Fue el testimonio de Angie Monzón, dueña de la vivienda que fue completamente consumida por el fuego. La mujer habitaba el lugar con sus dos pequeñas de 2 y 4 años
Una familia de General Cabrera, integrada por una mamá y sus dos pequeñas hijas, perdió todas su pertenencias e incluso su hogar, tras el incendio de su casa ubicada en la calle Salta 853 de la localidad. El siniestro se produjo en la madrugada de ayer, y el lugar quedó completamente inhabitable, según la palabras de los bomberos que trabajaron arduamente para poder sofocar las llamas.

“Nos quedamos con lo puesto”, contó a Puntal Angie Monzón, dueña de la vivienda afectada. La mujer de 23 años habitaba el lugar con sus dos hijas de 2 y 4 años.

“Yo en ese momento no estaba en la vivienda, estaba a dos cuadras, cuando llegué, vi que mi casa se estaba prendiendo fuego. No sé qué pasó porque yo hace más de tres meses que estoy sin luz porque no tenía dinero para pagar la boleta. Me quedé sin plata después de que pagué lo necesario para alquilar la casa”, sostuvo. 

La joven mamá no tiene empleo y solventa los gastos básicos sólo con lo que el papá de sus niñas le aporta mensualmente, por lo que advirtió que es imposible ahora poder conseguir un nuevo sitio para vivir. “Cuando apagaron el fuego, intenté ver si podía recuperar algo pero no quedó nada; todo se quemó, la ropa, los muebles. Y en la casa me dijeron que no se puede vivir más porque hay peligro de que se caiga todo”, expresó.

Tras el siniestro, los bomberos voluntarios examinaron las instalaciones y determinaron que había un alto porcentaje de la vivienda quemada, por lo que “quedó completamente inhabitable”, con riesgo de derrumbe.

Angie expresó que lo primordial es conseguir un sitio donde habitar con sus niñas, ya que provisoriamente está en la casa de un familiar. “Nunca pensé que me iba a pasar esto, y en este momento no tengo la plata suficiente para entrar a un departamento y alquilar. Sólo necesito algo aunque sea para estos meses, hasta que pueda acomodarme”, indicó.

Sobre las causas que podrían haber generado el siniestro, expuso: “No sé qué puede haber pasado porque yo no había dejado nada prendido. Hacía del mediodía que no estaba en la casa”. Si bien no descartó que el incendio pudiera haber sido provocado, insistió: “Yo no tengo enemigos ni nada, me llevo muy bien con los vecinos”.



Solidaridad



En tanto, destacó la acción solidaria de muchos ciudadanos de General Cabrera que comenzaron a acercarse con donaciones, luego de conocer la noticia a través de los medios locales. “La gente ya me está ayudando, muchos se enteraron por las radios de acá y por suerte me están dando una mano. Me trajeron muchas cosas para mis hijas, ya conseguí una cama y colchón”, sostuvo.

Asimismo, relató con alegría que también -al difundirse su situación- le ofrecieron un empleo para poder sacar adelante a su familia. “Hoy (por ayer) me escribió una chica para decirme que tenía un trabajo para mí, así que sólo me queda ir a la entrevista para ver si quedo”, dijo.

Las colaboraciones pueden acercarse al domicilio ubicado en Laprida 621, donde provisoriamente se está hospedando la familia Monzón. 



Luciana Panella.  Redacción Puntal

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas