Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Último momento

detalle de esta foto

16/07/2006 - DANZA

Mora Godoy: de bailarina de tango al desnudo en "Playboy"

La coreógrafa dice que aceptó la propuesta de la famosa revista porque me pareció "muy interesante"

La irrupción de la bailarina y coreógrafa Mora Godoy con más que insinuantes fotos en la revista “Playboy”, proyecta su figura más allá de su reconocida trayectoria en el ámbito tanguero.
Coreógrafa del exitoso espectáculo "Tanguera", con la dirección de Omar Pacheco, compartió junto al elenco una extensa gira por el exterior que incluyó parte de Europa y varios países asiáticos.
Actualmente dirige, con el también coreógrafo Gustavo Zajac, "Tangorama", que se presenta en el local porteño Madero Tango, donde se desempeña también como primera bailarina.
Más de una vez Godoy ha escuchado las inevitables disquisiciones sobre lo que es tango y qué no lo es, a lo cual respondió que "cambió mucho el tango en los últimos años y sobre todo en el baile".
"Hay un cambio muy grande en lo coreográfico y también en lo musical -reconoció- que incita al cuestionamiento de qué es tango y qué no lo es".
La bailarina citó a la aparición de la música electrónica y su penetración en lugares donde habitualmente el tango no entraba: en ámbitos "fashion", bares y discos. "Creo que la música de películas que incluyeron al tango también ayudó bastante en la difusión de ese género musical", sostuvo.
La exigencia técnica que implican las nuevas coreografías ("se baila a 200 kilómetros por hora", graficó) requiere una sólida formación en danza clásica, contemporánea, jazz e incluso acrobacia.
Sin embargo, la bailarina recalcó que "el tema del cambio coreográfico fuerte se da en Buenos Aires, afuera no, por eso cuando vienen extranjeros o la gente del interior del país dicen que acá volamos".
Godoy ha formado un ballet-escuela al que se ingresa por audición y que incluye tanto a argentinos como a bailarines extranjeros, con el cual indaga en las nuevas tendencias de la danza, particularmente dentro del género tanguero.
Si bien no descartó la posibilidad de que bailarines del exterior se destaquen en este rubro como ocurre con Junior, su partenaire brasileño, reconoció que "el porteño tiene vivencias que son intransferibles. El tango es muy argentino -aseveró- y tiene que ver con el cafecito, el bar, las costumbres, los colectivos y un montón de cosas nuestras".
Aunque cada espectáculo responde a mecanismos de creación que les son propios, la coreógrafa reconoció que "me gusta escuchar primero la música y descubrir qué cuenta, porque me interesa recrear una historia, ya sea de una pareja o armar los dibujos si son varias las parejas que intervienen".

“Tanguera”
 
En el caso de "Tanguera", se trataba de un musical con un libro previo del que se desprendían personajes que había que definir con su correspondiente leit-motiv coreográfico y musical sumado al vestuario, para saber qué hay que contar a través de todos esos elementos.
En cambio en "Tangorama" el espectáculo se estructuró en torno a colores. "Nos planteamos qué nos imaginábamos con cada color  -relató-, y seleccionamos los tangos que mejor lo expresaban pero no construímos personajes".
"Intentamos que las parejas no se parecieran entre sí -agregó-, si una tiene un tipo de baile aéreo que la otra sea a tierra. Tratamos de evitar la cosa repetitiva que tiene el tango y, además integramos el folklore y hasta ’Roxanne’ de The Police".
Como era previsible el diálogo con Télam derivó hacia la producción fotográfica para el séptimo número de la edición argentina de la revista “Playboy” y, que según la bailarina, fue el resultado de una sorprendente proposición a la que accedió.
"Me preguntaron si estaba dispuesta a hacer las fotos y, a pesar de que nunca me había imaginado algo así, me pareció muy interesante. Pensé que si las fotos eran como yo esperaba iban a sumar a mi carrera. En ningún momento quise ir a tontas y a locas sin saber quiénes eran los fotógrafos o qué poses me pedirían o qué tipo de luz usarían", reveló.
"En los espectáculos uso ropa muy sexy con polleras muy cortas y grandes escotes, lejos de lo normal -relató-. Soy una persona que innové mucho en la ropa para bailar tango, no sólo en lo coreográfico y, por otra parte, no tengo tampoco problemas con mi cuerpo".
Las fotografías incluyen algunos desnudos completos y otras con ropa interior.
A partir de la publicación de “Playboy”, es posible que surjan propuestas de trabajo vinculadas al género de la revista "y en ese caso estaría más atenta a ver de qué se trata", comentó.
Finalmente la bailarina confesó que "me gustaría poder hacer algo actuado, incursionar de a poco en el camino actoral. No me quiero apresurar pero estoy en eso".