El ingeniero Aldo Rudi, reconocido experto forestal,  expresó su beneplácito por la sanción de la ley provincial que establece que en 10 años los campos productivos deberán tener al menos un 2% de su superficie forestada. 
“Tenemos 3.600.000 hectáreas de sierra en una región donde los días más largos del año coinciden con la época de lluvia. Además, las sierras están cubiertas de pastizales naturales y no hay un bosque nativo que pudiera ser afectado por la plantación de álamos o pinos, que son las especies comercialmente más favorables”, afirmó, para añadir esto se puede extender al llano porque en todo campo hay superficies no destinadas a la agricultura, como bajos, médanos, cascos, etc.

En diálogo con el periodista Jorge Vicario y el doctor Carlos Peñafort (técnico CREA), Rudi dijo que la forestación es una actividad totalmente compatible con la producción agropecuaria y que, de hecho, existen muchos procesos agroforestales exitosos, como la ganadería silvopastoril, bajo el monte. “Además, el productor agropecuario ya es un empresario con el respaldo económico y la maquinaria necesaria para llevar adelante un plan de desarrollo de esta naturaleza.

“Además, la producción agropecuaria tiene ‘baches’ temporales de varios meses en los que empleados y maquinaria pueden dedicarse a la cosecha forestal y a la comercialización o acopio de lo producido, para luego continuar con sus actividades habituales”.

El Plan Provincial Agroforestal espera alcanzar las 250 mil hectáreas forestadas en campos de llanura en los próximos 10 años.

 

 

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas