Portada > Regionales > Nota > 06/04/2008
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

CAMINOS INTERRUMPIDOS

La ruta 8 sigue cortada y hay más de un kilómetro sepultado bajo lodo y agua

La aparición de un nuevo cauce conspira con la rápida liberación del camino que hace 15 días está cortado

Juan Jorba-Villa Mercedes.- La ruta nacional 8, en el tramo que transcurre en proximidades de Sampacho -entre Córdoba y San Luis- desde hace 15 días está cortada producto del gran caudal de agua y lodo que se precipitó sobre la carpeta asfáltica.
Hoy este tramo de ruta quedó sepultado por los sedimentos y se especula que por largo tiempo será intransitable.
De acuerdo a un relevamiento realizado por técnicos son  cuatro los afluentes que provenientes de las regiones más altas, han interrumpido la ruta 8 a la altura de los kilómetros 717 al 720 y el “río Nuevo”, bautizado así por lo caudaloso y la fuerza de sus aguas, sigue siendo la principal complicación que deben enfrentar los operarios que con sus máquinas intentan restablecer el tránsito en dicho lugar.
Esas mismas aguas interrumpieron por varios días la autopista Serranías Puntanas a la altura del kilómetro 589, amenaza la zona militar de la base de Villa Reynolds más al sur, al Aero Club Villa Mercedes y al barrio Eva Perón de la misma ciudad.
Desde la empresa concesionaria “Caminos de América”, se indicó que es Vialidad Nacional, delegación San Luis, la encargada de los trabajos de reparación y liberación del camino.
Aunque no se estiman plazos para la terminaciòn de las tareas se especula que podría llevar varios días más, teniendo en cuenta que el agua ha formado un verdadero cauce, que corre constantemente y arrastra gran cantidad de sedimentos.
En tanto los transportes y automóviles particulares que circulan por este camino, deben desviar a la altura del arco de Vizcacheras por ruta provincial 14, y de allí a Justo Daract para empalmar con ruta nacional 7, que fue habilitada luego de varios días de estar cortada también por el agua.
Las retroexcavadoras debieron realizar una canalización paralela al asfalto que en principio no ha sufrido mayores daños, salvo en la zona del paso del agua.
Sin embargo, en las estimaciones de los chacareros del lugar, hay más de un metro de barro que ha quedado estancado convirtiendo una amplia superficie  en una gigantesca ciénaga.
A su vez están comprometidas en esta emergencia hídrica más de 200 mil hectáreas de campo.
Los vecinos de Juan Jorba para abastecerse deben realizar un extenso rodeo de 32 kilómetros hasta Justo Daract y si tienen intención de viajar a Villa Mercedes por la Autopista Serranías Puntanas deben recorrer otros 43. Estando la ruta en condiciones, con menos de 20 kilómetros accedían a la urbe mercedina.
 
Agua y barro

Los técnicos seguían trabajando en lo que resulta más difícil: controlar la bajante de las aguas. “Estamos intentando frenar el nuevo curso y rogar que en estos días no llueva, de lo contrario todo el esfuerzo se habrá perdido”, dijeron los hombres apostados en ese punto estratégico de la ruta 8.
En la recorrida efectuada por PUNTAL se advirtieron que cuatro son los cursos de agua que han hecho colapsar este importante camino. Uno de ellos baja por la antigua alcantarilla hoy taponada de barro y sedimentos, los otros dos provienen de la zona rural y el cuarto que es el más caudaloso, no tiene paso de un costado a otro de la ruta y ha generado un caos de agua y sedimentos.
Los lugareños coinciden con los técnicos que para prevenir el corte habrá que hacer un alteo similar al realizado entre Venado Tuerto y Maggiolo con una situación relativamente similar pero que puso en riesgo a la misma ruta al sur de Santa Fe cuando las aguas anegaron un buen tramo de ese camino.
El levantamiento de la carpeta asfáltica en más de dos metros impidió todo tipo de colapso hídrico.
“Creo que sería lo mejor, un alteo de unos dos mil metros podría solucionar el problema, pero habrá que ver como se maneja este caudal de agua para que no se dirija hacia la ciudad de Villa Mercedes”, opinó uno de los trabajadores.