El intendente dijo que el balance es positivo aunque admitió que cometieron errores. Señaló que se avanzó con el bacheo pero agregó que todavía falta. Indicó que por la crisis la obra se reprogramará y defendió la toma de deuda para infraestructura. También remarcó que se le exigen mejoras a Cotreco. Acotó que su gestión es transparente y criticó duro a la oposición. No descarta cambios de gabinete.
A dos años de haber asumido como intendente, Juan Manuel Llamosas dijo que la prioridad está puesta hoy en contener la demanda social.

En una entrevista exclusiva con PUNTAL, Llamosas sostuvo que el balance de gestión es positivo aunque reconoció que se cometieron errores. Señaló que se avanzó con el bacheo pero agregó que todavía falta.

Además indicó que la obra no se paralizará por la crisis, sino que se reprogramará. Y defendió la toma de deuda en dólares porque, argumentó, sirve para hacer infraestructura.

También remarcó que se le exige a Cotreco que mejore el servicio de higiene urbana.

Expresó asimismo que su gobierno es transparente y criticó duro a la oposición por no ser constructiva. No descarta cambios de gabinete.

-¿En verdad ya cumplió el 80 por ciento de las promesas como lo dijo días pasados?

-La verdad es que hemos cumplido con la mayoría de ellas. Sinceramente, habiendo transcurrido la mitad del mandato y cumplido los principales compromisos, aunque nos queda por hacer, es una satisfacción, sobre todo pensando en los principales logros. El Dispensario de 24 horas que fue un compromiso asumido para el barrio Alberdi y el sur de la ciudad, la futura descentralización que vamos a poner en marcha en agosto o septiembre y la Central de Monitoreo que creemos que en el mes de agosto vamos a estar con ella. Y si a eso le sumamos las luminarias led, la puesta en valor de los edificios públicos, las 250 viviendas, el pavimento, el cordón cuneta, el mantenimiento de las calles, los programas de inclusión laboral y el Presupuesto Participativo. Que hoy son una realidad, sabiendo que nos queda un camino por recorrer. Los primeros seis meses fueron una etapa de aprendizaje.

-Y de ordenamiento...

-De transición. En función de ser un equipo nuevo y con un gobierno que venía de muchos años. Por eso, en estos primeros dos años hemos avanzado en muchos temas. Aprovechamos las coyunturas. Gestionar no es solamente poder implementar los distintos programas sino también lograr que los fondos lleguen. Articular con los distintos niveles del Estado y con las organizaciones civiles. En ese sentido creo que se han cumplido los objetivos sabiendo que tenemos un buen camino por hacer. El balance es positivo.

-¿En qué le hubiera gustado avanzar más?

-Soy muy exigente. Estoy autoevaluándome y evaluando al equipo permanentemente porque siempre pretendo que las obras se concreten más rápido y los servicios se presten de la mejor manera. Pero no siempre lo que uno desea se hace realidad. Hay muchos factores dando vuelta y que a veces tienen que ver con cuestiones externas. También hay errores y también se aprende de ellos. Nosotros hemos aprendido de los errores y eso nos ha permitido mejorar programas y controles.

Autocrítica

-¿Alguna autocrítica?


-Continuamente la hago con el equipo y en función de errores que cometemos. No soy de encerrarme en posiciones dogmáticas o intransigentes. Cuando se plantea una crítica constructiva, viniendo incluso de la propia oposición, la tomo y hay ejemplos concretos. Hemos aprobado proyectos presentados por la oposición porque estoy convencido de que a la ciudad la construimos entre todos. Y para que tengamos una ciudad desarrollada, más linda y más pujante necesitamos tomar todas las ideas que nos puedan aportar.

-Usted convocó a un diálogo con la oposición, vinieron los concejales de Cambiemos y ese proceso no avanzó. ¿Tenía más expectativas en torno a ello?

-La verdad que sí porque no solamente fue una convocatoria que realicé en la apertura de sesiones sino que también los convoqué en la Municipalidad. Habría que preguntarles a ellos por qué no tienen esa actitud de construcción sobre determinadas políticas públicas. Nosotros siempre tuvimos las puertas abiertas. Pero nos podemos poner de acuerdo tranquilamente. De hecho debería ser así. En otros casos es el juego de la democracia que se planteen disidencias. Pero en lo que tiene que ver con el futuro de la ciudad nos tenemos que poner de acuerdo. Siempre he apelado a recibir aportes constructivos, como fue el caso de la pirotecnia, la oficina de asesoramiento para familias que quieren adoptar y el arbolado público. De nuestra parte siempre hay un espíritu de poder trabajar con todos, que es lo que está esperando la gente.

Los baches

-Hubo un tema durante la campaña que fue el de la infraestructura vial que ustedes recibieron muy deteriorada. La última encuesta que se conoció de Gustavo Córdoba, en la que se señala que hay una buena imagen suya, marca que entre las principales preocupaciones sigue estando en el tercer puesto el estado de las calles. ¿Eso sigue siendo un déficit?

-Yo siempre digo que cuando se realizan análisis y diagnósticos hay que ver sobre qué base se parte. La historia es importante no para tener una actitud revanchista sino para poner en valor lo que se ha conseguido y avanzado. Y sin dudas éste es un punto clave. Antes la principal preocupación de la ciudad y por lejos era el estado de las calles y hoy se encuentra en un tercer nivel de preocupaciones. Alto pero en un tercer lugar. La verdad es que hemos intervenido en todos los sectores de la ciudad. Sabemos que todavía nos falta. Incluso hay situaciones producto de obras que han empeorado transitoriamente algunas arterias. Pero la verdad es que estamos constantemente trabajando con nuestros equipos. Y si a eso le sumamos que en muchos de los casos las roturas tienen que ver con los arreglos en las cañerías de agua, eso demora más el bacheo. Pero en relación con la situación con la que nos encontramos hemos avanzado mucho. Hemos resuelto los casos de las calles Uruguay y Brasil. Hemos pavimentado más de 120 cuadras en estos dos años de gestión, además de 220 cuadras de cordón cuneta. Hemos intervenido también con luminarias led que sin dudas han transformado la ciudad haciéndola más segura y más bella y ahorrando consumo. Se ha avanzado mucho aunque sabemos que todavía nos queda un buen tramo para adelante. Si hay algo que una gestión municipal no puede perder de vista es el mantenimiento de su infraestructura. Cuando se demora mucho, que fue lo que pasó, después es más difícil recomponer todo. En esto hay una inversión constante por parte del Municipio.

-El principal problema que señala la encuesta citada es la inseguridad. En los últimos días el Cecis salió a manifestar esa preocupación. ¿Cómo lo ve usted?

-Es un tema que nos preocupa y nos ocupa. Nosotros tomamos una decisión política desde el primer día. Primero creando un Ente Preventivo Urbano para acompañar a la Policía de la Provincia y a la Policía Barrial. Y ahora estamos próximos a poner la Central de Monitoreo. Esto significará que durante 24 horas va a existir un monitoreo de la seguridad ciudadana. Y esto nos va a permitir ir haciéndolo por etapas con más cámaras. Y a eso le vamos a sumar botones antipánico. Esto no implica que una herramienta vaya a resolver el tema de la inseguridad pero nos va a ayudar a prevenir y a poder avanzar con respuestas más rápidas. El contexto de falta de trabajo también contribuye. Por eso es positivo crear puestos de trabajo junto con la Provincia sobre todo en épocas difíciles. Acabamos de presentar el PIP para profesionales pero también está el Primer Paso, Por Mí y el Más 45. Y hay un trabajo de contención social con las distintas instituciones.

Cierre de empresas

-¿Le preocupa el cierre de empresas en la ciudad?


-Son alarmas que ya veníamos viendo que primero empezaron como por cuentagotas y después se fueron profundizando. Sin dudas que esto impacta como consecuencia de la crisis. En Río Cuarto se va a sentir en su mayor potencialidad en los próximos meses. Lo importante es que el Estado, con la participación de las instituciones, estemos preparados y trabajemos sin generar una falsa alarma. Teniendo un Consejo Económico y Social que es un ejemplo a nivel país de cómo se puede trabajar generando política pública entre distintos actores. Todos apostamos a que se pueda encontrar el rumbo para estar mejor.

-En la apertura de sesiones del Concejo usted dijo que éste iba a ser el año de la obra pública. ¿En este contexto se puede sostener o hay que revisar?

