A la exempleada municipal de 28 años le leyeron la acusación que pesa en su contra. Podría dar su versión después de conocer en detalle el expediente.
Carolina Torres, la única imputada que tiene el caso de los cheques del Edecom, estuvo ayer ante el fiscal Fernando Moine pero se abstuvo de declarar.

A la mujer de 28 años, que fue despedida el 4 de mayo del Municipio por las sospechas de que se apoderó de 16 cheques y de que logró cobrar parte de ellos por un total de 189.000 pesos, se le leyó la acusación por defraudación que pesa sobre ella. Pero la estrategia de la defensa, a cargo del penalista Enrique Zabala, definió acceder primero al expediente y a las pruebas y analizar después la posibilidad de una declaración de la exempleada imputada.

A Torres se la acusa de haberse aprovechado de su puesto en el Edecom, donde confeccionaba los cheques, para quedarse con valores que luego entregó a terceros, que los cobraron y le entregaron el dinero a ella. 



Falsificación



Según trascendió, en la imputación no se acusó a la mujer de falsificación -uno de los argumentos que había esgrimido la conducción del Edecom que encabezaba Pablo Pellegrini y que fue desplazada a partir del escándalo- sino del apoderamiento de los cheques.

La declaración de Carolina Torres estaba prevista para el 31 de mayo; sin embargo, debió postergarse porque la mujer estaba a punto de ser madre tras un embarazo complicado.

El escándalo del Edecom surgió después de que el propio gobierno municipal difundiera a fines de abril que se habían detectado irregularidades en la administración del ente de control.

Se habló al principio de tres cheques que habían sido emitidos y cobrados sin documentación respaldatoria.

La cifra creció después a medida que se iba realizando la investigación y una auditoría que se concretó desde la Secretaría de Economía.

El gobierno decidió iniciar un sumario y, a la vez, denunció en la Justicia la sustracción de los cheques y la posible falsificación.

El 4 de mayo, el Ejecutivo decidió separar a Torres. Como contraataque, la mujer hizo a la vez su propia denuncia en contra de Mauricio Dova, secretario de Gobierno, a quien acusó de haberla tenido en negro durante seis meses en el Concejo Deliberante. Según la versión de la mujer, el funcionario le dijo que fuera sacando cheques para cobrarse una deuda de unos 100 mil pesos. Esa explicación fue desmentida terminantemente por el funcionario.

TEMAS: edecom
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas