Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir
Acusado de desfalco

Santiago: renunció el intendente por un escándalo de corrupción

El jefe comunal, Julio Alegre, tomó la decisión luego de ser involucrado en una presunta defraudación millonaria. Por orden del juez, habían sido allanadas sus propiedades, así como las de sus allegados.

El in­ten­den­te de San­tia­go del Es­te­ro, Ju­lio Ale­gre, pre­sen­tó ayer su re­nun­cia al fren­te del mu­ni­ci­pio, lue­go de que­dar en me­dio de un es­cán­da­lo por una cau­sa que se si­gue por pre­sun­ta de­frau­da­ción mi­llo­na­ria a la co­mu­na.
  Ale­gre pre­sen­tó su di­mi­sión an­te el Con­ce­jo De­li­be­ran­te lo­cal, lue­go de que la Jus­ti­cia or­de­na­ra una de­ce­na de alla­na­mien­tos en la ciu­dad, de­sa­rro­lla­dos en­tre vier­nes y sá­ba­do.
Tras re­ci­bir la re­nun­cia del in­ten­den­te, los con­ce­ja­les se reu­nie­ron en el edi­fi­cio le­gis­la­ti­vo pa­ra de­ter­mi­nar los pa­sos a se­guir.
Los pro­ce­di­mien­tos en las pro­pie­da­des de Ale­gre y de sus alle­ga­dos co­men­za­ron es­te vier­nes a úl­ti­ma ho­ra, por or­den del juez de Cri­men de Pri­me­ra No­mi­na­ción, Gus­ta­vo He­rre­ra, a car­go de la cau­sa por co­rrup­ción.
Se­ma­nas atrás, el di­pu­ta­do pro­vin­cial de ori­gen pe­ro­nis­ta y jua­ris­ta Fran­cis­co Ca­va­llot­ti ha­bía pre­sen­ta­do un pe­di­do de in­ter­ven­ción al mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­li­no, en­ten­dien­do que "es­to no pue­de sal­pi­car so­la­men­te a fun­cio­na­rios de cuar­ta lí­nea. Es evi­den­te que el je­fe de es­ta ban­da de de­lin­cuen­tes que asue­la la mu­ni­ci­pa­li­dad es el in­ten­den­te Ale­gre", co­men­to Ca­va­llot­ti.
Por otra par­te, se­gún con­fir­ma­ron fuen­tes ju­di­cia­les, por el he­cho He­rre­ra es­ta­ría pre­pa­ran­do la im­pu­ta­ción de va­rias per­so­nas, en­tre ellas Ale­gre, quien per­de­rá los fue­ros le­ga­les tras la de­ci­sión de aban­do­nar la In­ten­den­cia.

Los alla­na­mien­tos

Los alla­na­mien­tos fue­ron or­de­na­dos des­pués de que se con­fir­ma­ra la re­nun­cia del pre­si­den­te del Tri­bu­nal de Cuen­tas de la Mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pi­ta­li­na, Dur­val Ed­gar Ab­da­la, quien plan­teó co­mo mo­ti­vo de su di­mi­sión la cau­sa ju­di­cial que se lle­va ade­lan­te por la de­frau­da­ción, des­cu­bier­ta a me­dia­dos de ma­yo pa­sa­do.
En ese mo­men­to, un em­plea­do de Obras y Ser­vi­cios Pú­bli­cos fue de­te­ni­do, tras co­brar un che­que por 15 mil pe­sos y otro por 60 mil, apa­ren­te­men­te co­mo pa­go a em­pre­sas fan­tas­ma.
Has­ta el mo­men­to, ese em­plea­do es el úni­co im­pu­ta­do por el ca­so, aun­que los re­sul­ta­dos del es­tu­dio de la do­cu­men­ta­ción se­cues­tra­da se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra dis­po­ner la de­ten­ción o im­pu­ta­ción de fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les y de otros par­ti­cu­la­res, que tam­bién se­rían par­te de la es­ta­fa.
Es­te sá­ba­do se alla­nó una fin­ca ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad El Zan­jón, en el sur de la ciu­dad, que es­ta­ría a nom­bre del je­fe co­mu­nal, y una vi­vien­da del ac­tual cho­fer de Ale­gre, en el ba­rrio Los Flo­res.
En am­bos lu­ga­res se bus­có do­cu­men­ta­ción pa­ra su­mar a las cin­co ca­jas con pa­pe­les y dó­la­res que fue­ron se­cues­tra­das ano­che en la vi­vien­da de Go­rri­ti 219, don­de vi­ve el man­da­ta­rio con su ma­dre.
En El Zan­jón se to­ma­ron di­ver­sas fo­to­gra­fías y se mi­dió la pro­pie­dad, ubi­ca­da en uno de los sec­to­res más ca­ros de la ca­pi­tal.
Den­tro de es­te in­mue­ble, la po­li­cía en­con­tró dos ca­mio­ne­tas, una Ford F350 y una Peu­geot, ade­más de tres cua­tri­ci­clos prác­ti­ca­men­te sin uso.
En la fin­ca se en­con­tró una can­ti­dad im­por­tan­te de ani­ma­les, en­tre ca­ba­llos, ponys, ca­bri­tos y aves exó­ti­cas.
Fue­ron alla­na­das dos vi­vien­das de Ale­gre, la de Go­rri­ti 219 -don­de se en­con­tra­ba cuan­do lle­gó la Po­li­cía-, y otra en Obis­po Cor­tá­zar y Agus­tín Ál­va­rez.


Una relación tirante con Zamora

El ahora ex intendente Julio Alegre es el presidente del Comité Capital de la UCR. Fue electo intendente de Santiago del Estero en el 2006 y nunca tuvo una buena relación con el gobernador Gerardo Zamora a pesar de pertenecer al mismo espacio político.
No son pocos los que afirman que cuando Zamora dejó vacante su lugar para asumir como gobernador santiagueño no quería que Alegre lo ocupara.
Cuando esta causa empezó a trascender y nadie imaginaba que tuviera estas derivaciones, Zamora había declarado que "la Justicia se encargará de encontrar a los culpables, caiga quien caiga".
Inmediatamente el intendente Alegre declaró a la prensa local que "la Municipalidad está en manos de Dios y de la Virgen".
Asimismo, cuando este caso empezó a ganar la calle y los medios la imagen de Alegre se vino en picada, a tal punto que anteanoche, mientras se hacía el allanamiento en su vivienda de la calle Gorriti en el centro santiagueño, la gente que pasaba en vehículos profería insultos en contra de Alegre, saludaban y alentaban a los investigadores y tocaban la bocina.