Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Último momento

detalle de esta foto

06/09/2009 - régimen especial para mayores de 25 años

Hay 90 personas sin secundario que quieren entrar a la Universidad

Son cin­co ve­ces más que el año pa­sa­do. En los 14 años que lle­va el sis­te­ma se gra­dua­ron 40, de 120 que lo­gra­ron en­trar. Los exá­me­nes de in­gre­so son eli­mi­na­to­rios y no tie­nen re­cu­pe­ra­to­rios.

No fi­na­li­za­ron la es­cue­la me­dia y mu­chos ape­nas hi­cie­ron el pri­ma­rio, pe­ro sue­ñan con te­ner un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, que de una vez les cam­bie la vi­da y les per­mi­ta en­trar al mun­do de los pro­fe­sio­na­les. A pe­sar de los años que pa­sa­ron ale­ja­dos de los li­bros, las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res y la car­ga la­bo­ral con la que lle­van el sa­la­rio a sus ca­sas, creen que se pue­de. Es­te año, 90 as­pi­ran­tes se pre­pa­ran pa­ra ren­dir los exá­me­nes de in­gre­so a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to ba­jo el ré­gi­men de ma­yo­res de 25 años sin los es­tu­dios se­cun­da­rios ter­mi­na­dos. Son cin­co ve­ces más que el año pa­sa­do, cuan­do ape­nas se ins­cri­bie­ron 14, de los cua­les só­lo uno lo­gró sor­tear con éxi­to las te­mi­das eva­lua­cio­nes.

Los exá­me­nes se to­ma­rán en­tre el 14 y el 18 de di­ciem­bre y son tres pa­ra quie­nes quie­ran en­trar a las fa­cul­ta­des de Eco­nó­mi­cas e In­ge­nie­ría y cua­tro pa­ra Exac­tas, Hu­ma­nas y Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria.

En los 14 años que lle­va de vi­gen­cia, es­te sis­te­ma de en­tra­da a la vi­da uni­ver­si­ta­ria, al que le dio vi­da la cues­tio­na­da Ley de Edu­ca­ción Su­pe­rior, se con­vir­tió en un co­la­dor de ilu­sio­nes. Lle­gó a ha­ber has­ta 250 ano­ta­dos por año a me­dia­dos de los '90 y prin­ci­pios de 2000, pe­ro en to­tal só­lo 120 con­si­guie­ron un asien­to co­mo alum­nos re­gu­la­res, de los cua­les 40 ob­tu­vie­ron sus tí­tu­los de gra­do.

Cien­cias Hu­ma­nas es la que ma­yor per­mea­bi­li­dad ha te­ni­do pa­ra es­tos adul­tos es­pe­cia­les, en su ma­yo­ría ins­crip­tos pa­ra la ca­rre­ra de En­fer­me­ría, que es la más de­man­da­da por los as­pi­ran­tes a en­trar ba­jo es­te ré­gi­men.

En los úl­ti­mos cin­co años, nin­gu­na per­so­na lo­gró in­gre­sar a las fa­cul­ta­des de Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria y Cien­cias Eco­nó­mi­cas. En 2004, en­tra­ron 11 a Cien­cias Hu­ma­nas y 1 a In­ge­nie­ría; en 2005, só­lo 13 a Cien­cias Hu­ma­nas; en 2006, 17 a la mis­ma Fa­cul­tad; en 2007, 7 a Hu­ma­nas y 1 a Cien­cias Exac­tas, y en 2008, ape­nas una ac­ce­dió a En­fer­me­ría.

El no­ta­ble cre­ci­mien­to de las ins­crip­cio­nes que se re­gis­tró es­te año se de­be, en gran par­te, a la pues­ta en vi­gen­cia de dos con­ve­nios, uno con AT­SA y el otro con el Ins­ti­tu­to Mé­di­co, que pro­mue­ven un ré­gi­men es­pe­cial pa­ra los au­xi­lia­res de en­fer­me­ría con el fin de que al­can­cen el tí­tu­lo de en­fer­me­ros pro­fe­sio­na­les en un pla­zo de dos años. A pe­sar de las fa­ci­li­da­des pro­mo­cio­na­das por es­tos acuer­dos, quie­nes no tie­nen el se­cun­da­rio ter­mi­na­do de­ben so­me­ter­se a las exi­gen­cias del sis­te­ma de ma­yo­res de 25 años, pa­ra con­se­guir el in­gre­so a la Uni­ver­si­dad.

Los can­di­da­tos a en­trar en el pró­xi­mo año lec­ti­vo ya rea­li­za­ron sie­te ta­lle­res obli­ga­to­rios, que se con­cre­ta­ron en­tre el fi­nal del re­ce­so de in­vier­no y el pa­sa­do mar­tes, una vez por se­ma­na, con dos ho­ras de du­ra­ción. 

Aho­ra re­ci­bi­rán el ma­te­rial de es­tu­dio, asis­ti­rán a cla­ses de apo­yo y po­drán ha­cer con­sul­tas con mi­ras a los exá­me­nes, que son eli­mi­na­to­rios y sin re­cu­pe­ra­to­rios.

Hay una eva­lua­ción igual pa­ra to­dos so­bre es­tra­te­gias de apren­di­za­je, a la que se agre­gan las vin­cu­la­das con los con­te­ni­dos pro­pios de ca­da fa­cul­tad. En Cien­cias Exac­tas hay que ren­dir ma­te­má­ti­ca, quí­mi­ca y bio­lo­gía; en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, ma­te­má­ti­ca y con­ta­bi­li­dad y en In­ge­nie­ría, ma­te­má­ti­ca y fí­si­ca.

En Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria -que es­te año no tu­vo ins­crip­tos-, ma­te­má­ti­ca, quí­mi­ca y bio­lo­gía; y en Cien­cias Hu­ma­nas, cien­cias so­cia­les -que in­clu­ye his­to­ria, geo­gra­fía y so­cio­lo­gía-, len­gua y éti­ca.


Entre 25 y 57 años


“El pro­me­dio de edad de los as­pi­ran­tes es de 40 años, pe­ro hay gen­te de 57 años y jó­ve­nes de 25”, di­jo Mi­riam Ló­pez, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma. Y agre­gó: “La ma­yor de­ser­ción se pro­du­ce en los ta­lle­res, allí se dan cuen­ta de que es­to no es un cur­so o ve­nir pa­ra ter­mi­nar la se­cun­da­ria, si­no co­men­zar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria”.

“Pa­ra la gen­te gran­de es di­fí­cil re­to­mar el rit­mo de es­tu­dio, a lo cual se agre­ga que en su ma­yo­ría son per­so­nas que tra­ba­jan”, in­di­có, al tiem­po que de­ta­lló: “Es­te año hay un can­di­da­to pa­ra In­ge­nie­ría, tres pa­ra Eco­nó­mi­cas, dos pa­ra Exac­tas y el res­to es pa­ra Cien­cias Hu­ma­nas, la ma­yo­ría de los cua­les son pa­ra la ca­rre­ra de En­fer­me­ría, tres pa­ra Abo­ga­cía, uno pa­ra Edu­ca­ción Fí­si­ca y uno pa­ra Psi­co­pe­da­go­gía”.

Ló­pez pun­tua­li­zó: “En es­tos años in­gre­sa­ron 120 alum­nos por es­te ré­gi­men, un ter­cio de los cua­les se ha re­ci­bi­do. Y, en es­ta opor­tu­ni­dad, por con­ve­nios con ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud, que les fa­ci­li­tan a las en­fer­me­ras po­der rea­li­zar la ca­rre­ra pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo pro­fe­sio­nal con una du­ra­ción más bre­ve, de dos años, se ha vis­to un im­por­tan­te au­men­to en la de­man­da”. Si em­bar­go, re­cor­dó que “han lle­ga­do a ins­cri­bir­se has­ta 250 per­so­nas, pe­ro nun­ca que­da­ron más de 30”.

“Es­te año to­do arran­có ni bien ter­mi­nó el re­ce­so de in­vier­no, con un ma­yor acom­pa­ña­mien­to. En vez de ha­ber cua­tro ta­lle­res, se hi­cie­ron sie­te. Y se am­plió de dos a tres me­ses y me­dio el tiem­po pa­ra es­tu­diar an­tes de los exá­me­nes, que es­tán ba­sa­dos en los con­te­ni­dos de los úl­ti­mos años del se­cun­da­rio y tie­nen su com­ple­ji­dad”, indicó.


Más expectativas que posibilidades


“Hay gen­te que tie­ne más ex­pec­ta­ti­vas que po­si­bi­li­da­des. Al­gu­nos tie­nen só­lo dos o tres años del se­cun­da­rio y otros que na­da más cuen­tan con el pri­ma­rio com­ple­to y ha­ce mu­chos años que no es­tu­dian”, sos­tu­vo Hay­dée Me­lo­ni, de Orien­ta­ción del Apren­di­za­je e  in­te­gran­te del Pro­gra­ma.  Y agre­gó: “Se ano­ta­ron 104 y que­da­ron 90 con po­si­bi­li­da­des de ins­cri­bir­se en una ca­rre­ra”

“El pri­me­ro de los ta­lle­res obli­ga­to­rios fue so­bre con­cien­ti­za­ción en cuan­to al es­tu­dio en la Uni­ver­si­dad. El se­gun­do y el ter­ce­ro es­tu­vie­ron a car­go de Orien­ta­ción Vo­ca­cio­nal e In­for­ma­ción Aca­dé­mi­ca, pa­ra ayu­dar­los en la elec­ción de ca­rre­ra. En el cuar­to fue­ron a las Jor­na­das de Puer­tas Abier­tas. El si­guien­te fue de orien­ta­ción del apren­di­za­je, se los in­tro­du­jo en lo re­fe­ri­do a la or­ga­ni­za­ción del tiem­po y el ma­te­rial de es­tu­dio, y es­tra­te­gias de es­tu­dio. Y el úl­ti­mo fue con los do­cen­tes que van a te­ner en las dis­tin­tas asig­na­tu­ras que tie­nen que ren­dir”, de­ta­lló.

Des­ta­có: “A las cla­ses de con­sul­tas, es­te año se agre­gan cla­ses de apo­yo. En al­gu­nos ca­sos, con fre­cuen­cia se­ma­nal y en otros men­sual”.

Tras 18 años de transitar por los Tribunales, quiere estudiar Abogacía

Víc­tor Flo­res (41), quien se hi­zo co­no­ci­do por la im­per­tur­ba­ble bús­que­da de su hi­jo Ale­jan­dro, aho­ra se arre­man­ga pa­ra ha­cer fren­te al de­sa­fío de es­tu­diar Abo­ga­cía. Fue uno de los mo­to­res de la pes­qui­sa que ter­mi­nó con el ha­llaz­go de los res­tos del ni­ño en ju­lio del año pa­sa­do, lo cual re­for­zó la hi­pó­te­sis de que el 16 de mar­zo de 1991 ha­bría si­do atro­pe­lla­do y ocul­ta­do su ca­dá­ver, cau­sa que tie­ne co­mo prin­ci­pa­les sos­pe­cho­sos a los po­li­cías Gus­ta­vo Fu­nes y Ma­rio Gau­met. “Yo, la­men­ta­ble­men­te, por la des­gra­cia que me ocu­rrió tu­ve que apren­der a la fuer­za mu­chas co­sas de las le­yes”, ase­gu­ra.

Cuan­do se le pre­gun­ta por qué eli­gió es­ta ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, res­pon­de: “Por to­do lo que fui pa­san­do en es­to años. Me lle­vó a es­to la in­jus­ti­cia que uno ve cuan­do lo tra­tan mal en la par­te ju­di­cial, so­bre to­do en Tri­bu­na­les, que te ven des­de otro pun­to de vis­ta.

Y co­mo en el ca­so de mi hi­jo es­ta­ba in­vo­lu­cra­da la Po­li­cía fue la­men­ta­ble, por­que nun­ca in­ves­ti­ga­ron na­da”.

“Apar­te, por el atro­pe­llo que hay ha­cia la gen­te co­mún, a los ni­ños, a los ado­les­cen­tes, a las mu­je­res mal­tra­ta­das”, agre­gó. Y si­guió: “Ha­ce 18 años que es­ta­mos lu­chan­do. Si no hu­bié­ra­mos te­ni­do mal­tra­to de la Jus­ti­cia, el ca­so se hu­bie­ra re­suel­to en el año '95 cuan­do co­men­zó a in­ves­ti­gar -Luis- Ce­rio­ni, que nun­ca le dio im­por­tan­cia y que ne­gó que la Po­li­cía tu­vie­ra que ver en el he­cho”.

Con­tó: “Des­de ha­ce 18 años de­di­co la ma­ña­na a las cues­tio­nes vin­cu­la­das con la cau­sa de mi hi­jo. Y la tar­de a mi tra­ba­jo, que es de im­per­mea­bi­li­za­cio­nes y lo ha­go por mi cuen­ta. Yo ter­mi­né el pri­ma­rio y des­pués lle­gué has­ta se­gun­do año de no­che y tu­ve que de­jar, pe­ro de chi­co que­ría ser abo­ga­do o ha­cer la ca­rre­ra mi­li­tar”

“No­so­tros éra­mos una fa­mi­lia de mu­chos her­ma­nos. A mi ma­má le cos­tó criar­nos.

Ter­mi­na­mos el pri­ma­rio y tu­vi­mos que sa­lir a tra­ba­jar. De ter­cer gra­do y has­ta sép­ti­mo fui aban­de­ra­do. En la es­cue­la siem­pre tu­ve bue­nas no­tas. Hoy mis hi­jos es­tán ha­cien­do la ca­rre­ra mi­li­tar y yo voy a se­guir abo­ga­cía. Ten­go dos chi­cos en la ca­rre­ra de su­bo­fi­cia­les y una hi­ja de 16 años que se va a ir a es­tu­diar igual que los her­ma­nos”, aco­tó.

So­bre las ex­pec­ta­ti­vas en cuan­to a po­der in­gre­sar a la Uni­ver­si­dad, se­ña­ló: “Me es­toy pre­pa­ran­do pa­ra la ca­rre­ra. Es­toy es­tu­dian­do la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal. Y con la cau­sa de mi hi­jo tu­ve un acer­ca­mien­to im­por­tan­te al de­re­cho pe­nal, que es a lo que me pien­so de­di­car”.

An­te la pre­gun­ta so­bre si ya se ima­gi­na abo­ga­do, res­pon­dió: “Sí. De­fen­dien­do a la gen­te. Voy a tra­ba­jar en con­tra de los atro­pe­llos a la gen­te co­mún, que es la que ma­yor­men­te tie­ne pro­ble­mas, los que tie­nen pla­ta son eva­so­res de to­do. El ser hu­ma­no no tie­ne que ol­vi­dar­se de su ori­gen. Y eso me va a per­mi­tir se hu­ma­ni­ta­rio con to­dos”. 

“Es­pe­ro re­ci­bir­me a lo su­mo a los 47 años. Me he pro­pues­to la me­ta de lle­gar jun­to con los de­más es­tu­dian­tes al fi­nal de la ca­rre­ra”.


De colectivero a ingeniero químico


Adol­fo Le­cum­berry (38), es co­lec­ti­ve­ro, tie­ne un hi­jo de 20 que cur­sa en la Uni­ver­si­dad y otro de 9. Y aho­ra se ilu­sio­na con sal­dar la deu­da que le que­dó pen­dien­te: es­tu­diar In­ge­nie­ría Quí­mi­ca.

“Cuan­do tu­ve la edad no te­nía los me­dios, ni las po­si­bi­li­da­des y aho­ra me de­ci­dí. Ter­mi­né de cur­sar el se­cun­da­rio y me fal­tó ren­dir al­gu­nas ma­te­rias. He he­cho cur­sos so­bre te­mas que me in­te­re­san, pe­ro nun­ca una ca­rre­ra”.

“Cuan­do iba al co­le­gio, me gus­ta­ba mu­cho la quí­mi­ca, la fí­si­ca, la ma­te­má­ti­ca. Creo que voy a es­tar en lo mío”, cuen­ta.

So­bre el tiem­po que ten­drá pa­ra es­tu­diar, se­ña­ló: “Aho­ra es­tá un po­co com­pli­ca­do, por­que ten­go tur­nos ro­ta­ti­vos, pe­ro pa­ra co­men­zar a cur­sar, des­pués de es­tos exá­me­nes, voy a pe­dir un tur­no noc­tur­no, ya lo es­tu­ve ha­blan­do. Mi idea es via­jar de no­che y es­tu­diar de día”.

Le­cum­berry co­men­tó: “Me que­dé con ga­nas de es­tu­diar. Más que por un tí­tu­lo, voy a em­pe­zar en bus­ca de un lo­gro per­so­nal. Y si lo­gro el tí­tu­lo pien­so po­ner­lo a dis­po­si­ción de la gen­te. Si se da la opor­tu­ni­dad, ten­go la ilu­sión de po­der de­di­car­me a la pro­fe­sión. La ca­rre­ra es de seis años. Sé que se me va a alar­gar. Su­pon­go que en diez años me ten­go que re­ci­bir”.

“Me ca­sé jo­ven. Esa fue una de las cau­sas por las que no pu­de es­tu­diar. El más gran­de de mis hi­jos me apo­ya mu­cho, es­tá en ter­cer año de Abo­ga­cía”.


La necesidad de ser enfermera profesional


No­ra For­tu­na (48) es­tá tra­ba­jan­do co­mo en­fer­me­ra des­de el '96 y di­ce que quie­re “apren­der más y lo­grar un ni­vel pro­fe­sio­nal”. Con­tó: “De­jé el ter­cer año del se­cun­da­rio. Y de­ci­dí co­men­zar la Uni­ver­si­dad, por­que tra­ba­jan­do me doy cuen­ta que me fal­ta ca­pa­ci­ta­ción pa­ra es­tar a la al­tu­ra de un pro­fe­sio­nal”.

“Yo tra­ba­ja­ba en una clí­ni­ca ge­riá­tri­ca y es co­mo que te anu­lás co­mo en­fer­me­ra. Aho­ra es­toy en el Sa­na­to­rio Pri­va­do y es mu­cho más lo que te­nés pa­ra apren­der. Me las voy a arre­glar pa­ra tra­ba­jar y es­tu­diar. No ten­go hi­jos chi­cos. Ten­go una hi­ja que es­tá es­tu­dian­do pa­ra con­ta­do­ra pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad, de 21 años”, agre­gó es­ta mu­jer que vi­ve en el ba­rrio Al­ber­di y de­be via­jar una ho­ra diez pa­ra lle­gar en co­lec­ti­vo al cam­pus.

Y si­guió: “En el sa­na­to­rio me van a ir aco­mo­dan­do los ho­ra­rios. Igual, no es fá­cil, por­
que  tra­ba­jo a ve­ces 8 ho­ras, otras 16, de­pen­de. Igual voy a ha­cer­lo, por­que me en­can­ta”.