Los municipios buscan alternativas al pago del bono de fin de año - | puntal.com.ar
La mayoría de las intendencias aseguran que no pueden afrontar una erogación extra y priorizan la liquidación de sueldos y aguinaldos. Otras entregarán mercadería. Sólo anunciaron un adicional Huinca Renancó, La Carlota y Alcira Gigena
Con escasos recursos y ante la obligación de afrontar en el corriente mes el pago de medio aguinaldo y sueldos, las gestiones municipales de la región ven lejana la posibilidad de afrontar el pago de un bono de fin de año. Mientras algunos intendentes ya descartaron esta posibilidad, otros optan por ofrecer un porcentaje a cuenta de futuros aumentos y hay quienes otorgarán un monto en cuotas que se extenderán hasta febrero y marzo del año que viene.

Desde los gremios insisten en la necesidad de un aporte extra para los trabajadores y fundamentan su  reclamo en que los salarios han quedado desfasados en relación a la inflación, aun con los incrementos pactados a principios y mediados del corriente año.

Para las comunas, la situación resulta aún más complicada y, salvo que obtengan una ayuda extra de la Provincia, dan por descartada cualquier posibilidad de efectivizar el bono.

De las consultas realizadas por Puntal a los intendentes, la mayoría señaló que la prioridad es abonar sueldos y aguinaldos y que evalúan alternativas al bono, como  generar acuerdos con los gremios para algún incremento salarial, o bien otorgar mercadería en lugar de dinero.

“Estamos con los números justos y no podemos prometer lo que no vamos a cumplir”, sostuvo el intendente de Laboulaye, César Abdala. “No vamos a dar bono extra, ni aporte navideño, nada de eso. Solamente nos vamos a manejar con un porcentaje que estamos negociando con el gremio de los aumentos correspondientes, y queda abierta la paritaria para el año que viene porque no podemos complementar la inflación del 45% anual. Entonces, de acuerdo a nuestras posibilidades, daremos un aumento”. Además, aseguró: “No vamos a empeñar la Municipalidad para aumentar sueldos o dar bonos”.

Por su parte, el secretario de Hacienda de la Municipalidad de Vicuña Mackenna, Agustín Peroni, sostuvo que por estos días la prioridad es obtener los recursos para pagar los aguinaldos. “Estamos analizando un pedido del gremio por un bono de entre $ 4 mil y $ 5 mil, pero no hay nada decidido. Recién lo definiremos más adelante”.

En la Municipalidad de Bulnes, que por sus dimensiones se encuadra dentro de las administraciones chicas, el intendente Martín Toselli decidió que el aporte para este fin de año será en mercadería para los trabajadores.

Indicó que en lo que va del año se dio un aumento acumulado de más del 35%. “La idea es que el bono navideño lo traslademos a una canasta que va a estar cerca de los $ 500 a $ 1.000”, precisó a Puntal.

Las administraciones municipales de Holmberg, Las Vertientes y Sampacho descartaron de plano el pago de un bono, y en la última localidad analizan la entrega de algún bolsón de mercadería. 

En el caso de las comunas de Suco y Chaján, tampoco abonarán ese monto adicional.



En cuotas



Son escasos los municipios que se animaron a afrontar el pago del bono, pero lo harán en cuotas.

Es el caso de Huinca Renancó, donde el intendente Oscar Saliba acordó con el gremio municipal otorgar $ 5.000 no remunerativos y en tres cuotas. En cuanto a la forma de liquidación se precisó que $ 1.500 serán abonados con los haberes de noviembre, en tanto que con los de diciembre se liquidarán $ 2.000, para completar el monto con los restantes $ 1.500 a pagar con los haberes de enero de 2019.

La Carlota también definió un aporte en concepto de bono de fin de año dividido en dos cuotas, la primera de $1.000, y otro monto similar en el primer semestre de 2019.

En tanto, Fernando Gramaglia, intendente de Alcira Gigena, anunció el otorgamiento de $ 4.000 a los trabajadores. Dicho monto fue acordado con el gremio Ate y será abonado la mitad en el corriente mes y el 50% restante en febrero. En cuanto al pago del aguinaldo, dijo el mandatario que se está haciendo un gran esfuerzo para cumplir en tiempo y forma.

En medio de estas obligaciones impostergables que deben afrontar los municipios, también son la barrera de contención en lo que a demanda social se refiere y que para fin de año siempre se incrementa. En este aspecto, los intendentes consultados coincidieron en que son cada vez más las personas que acuden a pedir ayuda, ya sea mercadería o medicamentos, y que los costos para afrontarlo también se incrementaron,  lo cual supone mayores erogaciones a las ya ajustadas finanzas comunales.



Patricia Rossia.  Redacción Puntal

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas