Por Marcelo Irastorza
Tras la finalización del Mundial, empieza una semana clave para el gobierno de Mauricio Macri. En medio de la crisis, se viene ahora la discusión por el Presupuesto 2019. En ese sentido, el Presidente les pidió a los gobernadores un proyecto de gastos y recursos “ordenado”. La discusión del presupuesto es vital para el gobierno nacional porque se trata de una herramienta fundamental para poder desarrollar políticas de gestión. Macri quiere bajar el déficit fiscal tal cual se comprometió ante el FMI. El objetivo es llegar al 1,3 el año próximo. El primer mandatario avanza hacia esa dirección aún a riesgo de que peligre su reelección presidencial. Y para ello necesita el respaldo de los mandatarios provinciales. Juan Schiaretti, por ejemplo, considera que el gobierno nacional tiene que tener su presupuesto. Pero pone condiciones. Por un lado, el gobernador cordobés coincide con la meta de bajar el déficit fiscal pero sostiene que los sacrificios deben ser “equitativos” y que se proteja a los sectores más vulnerables. Por el otro, pide que se traspasen Aysa, Edenor y Edesur a la Capital Federal y a la provincia de Buenos Aires porque afirma que la Nación no puede seguir financiando servicios y subsidios a dichos distritos. La confección del presupuesto nacional también interesa a Schiaretti en virtud de los aportes que pueden venir de la administración central, sobre todo los concernientes a las obras públicas. Es que el mandatario provincial está convencido de que su reelección dependerá de la mayor cantidad de cortes de cintas que haga de acá hasta las elecciones provinciales. En su paso por Córdoba, la diputada Elisa Carrió lo apuró: “Si no apoya el Presupuesto 2019, Córdoba no tendrá obras”. Schiaretti evitó polemizar con “Lilita”. Pero Alejandra Vigo, la esposa del gobernador, le salió al cruce: “Vino a chantajear a los cordobeses”. En esos días, el mandatario provincial inauguró obras de gas natural. Se trata de frentes vinculados con los gasoductos troncales, una obra emblemática para el gobierno cordobés. A tal punto que Schiaretti la compara con la llegada del ferrocarril en el sentido de que significará progreso para las localidades de la provincia. En la ocasión, el gobernador ratificó que las obras están garantizadas pese a la crítica situación actual. A manera de ejemplo, en Río Cuarto están en pleno avance el nuevo puente sobre el río Cuarto, la pavimentación de la Costanera Sur y la nueva Planta Cloacal, que es financiada también por el gobierno nacional. Además, se anunciaron fondos para los municipios para hacer redes de agua y pavimento por 1.300 millones de pesos. El mandatario cordobés le pone fichas a la obra pública porque de ella dependerá su futuro político de cara al 2019.

Schiaretti será parte de la convocatoria que hizo Macri en torno del presupuesto y tendrá un rol clave en la negociación. En la Casa Rosada esperan que se comporte como un aliado.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas