis sostienen que se abrieron nuevas vertientes, hay parajes donde el elevamiento de napas es tan marcado que el agua fluye de la tierra misma. Si bien un estudio realizado en 1985 advirtió esta situación, históricamente los alrededores de la ruta 8 desde Juan Jorba hasta Villa Mercedes fueron inmensos bañados. De igual modo, en la zona Los Manantiales hay lugareños que sostienen que más de medio siglo atrás el problema era similar; de allí el nombre de este paraje ubicado a unos 30 kilómetros al noreste de Juan Jorba.

Precisamente el arroyo Caucete que se encuentra ubicado a solamente cuatro kilómetros al norte de Juan Jorba, en dirección hacia el arco de ingreso a San Luis en Vizcacheras, también está a punto de desbordar y sus aguas están amenazando otro tramo de la ruta 8.

Piden la emergencia

Eduardo Gargiulo, diputado provincial, señaló -con respecto a la ruta 8- que el problema es gravísimo, motivo por el cual presentó un proyecto para declarar la emergencia agropecuaria en la zona, además de solicitar que el gobierno realice un estudio de suelos en la zona de Colonia Los Manantiales, donde se registra un extraño fenómeno de florecimiento de las napas desde hace más de 20 años, sin respuesta hasta el momento.

En su proyecto solicita que la emergencia se extienda durante todo este año, pudiendo el Ejecutivo prorrogarla en caso que se estime conveniente.