Por Marcelo Irastorza
José Manuel de la Sota sorprendió reuniéndose con Máximo Kirchner de cara a las elecciones presidenciales del 2019. Pero en la misma semana Juan Schiaretti se mostró en Pasco junto al kirchnerista Eduardo Accastello. De la Sota sabe que sin los votos de Cristina Kirchner es muy difícil que el PJ vuelva al poder. Y Schiaretti también percibe que si los K cordobeses van con fórmula propia se esfuman las chances de ser reelegido como gobernador. Dicen que De la Sota quería tener un encuentro con Cristina. Pero ésta lo derivó con su hijo, quien es su operador político, porque ella por ahora no quiere tener exposición pública. Schiaretti ya ha reclutado kirchneristas para sus huestes. Por ejemplo, los casos de Ricardo Vissani y Nora Bedano. De la Sota también empezó a tener contactos con kirchneristas, como con la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, clave para todo político que quiere ser presidente en el armado electoral del Conurbano Bonaerense. Schiaretti estaba distanciado de Accastello pero las necesidades políticas de uno y de otro han hecho que existiera un acercamiento entre ambos. En ese sentido, trascendió que Accastello podría integrar la lista de candidatos a diputados nacionales de Unión por Córdoba. De esta forma, Martín Gill no tendría inconvenientes en repetir como intendente de Villa María. De la Sota ya le dijo a Schiaretti que quiere ser candidato a presidente. Con esto queda el camino allanado para que el gobernador busque su reelección. Por estos días, se formó la denominada “Peña De la Sota Presidente”, impulsada por los dirigentes Franco Miranda y Edgar Bruno. Los delasotistas están esperando que el exmandatario “largue” con su carrera presidencial. Hasta el intendente Juan Manuel Llamosas se pronunció al respecto: “Tiene todas las condiciones para ser presidente”. De la Sota aspira a conducir el país por sólo cuatro años para hacer las reformas de fondo que se necesitan. El exgobernador es crítico de la gestión de Mauricio Macri y no ve con buenos ojos que Schiaretti, su socio político, esté “muy pegado” al Presidente. Pero al mandatario provincial no le será fácil alistar al kirchnerismo para los cuarteles de Unión por Córdoba. En ocasión de la visita del diputado K Agustín Rossi a Río Cuarto, el legislador Franco Saillén advirtió: “Si Schiaretti sigue con Macri no puede haber unidad”. El PJ ya está preparando su estrategia electoral y Cambiemos no se quiere quedar atrás. Recientemente se difundió por las redes una foto en la que se muestran juntos Ramón Mestre, Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez en el marco de un timbreo. De esta forma, los cuatro precandidatos a gobernador dieron una señal de unidad aliancista al presidente Macri.

¿Quién de los cuatro será el bendecido para enfrentar a Schiaretti? Todavía no se sabe. Pero por ahora Mestre se perfila como el principal opositor al gobernador. El 2019 dirá.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas