Portada > Internacionales > Nota > 28/12/2010
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

conflicto

Bolivia: sube 80% el precio de la nafta y para el transporte

El gobierno aduce que es “para no subvencionar a los contrabandistas” de combustibles. La medida de los transportistas es por tiempo indefinido

El transporte público inició ayer una huelga indefinida en las principales ciudades de Bolivia, en rechazo a un alza de hasta 83% en los precios de los combustibles, medida que generó críticas de la Central Obrera Boliviana, aliada del presidente Evo Morales.
"Rechazamos la medida asumida por el gobierno y por eso nos declaramos en paro indefinido", anunció Franklin Durán, secretario de la Confederación de Choferes, organización sindical que aglutina a unos 175.000 afiliados en todo el país.
El llamado al paro es acatado casi en su totalidad por los choferes de buses en La Paz, mientras varios taxistas sacaron sus vehículos a las calles cobrando tarifas excesivas con reajustes de hasta el 100%.
En la misma línea, la Central Obrera Boliviana (COB) anunció para las próximas horas "una determinación que permita la abrogación (N.R.: derogación) de este maldito decreto" promulgado el domingo por el gobierno, que incrementa el precio de la gasolina (83%) y el diésel (73%).
El gobierno "tiene que hacer una abrogación de ese maldito decreto criminal que va directo a matar de hambre a los que no tienen fuente de trabajo, a aquella gente pobre del campo, que necesita de un trabajo", declaró el dirigente de la COB Pedro Montes.

Especulación e inflación

El ministro de Finanzas, Luis Arce, advirtió, en tanto, que el alza de tarifas no debe exceder el 25% de su precio actual y que el impacto en la economía no tendrá "el efecto altamente especulativo que se está viendo en este momento".
Según Arce, "esta semana los precios irán estabilizándose y quizás la segunda semana de enero se completará el proceso de estabilización".
Al contrario, el analista económico Gonzalo Chávez, profesor de maestría de la Universidad Católica, opinó que "el precio de la gasolina es referente para el transporte, y el transporte es referente para decenas de productos y ello generará mayores expectativas inflacionarias".
"Ya estábamos terminando el año con una inflación elevada al 6% y esto va a acelerar la inflación en los próxiProxy-Connection: keep-alive Cache-Control: max-age=0 s tres a cuatro meses", agregó.
El economista Alberto Bonadona, docente de la Universidad Católica, opinó que "el problema ahora ya no es solamente la subida del precio del transporte. Va a ser la subida del precio de alimentos y ahora van a ser las presiones para un aumento salarial".
Es "a la gente de a pie a la que más le golpea" esta situación, señaló.
El ministro de la Presidencia, Oscar Coca, justificó el ajuste con el argumento de que "era el momento para acabar" con una subvención anual de 380 millones de dólares a los combustibles que, en buena parte, son contrabandeados a países vecinos como Perú, Chile, Argentina, Brasil y Paraguay.
En la víspera, el vicepresidente Alvaro García Linera justificó el aumento por la incapacidad del gobierno para controlar el contrabando.
"Hemos movilizado a las Fuerzas Armadas, todo lo que era necesario, pero es imposible", dijo.
Según García Linera, la ganancia era tanta para los contrabandistas que "cualquier persona que venda 10 litros de gasolina en Brasil o Perú tenía para vivir una o dos semanas" pues su precio en esos países es tres veces más alto.
Para el ex vicepresidente de la República, el opositor Víctor Hugo Cárdenas, la medida "es un golpe muy duro, especialmente para la gente pobre".
“Quisiera saber dónde está la Bolivia de la bonanza de la que tanto se jactaba el Gobierno", dijo, afirmando que la política hidrocarburífera del gobierno fracasó.