Por orden de la Fiscalía de La Carlota se están tomando declaraciones entre los afectados. En tanto, el área de Fiscalización de Agricultura informó que hay una persona imputada por contravención a la ley
Canals.-  Mientras la cifra de afectados por el brote de triquinosis continúa en crecimiento y acumula hasta ayer 232 casos, el fiscal Daniel Vaudagna, de La Carlota, dispuso actuar de oficio y a través de la comisaría de Canals ya se tomaron un centenar de declaraciones a vecinos a los fines de dar con el responsable de la contaminación.

Paralelamente, el área de Fiscalización y Control del Ministerio de Agricultura de la Provincia inició un expediente a un comerciante de Canals por “contravención a la ley provincial N° 6974”, que refiere al faenamiento e industrialización de carnes. En este caso la persona investigada habría faenado por fuera del circuito legal con ánimo de lucro, y depositado en comercios de la localidad.

Ayer, nuevamente se hicieron presentes en Canals la epidemióloga Laura López, del Ministerio de Salud de la Provincia; Mariano Heavy, jefe del área de Fiscalización y Control del Ministerio de Agricultura; y por el Senasa los técnicos Marcelo Estario, Pablo Ydiart y Nicolás Foglia. Una vez más se recorrieron carnicerías y establecimientos de cría, a los fines de verificar que la mercadería existente constara con sellos y etiquetaciones.

Al finalizar la jornada de trabajo, se realizó una conferencia de prensa en la que la epidemióloga Laura López  confirmó que son 232 los casos declarados. Al tiempo que dijo que ya tienen la notificación del que sería el primer caso de triquinosis declarado en Canals.

“Nos han notificado un caso que sería el primero que se habría dado en la localidad. Y esto es importante porque nos hace volver hacia atrás para ver desde cuándo el alimento contaminado está en circulación. De acuerdo a los datos que recibimos se trata de un alimento comprado en la primera quincena de junio y eso hace que debamos ampliar la investigación y revisar historias clínicas”, detalló López.

Cabe recordar que la mayoría de los pacientes que llegaron a consulta refirieron haber ingerido chacinados o embutidos de cerdo adquiridos en comercios de Canals. Aun con este dato, la epidemióloga insistió en que se sigue trabajando para dar concretamente con el origen de la contaminación. 

Y advirtió que aunque ya hubo un pico del brote, los casos seguirán en aumento,

Por su parte, el jefe de Fiscalización del Ministerio de Agricultura, Mariano Heavy, detalló sobre los procedimientos que ayer volvieron a realizarse juntamente con personal del Senasa.  

Y confirmó que se procedió a notificar a un comerciante de la localidad de Canals, a quien se lo imputó de haber cometido una contravención tras comercializar carne porcina que no provenía de frigorífico, sino de faena ilegal. “Como es costumbre se inicia un sumario administrativo y se da derecho a réplica. Y posteriormente se aplicará una sanción punitoria”, sostuvo Heavy.

El jefe de Fiscalización también informó que en la localidad de Monte Maíz y, tras inspecciones, se detectaron mercadería y carne sin rotulación en tres carnicerías, por lo que se procedió también con las actuaciones pertinentes.

Desde el Senasa, por otro lado, indicaron que tras los procedimientos en algunos establecimientos que detectaron cría de cerdos no declarada, se procedió a inhibir el movimiento de los animales y, en algunos casos, se ordenó examinar faenas controladas para determinar la existencia del parásito de la triquina. “Vamos a continuar con estas acciones en virtud de que hay algunos lugares donde hay porcinos que no tienen registros con el Senasa”, advirtió uno de los inspectores.



Toman declaraciones



Mientras se llevan a cabo las acciones sanitarias, con el seguimiento de los pacientes, por orden del fiscal Daniel Vaudagna, de los Tribunales de La Carlota, se inició una investigación para determinar si existe delito penal con intoxicación masiva.

Es en ese marco que el funcionario ordenó a la Policía de Canals contactar a los pacientes y tomar las declaraciones para recabar información de lugar donde adquirió la mercadería contaminada, entre otros datos. Así también, la Municipalidad acercó toda la información que en torno al brote de triquinosis se posee y colaborar así con la investigación que se lleva a cabo.

En otro orden, y en relación con los reclamos de algunos vecinos que referían a la falta de medicamentos en el Hospital para tratar la triquinosis, la secretaria de Salud Municipal, Cecilia Rossi, aseguró que poseen dosis suficientes. “Desde el Ministerio nos trajeron 4 mil dosis para tratar la enfermedad y se están suministrando normalmente a las personas que así lo requieran. La Municipalidad también ha contactado a laboratorios para adquirir más medicamentos”, aseguró.

El 10% de la población de Bremen, enferma

En Colonia Bremen, localidad ubicada a 25 kilómetros de Canals, el jefe comunal Alejandro Ojeda y sus dos hijas, de 12 y 18 años, consumieron embutidos procedentes de Canals que los infectaron con triquinosis.

Según el propio mandatario de las 200 personas que habitan el pueblo, un 10% está afectado por esta enfermedad. “Debe haber cerca de 20 casos en nuestro pueblo, pero es toda gente que compró en Canals”, aseguró Ojeda, quien por estos días está bajo tratamiento médico. Según detalló a PUNTAL, fue el miércoles de la semana anterior que comenzó con síntomas y el sábado concurrió al Hospital de Canals. “Llegué y había unas 30 a 40 personas esperando ser atendidas. Mis hijas también se contaminaron. La mayor que estudia en Córdoba se atendió allá y le dieron toda la medicación”.



Falta de medicamentos



Según Ojeda, en Canals no había suficientes medicamentos para todos los enfermos. “En mi caso yo lo compré porque puedo hacerlo, pero tengo una gran cantidad de pedido de gente que no podía conseguirlos”.

El jefe comunal indicó que el tratamiento de la enfermedad insume casi  $ 2 mil sólo en las pastillas y por un período muy corto. 

“A nivel local estamos ayudando con pastillas con las que se consiguen, para gente que no ha podido. Considero que la situación en Canals no se ha manejado tan bien. Si tenés una epidemia hay que asegurarse de contar con los medicamentos en el Hospital”.

Para Ojeda, la situación “se fue de las manos y no se tomaron los recaudos suficientes”.

Por último, el jefe comunal de Bremen informó que en su localidad se prohibió totalmente el faenamiento de cerdos sea para carnicería o carneada familiar hasta tanto se supere este brote que, aunque tiene su origen en Canals, está afectando a toda la región. 

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas