Cartas de lectores

Agra­de­ci­mien­to

Se­ñor di­rec­tor:
En nom­bre de las fa­mi­lias de los tra­ba­ja­do­res que via­ja­ron a la lin­da lo­ca­li­dad de La Cum­bre el día 16 de mar­zo, qui­sie­ra agra­de­cer al com­pa­ñe­ro se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ri­car­do Ca­mar­go, y co­mi­sión eje­cu­ti­va, y a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral a ni­vel na­cio­nal, com­pa­ñe­ro Ge­rar­do Mar­tí­nez, por brin­dar­nos hos­pe­da­je to­tal­men­te gra­tis. De no ser así a los tra­ba­ja­do­res nos se­ría im­po­si­ble lle­var a nues­tras fa­mi­lias a las her­mo­sas ins­ta­la­cio­nes con las que cuen­ta el Ho­tel Pa­la­ce de La Cum­bre.
Re­co­no­ce­mos el tra­ba­jo de la co­mi­sión de Río Cuar­to en la ela­bo­ra­ción del tra­di­cio­nal via­je que ca­da año rea­li­za la sec­cio­nal pa­ra 100 per­so­nas, co­mo así tam­bién los tra­di­cio­na­les re­ga­los que ca­da año se sor­tean pa­ra las fa­mi­lias de los tra­ba­ja­do­res. He­mos dis­fru­ta­do con nues­tra fa­mi­lia de dos no­ches y tres días pla­cen­te­ros, en lu­ga­res tu­rís­ti­cos co­mo el Cris­to Re­den­tor de La Cum­bre, el par­que Los Co­cos, el Za­pa­to y Ca­pi­lla del Mon­te.
Sin­ce­ra­men­te no exis­ten pa­la­bras pa­ra agra­de­cer es­te via­je de pla­cer, so­la­men­te po­de­mos dar a co­no­cer nues­tra vi­ven­cia a la so­cie­dad, in­vi­tán­do­los a par­ti­ci­par en to­da ac­ti­vi­dad gre­mial y apo­yar a quie­nes dig­na­men­te nos re­pre­sen­tan pa­ra lo­grar ob­je­ti­vos co­mo lo son las vi­vien­das pa­ra los tra­ba­ja­do­res, que des­pués de 27 años de ges­tión se en­cuen­tran en eje­cu­ción. El pri­mer ba­rrio pa­ra los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción lle­va­rá el nom­bre de Ba­rrio 22 de Abril.
Agra­de­ce­mos a la UO­CRA por no ol­vi­dar­se de las fa­mi­lias de los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción.

Ro­ber­to Ro­drí­guez
DNI 13.949.636



Blan­choud

Se­ñor di­rec­tor:
Días pa­sa­dos, tu­ve el ho­nor de ser re­ci­bi­do por mon­se­ñor Moi­sés Ju­lio Blan­choud, ex obis­po de la ciu­dad de Río Cuar­to por 24 años y ar­zo­bis­po emé­ri­to de Sal­ta, en la ciu­dad de San­ta Fe, don­de ac­tual­men­te re­si­de.
En el ex­ten­so diá­lo­go que com­par­ti­mos, me na­rró su in­fan­cia y los co­mien­zos de su sa­cer­do­cio. En dis­tin­tos mo­men­tos de es­ta ame­na char­la, no­té con gran ad­mi­ra­ción la can­ti­dad de gen­te que lo ve­nía a sa­lu­dar y con­sul­tar, no so­la­men­te fie­les si­no tam­bién sa­cer­do­tes.
Me co­men­tó que lle­va un re­gis­tro dia­rio de to­das las mi­sas que ofi­ció des­de su or­de­na­ción has­ta la ac­tua­li­dad, que son 32.675. Tam­bién de su en­cuen­tro con su San­ti­dad Juan Pa­blo II, a quien tu­vo el ho­nor de re­ci­bir y aten­der en el Ar­zo­bis­pa­do de Sal­ta, don­de se hos­pe­dó y pa­só la no­che, vi­ven­cia que nun­ca ha ol­vi­da­do.
Rea­li­zó dos via­jes a Tie­rra San­ta, par­ti­ci­pó del Con­ci­lio Va­ti­ca­no des­de 1962 a 1965. Me mos­tró con or­gu­llo fo­tos de los re­co­no­ci­mien­tos en las pro­vin­cias de San­ta Fe y Sal­ta, don­de fue de­cla­ra­do ciu­da­da­no ilus­tre y tu­vo va­rios re­co­no­ci­mien­tos más.
Me ma­ni­fes­tó que siem­pre tie­ne pre­sen­tes y nun­ca ol­vi­da­rá los años pas­to­ra­les que Dios le brin­dó en la ciu­dad de Río Cuar­to.
Mon­se­ñor Moi­sés Ju­lio Blan­choud fue el pro­pul­sor, jun­to al pa­dre Ge­nia­le Sil­vi, de la crea­ción y fun­da­ción del Cot­to­len­go Don Orio­ne, obra que en la ac­tua­li­dad es un or­gu­llo pa­ra la ciu­dad de Río Cuar­to.
No so­la­men­te el Cot­to­len­go tu­vo su apo­yo y co­la­bo­ra­ción cuan­do es­tu­vo de obis­po en es­ta ciu­dad, si­no in­nu­me­ra­bles obras que hoy es­tán en pie.
Real­men­te me en­con­tré con un hom­bre de 89 años, con mu­cha sen­ci­llez, muy lú­ci­do y lo más im­por­tan­te, con una gran sa­bi­du­ría.
An­tes de des­pe­dir­me me en­tre­gó un men­sa­je pa­ra los ha­bi­tan­tes de Río Cuar­to y la zo­na que abar­ca nues­tra Dió­ce­sis.
“Si­go re­cor­dan­do con gra­ti­tud al Se­ñor y a la Vir­gen, 24 años de ser­vi­cio epis­co­pal en Río Cuar­to, con sus au­to­ri­da­des, ins­ti­tu­cio­nes, co­mu­ni­da­des y pue­blo. Me sien­to fe­liz de ha­ber en­tre­ga­do es­tos años de mi vi­da pa­ra glo­ria de Dios, sir­vien­do a los her­ma­nos con el Após­tol San Pe­dro les di­go: “No ten­go oro ni pla­ta, pe­ro les doy lo que ten­go, una gran ben­di­ción de par­te de Dios y de la Vir­gen San­tí­si­ma”.
Ac­tual­men­te mon­se­ñor Blan­choud atien­de y vi­ve en la Ca­pe­lla­nía "Car­me­lo de San Jo­sé y San­ta Te­re­sa" del Con­ven­to de Re­li­gio­sas de Clau­su­ra Car­me­li­tas Des­cal­zas de la ciu­dad de San­ta Fe.
Me des­pe­dí pen­san­do que fue re­co­no­ci­do en la pro­vin­cia de Sal­ta y la pro­vin­cia de San­ta Fe. ¿Y en Río Cuar­to pa­ra cuán­do? ¿Una vez fa­lle­ci­do? Los ho­me­na­jes y re­co­no­ci­mien­tos se ha­cen en vi­da.
Des­de aquel his­tó­ri­co año de 1970, cuan­do se fun­dó el Cot­to­len­go, los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res y co­la­bo­ra­do­res de es­ta obra, co­mo el pa­dre Ge­nia­le Sil­vi (fun­da­dor y di­rec­tor), la se­ño­ra Lu­cía Plac­ci de Zor­zín (se­cre­ta­ria de Ac­tas e in­can­sa­ble co­la­bo­ra­do­ra), mon­se­ñor Héc­tor Isi­dro Pe­rey­ra (gran co­la­bo­ra­dor), Os­car “Po­ro­to” Fic­co (en­tu­sias­ta de­fen­sor y co­la­bo­ra­dor), ya fue­ron re­co­no­ci­dos por la so­cie­dad y las au­to­ri­da­des. Fal­ta un es­la­bón im­por­tan­te, por­que sin el con­sen­ti­mien­to de mon­se­ñor Moi­sés Ju­lio Blan­choud, es­ta obra no ha­bría si­do po­si­ble.
Por eso pi­do a las ac­tua­les au­to­ri­da­des o las que ven­drán, in­ten­den­te, con­ce­ja­les, que se co­mien­ce el pro­ce­so de re­co­no­cer en vi­da la tra­yec­to­ria de un sa­cer­do­te que se brin­dó y lu­chó por nues­tra ciu­dad. Y que se le otor­gue el ga­lar­dón de ciu­da­da­no ilus­tre.

Eduar­do M. Ty­rrell
DNI 14.624.528



Nombres

Se­ñor di­rec­tor:
Hay nom­bres im­po­si­bles. ¿Al­guien se ima­gi­na una clí­ni­ca psi­co­ló­gi­ca lla­ma­da "El fus­ta­zo"? ¿O Ca­sa de Cam­bio "Ga­to por lie­bre"? Tam­bién se­ría des­ca­be­lla­da la Ve­te­ri­na­ria "Co­ne­jos asa­dos". O la Es­cue­la Pia­ge­tia­na "Con san­gre en­tra".
Los nom­bres an­te­rio­res rom­pen los ojos pues se opo­nen a las ex­pec­ta­ti­vas. Es lo que su­ce­de­ría si la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria de lo que de­be­ría ser ser­vi­cio fe­rro­via­rio se lla­ma­ra Tre­nes Ba­jo Aban­do­no (TBA) en lu­gar de Tre­nes de Bue­nos Ai­res.

Al­ber­to Fe­rrey­ra
DNI 24.521.226