Fue a partir de un trabajo vinculado con el Departamento de Ciencias Naturales y en una experiencia con levaduras y frutas. La escuela destacó la vivencia en el laboratorio
Como parte de las pasantías de los últimos años de formación, alumnos de PIT de San Pantaleón realizaron actividades de laboratorio en la Universidad Nacional y extrajeron ADN de muestras de levadura y frutas. Los directivos del colegio destacaron la importancia de este tipo de formación, en cuanto brinda alternativas a los jóvenes sobre posibles horizontes de estudio. 

“En el marco de las actividades que se desarrollan con los alumnos que están en el nivel 4 del colegio, se realizan pasantías desde el espacio de Ciencias Naturales en la Universidad”, comentó Juan Lucero, director del PIT, quien agregó: “Son actividades que se articulan con Fernando Ibáñez y los profesores del PIT, con el objetivo de que los chicos en cuatro intervenciones en laboratorio puedan tener la vivencia de lo que es ser un estudiante universitario”. 

Explicó que, en este caso, se hizo un trabajo sobre la estructura del ADN, su historia y cuáles son las técnicas para su extracción. “Es algo importante para los chicos porque les permite ver a las ciencias como una actividad posible, que los despierta y les abre el horizonte de estudio”, dijo el docente.

Por parte de la Universidad, las actividades se enmarcan en las pasantías educativas organizadas por la Subsecretaría de Vinculación Educativa de la Facultad de Ciencias Exactas.

El doctor Fernando Ibáñez, docente del Departamento de Ciencias Naturales y responsable de esta actividad, señaló que durante las pasantías “los chicos extrajeron ADN de distintas muestras (de levaduras, banana y manzana, entre otras) utilizando un procedimiento que hace uso de elementos cotidianos (como agua fría, alcohol, sal, limón, detergente y un colador de té)”.

En el laboratorio

Después de esta actividad realizada en el colegio, “los estudiantes vinieron a los laboratorios de la Facultad y allí complementamos el análisis del ADN extraído con este protocolo”, indicó el docente universitario, quien destacó: “Realizamos electroforesis de ese ADN, lo purificamos y luego lo utilizamos para una reacción de PCR. Para ello, los chicos tuvieron que desa-rrollar destrezas que le permitieran hacer uso de los materiales de laboratorio”.

El director del PIT reflexionó sobre la importancia de este tipo de actividades, que desarrollaron en la escuela con las docentes María Laura Charliac, Ivana Pochettino y María de los Ángeles Navarro. “Ellos saben que el ADN está en los medios en el tratamiento de la identidad, de los materiales genéticamente modificados, y ya no les resulta extraño escuchar que algo es ‘trangénico’”, precisó Lucero y completó: “Saben que es una partícula que existe, tuvieron contacto con ella, esa fue la intención de familiarizarlos con la investigación y todo lo que pasa en un laboratorio”. 

Por su parte, el objetivo descripto por Ibáñez fue que los alumnos “ampliaran su conocimiento sobre la molécula de ADN, su estructura, la importancia de su descubrimiento para la sociedad y las técnicas y destrezas que requiere su manipulación en el laboratorio”.

- ¿Qué balance realizan de este tipo de experiencias con los alumnos?

- Estamos contentos con los resultados y las devoluciones de los docentes de la Universidad porque vemos que vamos en el camino correcto para la formación de nuestros estudiantes. Es una gran alegría ver que chicos que hasta hace un tiempo venían fracasando en el sistema tradicional hoy tienen posibilidades de estar en un laboratorio con estos resultados.

Para la vida cotidiana

Finalmente, el docente investigador de Exactas resaltó: “Más allá de ese objetivo formal, nos planteamos otros objetivos que tienen que ver con desmitificar la idea de ciencia y del trabajo de los científicos y poder contribuir a la formación de los chicos en cuanto al ADN, que es una molécula que ha trascendido los límites de los laboratorios y sobre la que podemos escuchar o leer en cualquier situación de la vida diaria”.

Ibáñez ejemplificó: “Son cotidianas las noticias que hablan sobre nietos recuperados gracias a análisis de ADN, o a que el ADN ha demostrado (o refutado) la paternidad de algún famoso, o que un determinado alimento es transgénico porque lleva ADN de otro organismo. Entonces, otro objetivo implícito en la pasantía fue contribuir a la formación de los chicos para poder participar de estos debates”.

TEMAS: educacion
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas