Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Último momento

detalle de esta foto

11/01/2018 - Medio Ambiente

Ucacha: tras secarse hace 2 años se recupera la laguna Alas Coloradas

El desborde del arroyo Chucul en 2015 vació este espejo de agua al romper los terraplenes de contención. La Provincia viene trabajando en un plan de obras y estiman que en un mes se restaurará la reserva hídrica

Ucacha.- La laguna Alas Coloradas que en diciembre de 2015 fue arrasada por el arroyo Chucul y en 24 horas quedó totalmente vacía, recuperará su espejo de agua en poco más de un mes, tras finalizar las obras encaradas por la Provincia para restaurar los terraplenes.

Ubicada en un sector de lagunas encadenadas y abarcando unas 200 hectáreas, este predio se vio arrasado en menos de 24 horas, tras lluvias excepcionales que provocaron el desborde del Chucul. Diez meses después otro embate de aguas rompió lo poco que el club a cargo de la laguna había logrado reconstruir, volviendo el paisaje a solo un lodazal.

Tras la intervención de Recursos Hídricos de la Provincia, se encaró un amplio proyecto aguas arriba y abajo, entre Ucacha y Bengolea, y por estos días se ejecutan los últimos detalles de los gaviones y terraplenes que permitirán recuperar esta importante reserva hídrica, que es el hábitat de una variada fauna ictícola.

El pasado martes, técnicos e inspectores provinciales estuvieron recorriendo el terraplén que se viene construyendo para evitar que nuevas inundaciones arrasen con la laguna. Y adelantaron que en unas dos semanas las obras estarán finalizadas, estimándose que en un mes la laguna ya podría alcanzar su cota. A partir de allí comenzará un largo proceso para volver a repoblarla de peces. No obstante el lugar podrá ser utilizado para actividades de esparcimiento y deportivas.

Fabricio Colombano, inspector de obras de la Provincia, en declaraciones a PUNTAL confirmó que las obras están en su etapa final. Y mencionó que son más de $ 17 millones la inversión que está haciendo en esta zona. La empresa Corfur SA está a cargo de las obras.

“En realidad es un proyecto integral que contempla la intervención en dos sectores de la zona comprendida ente Ucacha y Bengolea. Al norte de esas localidades se trabaja en un canal con alcantarillas que servirán para conectar las diferentes lagunas naturales que tienen el fin de proveer de una salida controlada al agua para que no desborden hacia campos”, detalló Colombano.
Asimismo, en el sur se están colocando alcantarillas para el escurrimiento de los excesos hídricos.

En este plan de trabajo, la obra más importante es la recuperación de la laguna Alas Coloradas, y para ello el proyecto hidráulico contempla la reconstrucción de todo el terraplén de contención que la rodea, más la obra de descarga que permitirá regular la cota o nivel del espejo de agua,

“A más tardar en dos semanas la obra estará terminada con lo cual va a empezar a llenarse la laguna que es atravesada y alimentada por el arroyo Chucul. Estimo que en un mes recuperará su nivel”, precisó Colombano.

Expectativas

Las lluvias excepcionales ocurridas entre 2015 y 2016 en esta zona provocaron desbordes de lagunas y cauces que arrasaron con miles de hectáreas productivas y destruyeron caminos.

Los trabajos que se vienen ejecutando apuntan a ordenar toda la cuenca del arroyo Chucul y sus afluentes.

Daniel Pippino, presidente del Club Alas Coloradas, se mostró satisfecho con el avance de obras ya que indicó finalmente se podrá recuperar un espacio natural donde además de practicarse la pesca, es un lugar de reunión familiar, de la práctica de actividades deportivas, cabalgatas y hasta encuentros estudiantiles.

Sobre lo ocurrido con la laguna recordó que fue en diciembre de 2015 cuando el arroyo Chucul volcó toda su furia sobre la laguna y rompió todos los terraplenes, Al año siguiente, y cuando apenas habían transcurrido 26 días de trabajos encarados por el club para ampliar el vertedero, nuevamente el agua destruyó todo en menos de 24 horas.

“Para toda la zona este lugar tiene un alto valor, porque no solo se practica la pesca y el concurso de pesca de tararira, sino es un espacio para el esparcimiento de la familia. Es tranquilo y no tiene riesgos”, dijo Pippino. Al tiempo que señaló que en estos dos años el club debió hacer frente a numerosos gastos para seguir manteniéndose. “Hace dos años que estamos haciendo gárgaras para sobrevivir. Tenemos un empleado que cuida del lugar, y además debemos afrontar el pago de la luz rural que no es barata tampoco”.

Sobre la recuperación de la laguna, Pippino dijo que aunque el espejo alcance su cota en un mes, demandará alrededor de 4 meses la estabilización, para luego realizar la siembra de pejerreyes. “Hace poco más de un mes vino Miguel Mansini, especialista de la UNRC, para evaluar el estado del lecho de la laguna y nos dijo que llevará varios meses que se pudra la maleza que creció en el lodo y recién en 2 años habrá pejerreyes”. También este lugar es el hábitat de otras especies tales como las tarariras.

Paralelamente se irá recuperando la biodiversidad de este pulmón ecológico. Mientras tanto el lugar podrá ser utilizado para otras actividades. No obstante, admitió el dirigente el sitio será más concurrido cuando la laguna esté a pleno.