· · Crédito:
Con los datos precisos, los delincuentes barretearon una puerta para ingresar al lugar donde había 60 mil dólares y armas. Estuvieron unas dos horas en la casa. Realizaron nuevos allanamientos
Con los datos precisos aportados por el médico y con la llave para ingresar a la lujosa vivienda del country San Esteban, los delincuentes violentaron una caja fuerte para sustraer unos 60 mil dólares y seis armas de grueso calibre, entre otros elementos.

Para los investigadores, el conocimiento del lugar por parte del médico Rodolfo Balerdi, de 49 años, fue clave, ya que era permanente la visita del profesional y su pareja al matrimonio de Cristian Barrotto, al margen de vivir a menos cien metros.

Los delincuentes tenían en su poder toda la información para desplazarse con tranquilidad en el interior de la casa, tras franquear la entrada sin generar violencia porque utilizaron la llave que la mujer de Barrotto le había dejado a su íntima amiga, la pareja del médico acusado de su participación en el cuantioso robo.

En el interior de la vivienda, los dos jóvenes anularon un sistema de seguridad y barretearon una puerta de ingreso al sótano, ya que tenía un sistema especial que permitía la entrada únicamente matrimonio damnificado con sus huellas dactilares.

En el subsuelo los delincuentes abrieron la caja fuerte para apoderarse de los dólares, un reloj y varias joyas. A metros del lugar estaban las cinco armas de puño y una carabina.

Esta tarea no les demandó más de dos horas, según delatan las cámaras de seguridad del vecino de Barrotto y del ingreso al complejo privado ubicado en el oeste de la ciudad, camino a Achiras.

El hecho se cometió el pasado 17 de julio cuando el matrimonio damnificado se encontraba de viaje en el exterior. 

Una fuente indicó que Balerdi tenía conocimiento de que en el lugar donde estaba la caja fuerte no se activaba la alarma.

La denuncia sobre el robo fue realizada por la empleada doméstica de Barrotto, mientras que cuando regresaron al país ampliaron la denuncia con el aporte de otros datos.

Tras la denuncia, se inició la investigación con la incorporación de elementos clave en el proceso como una cámara ubicada en la casa de un vecino del damnificado, por la cual se verificó que Balerdi trasladó en su automóvil a los autores del robo, los dejó y al cabo de unos 120 minutos regresó para buscarlos y salir del predio con el jugoso botín.

Ante las pruebas concretas, el fiscal Javier Di Santo imputó al médico del delito de “robo calificado en grado de partícipe necesario”.



En Tribunales



En los próximos días, el profesional, especialista en imágenes, será indagada por Di Santo.

En el marco de la investigación, en las últimas horas se realizaron varios allanamientos en distintos puntos de la ciudad, con el objetivo de encontrar algunos de los elementos sustraídos. Uno de los lugares requisados fue la vivienda de Balerdi, ubicada a cien metros de la de los damnificados.

Los cómplices del médico estarían identificados, aunque faltarían algunos elementos para disponer su imputación.

Balerdi se encuentra en libertad, porque desde el Ministerio Público Fiscal entienden que no hay peligro de entorpecimiento de la investigación y tampoco de fuga. El delito que se le acusa contempla una pena de entre 3 y 10 años de cárcel.

 Hasta el momento, en los allanamientos no se pudo dar con el dinero sustraído y con las armas de grueso calibre, que por las características que tienen están valuadas en más de 300 mil pesos.

En el country se han registrado algunos casos de inseguridad, por lo que muchos vecinos sospechan del implicado en el robo a la vivienda de Barrotto.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas