· · Crédito: Puntal Villa María
Trulalá está cumpliendo 33 años. Y por su trabajo en la formación de cantantes ha recibido el apodo de “la universidad del cuarteto”. Al punto que, como académicos del tunga-tunga, una buena parte del grupo asistió a la conferencia. Sus tres cantantes (César Palavecino, “Toro” Corvalán y “Tyago” Griffo), el guitarrista Juan Quevedo y el percusionista “Mauri” Cánova.

La primera pregunta fue la sensación de volver al festival.

Mauri: -Volver a este escenario es siempre maravilloso. Y es un orgullo que nos sigan invitando. Nos parece tener 50 años en vez de 33…

La segunda fue para “Tyago”, el hijo de Gladys, La Bomba Tucumana. Si su participación en el “Bailando” fue positivo para el grupo. 

“La verdad es que el grupo no necesita publicidad porque trabajamos todo el año. Pero se me presentó la oportunidad en el Reality de Marcelo y lo hablé con los muchachos. Ellos me apoyaron y fui. Creo que mi participación ayudó a la visibilización”.

La última pregunta: ¿cuál es el secreto para renovarse constantemente?

Mauri: -Esa es la esencia de Trula. Muchos cantantes salieron de acá, y hay muchas canciones que no hicimos porque esta noche ellos las tocaron antes. Los cantantes pasan pero las canciones se quedan en Trula para siempre.



Megatrack



Por su parte, la banda conformada por Hugo Dante y Marcos Bainotti, ex vocalistas de “La Mona” Jiménez, abrió la noche del cuarteto en el Anfi. Fue la primera vez del grupo en las Peñas y así lo vivieron.

“Siempre nos gustaron los desafíos, y  este escenario maravilloso no nos pesó –comentó Marcos- Imagináte que  éramos los que rompíamos en hielo en los bailes de “La Mona”… 

-Marcos ¿Sos más letrista que cantante?

-Son dos carreras paralelas. Pero si me das a elegir, me quedo con el escenario. El día que me retire, no tengo dudas que compondré.

-¿Cuál es el estado actual del cuarteto? 

-Marcos: Creo que está en un momento inmejorable porque se volvió a tocar cuarteto característico con acordeón y violín. Y eso demuestra que este es un género no sólo para bailar sino también para escuchar. Las letras son cada vez más importantes. Y hoy el cuarteto da cuenta de la realidad social como ningún otro género en Córdoba. 



Iván Wielikosielek

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas