Por Marcelo Irastorza
Una versión que por los tiempos que se viven no es descabellada empezó a sonar fuerte por estos días: Mauricio Macri podría adelantar las elecciones presidenciales para ganarle a la crisis y no seguir perdiendo confianza en el electorado. Si ello fuera así, la medida generaría un fuerte impacto en el tablero político nacional de cara al 2019, puesto que hay gobernadores que no quieren pegar sus comicios a los nacionales. Y a su vez jefes comunales que quieren separar sus elecciones de las provinciales. Los efectos recesivos se están empezando a sentir con fuerza y cada vez serán más pronunciados. Y esto acrecienta el descontento social que se percibe en cada rincón del país. En el Gobierno saben a la perfección que las variables económicas se disparon a gusto y piacere golpeando fuertemente en el bolsillo de la gente. Además, el ajuste se empezó a sentir en las fábricas militares, como las de Villa y María y Río Tercero, con 42 y 59 operarios despedidos, lo que acentúa el nivel de conflictividad social. La idea de anticipar las elecciones surgió en el Congreso de la Nación como una posibilidad a tener en cuenta si las cosas no mejoran de ahora en más. Ahora bien, esa decisión depende del Poder Ejecutivo Nacional, que la tiene que materializar a través de un decreto. Ese resorte legal está previsto en la Constitución Nacional. ¿Apelará a dicho recurso el Presidente? Es que la “tormenta” de la que tanto se habla en la Casa Rosada no pasa y cada vez se complejiza la gravedad de la situación económica. El temor es que la economía explote y se produzca un descalabro tal que repercuta irremediablemente en el orden institucional.

Como felinos buscando a su presa, los peronistas están el acecho por si se llega a precipitar el adelanto del poder. Exfuncionarios y legisladores del Partido Justicialista consideran que si la situación no da para más hay que buscar un presidente de transición y que la persona que reúne las condiciones para llevar a cabo ese rol es el senador Miguel Pichetto. “Tenemos que evaluar la posibilidad de que un patriota nuestro se haga cargo de la Patria ante este desorden”, propuso el kirchnerista Guillermo Moreno y añadió: “Ojalá Pichetto encabece el gobierno de transición”. “¿Vos pensás que si Pichetto se hace cargo Cristina (Kirchner) no lo va a apoyar? No tengas dudas”, sostuvo convencido y agregó: “Una alternativa para resolver esta situación es un gobierno de transición y espero que la salida sea institucional”. Candidatos son los que sobran. El expresidente Eduardo Duhalde impulsa a Roberto Lavagna destacando que fue el ministro de Economía que sacó al país de la crisis del 2001. Pero también se mencionan a Sergio Massa y a Juan Manuel Urtubey, que no puede repetir como gobernador en Salta. Sin embargo, hay peronistas que creen que el hombre indicado para este momento histórico del país es Juan Schiaretti. “Córdoba es una de las provincias mejor administradas y que busca el desarrollo armónico de todas sus regiones. Por eso creo que el país merece estar conducido por un hombre como Juan Schiaretti”, tuiteó Carlos Alesandri.

Pero para Schiaretti la meta sigue siendo la Provincia, en tanto que la Liga Nacional le está reservada a José Manuel de la Sota que, ahora con look barbado, se propone para ser presidente. Mientras tanto Ramón Mestre recorre la provincia y reclama ante cuanta tribuna se le presenta fondos coparticipables, en un adelanto de lo que será la puja por el 2019.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas