Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Último momento

detalle de esta foto

04/08/2017 - medio ambiente

Productores rurales celebraron la Ley Agroforestal y piden su reglamentación

El presidente de la Sociedad Rural, Javier Rotondo, sostuvo que “es imposible” oponerse al plan de reforestación. Sin embargo, dijo que varias de las cuestiones clave se definirán cuando se operativice

Los productores rurales celebraron la aprobación de la ley que crea el Plan Agroforestal de la provincia de Córdoba, a la par que pidieron su rápida implementación. El presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, Javier Rotondo, expresó que es “imposible” oponerse a la normativa aprobada en la tarde del miércoles en la Unicameral, pero aseguró que falta conocer algunos detalles clave del instrumento legal, y por eso señaló que hay que esperar la reglamentación.

El Plan Provincial de Agroforestación establece una exigencia de ocupar, al menos, el 2 por ciento de los campos a la implantación de árboles. El plazo fijado para alcanzar esa meta es de diez años.

Ante esto, Rotondo opinó que “en principio, es imposible no estar de acuerdo a esta ley”.

Sin embargo, opinó que hay detalles que hubiera sido bueno se dieran a conocer.

“Hablando con los técnicos que estuvieron implicados en la elaboración del proyecto, nos dimos cuenta de que pueden existir casos de la realidad donde las necesidades de reforestación estén por encima de lo que establece esta ley”, explicó el ruralista.


Incertidumbre sobre
la implementación


En tal sentido, indicó que no está del todo claro cómo se determinará la zonificación del 2 por ciento de superficie a reforestar. Es decir, cómo se tienen que distribuir las hectáreas a reforestar dentro de un mismo campo.

“Esto fue, por ejemplo, lo que nos manifestó el ingeniero De Prada, uno de los técnicos que estuvo estudiando el proyecto en la Universidad Nacional de Río Cuarto. Son cuestiones que la mayoría de los productores desconocen y esto les genera incertidumbre”, señaló el presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto.

Además, sostuvo que la aplicación de la ley no tendrá el mismo efecto desde el punto de vista operativo y económico en el caso del propietario de un campo de 150 hectáreas que de uno de 5 mil hectáreas.

“No nos oponemos a que se lleve adelante esta ley, pero queremos que conocer más detalles sobre cómo se va a implementar. Entre otras cosas, tenemos que saber a ciencia cierta con qué especies se va a reforestar, si exóticas o nativas”, planteó Rotondo.


Discusión


¿Faltó discusión del proyecto?

Creo que debería haber sido un proyecto consensuado con un mayor número de actores implicados, sobre todo en los puntos más finos.

¿Esta ley es viable en la práctica o va a traer problemas su aplicación?

Más allá de lo que nos parezca a nosotros, esta ley va a tener que ser viable, porque no es opcional ni nada que se le parezca, sino obligatoria. Y la autoridad de aplicación tendrá que controlar y hacerla cumplir. Lo que sí nos parece es que la provincia de Córdoba tiene una diversidad agroecológica tan grande que a veces se hace difícil emitir un juicio acerca de si es o no es aplicable. En este sentido, hay lugares donde no es necesario reforestar, y otros donde hace falta reforestar más del 2 por ciento.  


Cuestionamientos


Vale tener en cuenta que los sectores ambientalistas se declararon abiertamente en contra de la nueva normativa, que según denunciaron contempla la implantación de árboles de especies exóticas.

“Córdoba tiene malos antecedentes con la implantación de especies exóticas, como por ejemplo con el cultivo de pinos para la industria maderera. Esto tuvo un impacto negativo en la flora y la fauna de la provincia, porque ocasiona pérdida de pasturas y daña el suelo”, había advertido el abogado Darío Ávila, que integra la Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo (Codebona).
Ávila también había cuestionado al gobierno provincial por avanzar en una nueva legislación sin haber definido un nuevo mapeo del monte autóctono.

“Nos preocupa que buscan implantar árboles exóticos sin conocer el mapa del bosque nativo, porque no se conocen tampoco las áreas reservadas, intangibles”, señalaba.