Portada > Espectáculos > Nota > 28/02/2010
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

mÚsica /mario díaz-sofía ortíz

Desocultar

Ma­rio Díaz es un ex­ce­len­te can­tor y un com­po­si­tor de­li­ca­do e in­quie­to, bu­cea­dor de for­mas mu­si­ca­les que re­pro­du­cen crea­ti­va­men­te la ma­triz del can­to crio­llo.
Pe­ro, ade­más, en pa­ra­le­lo con ese ta­len­to sen­ci­llo y pro­fun­do, ha de­di­ca­do bue­na par­te de su tiem­po a des­co­rrer el ve­lo que ta­pa a otros gran­des ar­tis­tas.
Un par de her­mo­sos ci­clos (“Los re­fe­ren­tes” su­pi­mos dis­fru­tar­lo al­gu­na vez) que no han apar­ca­do del to­do to­da­vía, ates­ti­guan esa otra ca­ra de su obra.
En al­gún sen­ti­do, “En­cuen­tros y des­pe­di­das”, el tra­ba­jo que aca­ba de pre­sen­tar en “No­ches ba­jo el mis­mo cie­lo”, reú­ne esas dos gran­des lí­neas de su tra­ba­jo.
Unión de re­la­tos -que van de Eduar­do Ga­lea­no has­ta Do­min­go Zer­pa, fa­mo­so uno, ape­nas co­no­ci­do el otro- y de can­cio­nes, -pro­pias y de otros au­to­res-, es­te tra­ba­jo va en el mis­mo sen­ti­do.
La en­vol­ven­te unión de unos y otras, tex­tos y mú­si­ca, va ad­qui­rien­do su sen­ti­do glo­bal ca­si inad­ver­ti­da­men­te, en la me­di­da en que cre­ce la emo­ción.
Pa­ra que eso su­ce­da en ple­ni­tud, Ma­rio cuen­ta aho­ra, eso sí, con una ayu­da ina­pre­cia­ble, la de So­fía Or­tíz, una can­to­ra fi­na, per­se­gui­do­ra de ma­ti­ces, cu­ya agu­de­za de re­gis­tro va a la par de la de su sen­si­bi­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va.
En­tram­bos pes­pun­tean un re­la­to de sen­sa­cio­nes pro­fun­das que ca­si siem­pre es­tán pren­di­dos a la som­bra de las co­sas co­ti­dia­nas y de los per­so­na­jes co­mu­nes que co­bran al­tu­ra se­gún se los re­la­ta.
Des­de que la voz de Ma­rio di­ce “Oriol Vall, que se ocu­pa de los re­cién na­ci­dos en un hos­pi­tal de Bar­ce­lo­na, di­ce que el pri­mer ges­to hu­ma­no es el abra­zo...”, le­yen­do “El via­je” de Ga­lea­no, se oye el run­rún del sen­ti­mien­to en ple­na atro­pe­lla­da.
Una ava­lan­cha sin des­bor­des que, sin em­bar­go, no ce­sa de re­co­ger a su pa­so los re­ma­nen­tes del mun­do con­fu­so e in­no­mi­na­do en el que vi­vi­mos, y de ha­cer­los su­je­tos con su mi­ra­da sen­si­ble.
Bri­llan “Al­ma­cén de ra­mos ge­ne­ra­les” de Ham­let Li­ma Quin­ta­na, el Poe­ma 8 de Ro­ber­to Jua­rroz, el be­llí­si­mo La Lu­na de Jai­me Sa­bí­nes y el in­com­bus­ti­ble “El poe­ta mu­rió al ama­ne­cer” de Raúl Gon­zá­lez Tu­ñón.
Y tam­bién la voz de So­fía es­tre­me­ce has­ta lo in­de­ci­ble con la ex­tra­ña­da be­lle­za de “¿Adón­de van?”, esa ma­ra­vi­lla de Sil­vio Ro­drí­guez, y en “fan­tan­do un pe­da­zo de Dja­van y “Dia­man­te” de Fan­der­mo­le.
Ma­rio y So­fía di­cen y can­tan, des­de una pers­pec­ti­va que los sin­gu­la­ri­za, y re­pi­ten ese ejer­ci­cio que los dis­tin­gue: no des­cu­bren, de­so­cul­tan, sa­can del tras­te­ro las vo­ces que re­pi­ten la ca­den­cia más po­de­ro­sas y trans­mi­ten una sen­sa­ción de li­ber­tad, de esa an­he­la­da li­ber­tad que a ve­ces pa­re­ce re­sig­na­da al rin­cón de los ol­vi­dos.

R.S.