Portada > Locales > Nota > 30/03/2009
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

instituciones

La cárcel de mujeres: el asilo del Buen Pastor

Por mucho tiempo se recluyó en él a aquellas que infringían la ley. Recibió a huérfanas y menores dependientes de la Defensoría. En la dictadura funcionó como centro de detención.

Las pri­me­ras re­fe­ren­cias que se tie­nen so­bre el asi­lo da­tan de 1897, cuan­do se pre­sio­nó a la So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia pa­ra que die­ra va­lor a la do­na­ción de una man­za­na pa­ra la cons­truc­ción del Buen Pas­tor. La agru­pa­ción be­né­fi­ca pi­dió a la Mu­ni­ci­pa­li­dad una pró­rro­ga pa­ra el ini­cio de las obras, adu­cien­do in­con­ve­nien­tes vin­cu­la­dos a la fal­ta de fon­dos.

Dos años más tar­de del in­con­ve­nien­te su­ce­di­do con la So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia, se re­gis­tró en los dia­rios de la ciu­dad (en El Tri­bu­no del 4 de ma­yo), la in­ten­ción de la So­cie­dad de San Vi­cen­te de Paul  de en­car­gar­se de la rea­li­za­ción del asi­lo. Cua­tro me­ses des­pués, el Mu­ni­ci­pio le fa­ci­li­tó el te­rre­no a la aso­cia­ción de da­mas pa­ra la cons­truc­ción, pe­ro le dio un pla­zo de 18 me­ses pa­ra el ini­cio de los tra­ba­jos, sien­do en­tre­ga­da la po­se­sión en mar­zo de 1900.

El 20 de abril de 1902, la so­cie­dad vi­cen­ti­na ele­vó un pe­di­do al Mu­ni­ci­pio pa­ra que se ad­qui­rie­ra otro te­rre­no en vis­tas de la fun­da­ción del asi­lo. Es­to se de­bía a que se veían im­po­si­bi­li­ta­dos de co­lo­car la obra en el te­rre­no do­na­do. Allí co­men­zó a cir­cu­lar la idea de com­prar al Ban­co de Cór­do­ba la pro­pie­dad don­de fi­nal­men­te fue co­lo­ca­do el es­ta­ble­ci­mien­to. A la vez, se so­li­ci­ta­ba ven­der el an­ti­guo te­rre­no pa­ra con­se­guir fon­dos.

La au­to­ri­za­ción lle­gó en di­ciem­bre de 1902, y se co­men­za­ron las ges­tio­nes pa­ra dar na­ci­mien­to al Buen Pas­tor.

In­ver­sio­nes

Du­ran­te va­rios años, de lo úni­co que se tuvo re­gis­tro so­bre la obra fueron las in­ver­sio­nes que se efec­tua­ron pa­ra su man­te­ni­mien­to. Se­gún se co­no­ce, el in­mue­ble mis­mo ha­bría cos­ta­do $4.500 en un re­ma­te pú­bli­co del Ban­co de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba. Ade­más, se sa­be que la Mu­ni­ci­pa­li­dad en aquel en­ton­ces ha­bría des­ti­na­do $4.000 en una pri­me­ra ins­tan­cia pa­ra el am­plia­do y me­jo­ra­do del edi­fi­cio, su­ma­do a que se de­sig­nó a fi­nes de oc­tu­bre de 1902 a Ma­ría de la Cruz Bus­tos Ca­bre­ra pa­ra que se de­sem­pe­ña­ra co­mo su­pe­rio­ra de la ins­ti­tu­ción.

Me­ses más tar­de, en ma­yo de 1903, lle­ga­ron a Río Cuar­to, des­de An­gers (Fran­cia), cin­co her­ma­nas de la con­gre­ga­ción del Buen Pas­tor pa­ra de­sem­pe­ñar­se en el asi­lo rio­cuar­ten­se. La inau­gu­ra­ción ofi­cial del es­ta­ble­ci­mien­to se rea­li­zó el 17 de ma­yo de 1903 y, pa­ra la aper­tu­ra, la Con­fe­ren­cia de San Vi­cen­te de Paul dis­pu­so de $7.189, una for­tu­na en aque­lla épo­ca.

Allí co­men­zó a fun­cio­nar el co­rrec­cio­nal de mu­je­res y asi­lo de me­no­res. Pa­ra su man­te­ni­mien­to, la Con­fe­ren­cia de San Vi­cen­te de Paul so­li­ci­tó un sub­si­dio a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Río Cuar­to, por la que co­men­za­ron a re­ci­bir des­de oc­tu­bre de 1903, la su­ma de $30 men­sua­les.

En re­gis­tros ofi­cia­les se de­ta­lla el acuer­do por un sub­si­dio de $1.000 pa­ra el asi­lo y co­mo su­pe­rio­ra es­ta­ba Sor Ma­ría Ele­na de la Cruz, res­pon­sa­ble del asi­lo de me­no­res y la cár­cel co­rrec­cio­nal de mu­je­res.

Des­de en­ton­ces, y por mu­chos años, la in­for­ma­ción del Buen Pas­tor es me­dio di­fu­sa, no se re­gis­tra mu­cho ma­te­rial ni si­quie­ra en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, al menos hasta mediados de siglo.

En una de las edi­cio­nes ani­ver­sa­rio del dia­rio El Pue­blo, allá por los años ‘50, se des­ta­can dos as­pec­tos del asi­lo del Buen Pas­tor, uno a fa­vor y otro en con­tra.

El pro se en­cuen­tra en el tra­ba­jo que se rea­li­za­ba en la ins­ti­tu­ción con las me­no­res huér­fa­nas. El tex­to in­di­ca: “Pa­ra la ge­ne­ra­li­dad del pú­bli­co, el ‘Buen Pas­tor’ só­lo sue­na a co­rrec­cio­nal y a cárcel de mu­je­res; no obs­tan­te, in­de­pen­dien­te de esa fun­ción so­cial, el ‘Buen Pas­tor’ rea­li­za otra obra muy me­ri­to­ria, por cuan­to se re­fie­re a la ni­ñez que que­da huér­fa­na y sin quien pue­da aten­der a su cui­da­do e ins­truc­ción”.

En un ala del es­ta­ble­ci­mien­to, apar­ta­da del sec­tor en don­de fun­cio­na­ba el co­rrec­cio­nal de mu­je­res, ni­ñas de en­tre 3 y 15 años re­ci­bían su edu­ca­ción pri­ma­ria has­ta 6º gra­do. El nú­me­ro de las me­no­res que eran aten­di­das es­ta­ba en­tre 80 y 100, por lo que se re­co­no­cía lo me­ri­to­rio del tra­ba­jo de la con­gre­ga­ción en­car­ga­da.

Por su­pues­to que, de­bi­do a los es­ca­sos re­cur­sos con los que se con­ta­ba, el tra­to no era lu­jo­so, pe­ro se des­ta­ca­ba la “hi­gie­ne y con­fort” en la que vi­vían las ni­ñas. En cuan­to a la en­se­ñan­za que se les brin­da­ba era ne­ta­men­te cris­tia­na, a lo que se le com­ple­ta­ba una edu­ca­ción de la­bo­res y “gra­dual­men­te se les va ins­tru­yen­do en la eco­no­mía do­més­ti­ca”, in­di­ca­ba el dia­rio lo­cal (ta­reas a las que se opon­dría en la ac­tua­li­dad cual­quier gru­po fe­mi­nis­ta).

Una vez que las ni­ñas cum­plían 15 años eran en­tre­ga­das a fa­mi­lia­res que se res­pon­sa­bi­li­za­ban o eran co­lo­ca­das en ca­sas de fa­mi­lia ba­jo la tu­te­la de la De­fen­so­ría de Me­no­res. Sin em­bar­go, al pa­re­cer, mu­chas de las chi­cas se en­ca­ri­ña­ban con el asi­lo y man­te­nían su es­ta­día en el lu­gar tra­ba­jan­do co­mo au­xi­lia­res de las her­ma­nas de la con­gre­ga­ción res­pon­sa­ble.


Fal­ta de re­cur­sos

El as­pec­to que se mar­ca­ba co­mo ne­ga­ti­vo de la ins­ti­tu­ción era la aten­ción a las reas del co­rrec­cio­nal. Se­gún se in­di­ca­ba, fun­cio­na­ba “en más po­bres con­di­cio­nes que la Cár­cel de los En­cau­sa­dos”.

En­tre las con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles del es­ta­ble­ci­mien­to se en­con­tra­ba la fal­ta de un pa­be­llón en con­di­cio­nes pa­ra al­ber­gar a to­das las in­ter­nas. En un so­lo re­cin­to se ubi­ca­ban to­das las mu­je­res, que a me­dia­dos de si­glo eran en­tre 60 y 70, sin im­por­tar el de­li­to que hu­bie­sen co­me­ti­do.

El pre­su­pues­to pú­bli­co con el que se man­te­nía el asi­lo era muy re­du­ci­do y de­pen­día ne­ce­sa­ria­men­te de do­na­cio­nes de di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes be­né­fi­cas. Es por ello que la cons­truc­ción no se en­con­tra­ba en las me­jo­res con­di­cio­nes.

Du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar, en los ‘70, el asi­lo del Buen Pas­tor fun­cio­nó co­mo uno de los cen­tros de de­ten­ción de la ciu­dad. Por allí pa­sa­ron só­lo 3 mu­je­res que es­tu­vie­ron de­te­ni­das por cues­tio­nes po­lí­ti­cas años an­tes de que co­men­za­ra el gol­pe. Se­gún se in­di­ca, en el lu­gar no se ac­tuó des­de la clan­des­ti­ni­dad ni se tra­tó a las de­te­ni­das de mal mo­do co­mo se sa­be sí pa­só en otros es­ta­ble­ci­mien­tos en aquél período.

Luis Sch­loss­berg
lsch­loss­berg­@pun­tal­.co­m.ar