-Sin dudas que en un contexto de crisis siempre hay que estar en una constante revisión de prioridades. Hoy nuestra prioridad y nuestro foco están puestos en lo social.

-En contener a la gente.

-En la asistencia y las políticas inclusivas, que es lo que venimos haciendo junto con la Provincia.

-¿Está controlada la demanda social?

-Nosotros venimos trabajando con el gobierno provincial y también con las instituciones. Y se viene trabajando bien. Y más allá de que ha aumentado la demanda, se está trabajando y dando respuestas. Si esta crisis hubiera sido a principios de año no habríamos conseguido todas las obras que están terminadas o próximas a terminar. Como la pavimentación de la Colombres, los ascensores y el Anfiteatro. Invertimos muchos recursos y eso nos permitió avanzar mucho. También estuve viendo el avance del nuevo puente, la Costanera Sur y la Planta Cloacal. También la obra de cloacas que vamos a hacer en el barrio Alberdi y la obra de gas, que son sumamente importantes.

-¿Qué va a pasar con las obras financiadas por la Nación? ¿Se frenan o se reprograman?

-Tuvimos un período de ocho meses sin recibir fondos. Se concretó una parte de esos fondos en marzo y ya estamos en julio y no hubo más envío de fondos. En ese contexto, se profundiza aquello que veníamos viendo, con lo cual esto implica no paralizar las obras sino reprogramarlas. De ninguna manera las vamos a paralizar. Por ejemplo, este domingo vamos a inaugurar una plaza en el barrio San Eduardo. Todo eso sumado a los programas educativos y culturales.

-¿La actual situación complica mucho las cuentas municipales porque eso genera caída de coparticipación y de recaudación?

-Aunque el impacto no haya sido todavía el que nosotros creemos, no tenemos indicios de que vaya a ser diferente. Lamentablemente, el dólar sigue aumentando y pese a que ingresaron los fondos del FMI y se avanzó con medidas progresivas no se ve esa luz que permita previsibilidad, que es lo que estamos esperando todos. Nosotros hemos empezado a priorizar gastos en un contexto en el cual tenemos que garantizar servicios como la salud pública y la higiene urbana.

-¿Fue un error tomar deuda en dólares?

-Se trata de la deuda que nosotros heredamos de la gestión anterior. Pero no voy a entrar en un debate político con la oposición cuando mi preocupación es ver cómo resolvemos los problemas de todos los días y cómo actuamos en función de una crisis que existe. Está claro que en aquel contexto en el que se tomó era conveniente hacerlo. Por eso es una discusión dialéctica medio tramposa cuando se plantea en términos de que hoy el dólar está alto. El análisis hay que hacerlo cuando llegue el momento final. Era algo que se hacía. No es que un día nos levantamos y lo hicimos. Pero más allá de eso, lo importante es el concepto por el cual tomamos la deuda: la tomamos y lo vamos a seguir haciendo para hacer obra.

-¿Se emplea en eso, intendente, o en gastos corrientes?

-Se emplean en esas obras que son las que se ven y las que están vigentes, sobre todo cuando los fondos que se comprometieron tampoco llegan y porque no podíamos paralizar el avance en los barrios. Como tampoco podemos desconocer que la deuda que nosotros heredamos la transformamos a más plazo. Pero existe y se tiene que pagar. No es que desapareció. Se reestructuró y son parte de los compromisos que tenemos que cumplir. Mientras cumplimos nuestros compromisos, hacemos obras. Este lunes (por mañana) vamos a inaugurar el gimnasio más grande que va a tener la ciudad.

-¿Está conforme con el servicio de higiene urbana?, porque, más allá de la discusión del canon, en la calle no se ven demasiados cambios en el servicio en sí...

-En realidad lo primero que había que hacer era generar un nuevo Código de Higiene Urbana y además un proceso licitatorio sobre una situación irregular que venía de muchísimos años. Llevamos un año desde que se implementó el nuevo contrato. Nosotros en el control le estamos exigiendo a la empresa permanentemente que se mejore el servicio. Esto es parte de un trabajo que no se va a resolver en un año. Ahora estamos avanzando con los puntos verdes y hace poco pusimos en marcha la escombrera del barrio Alberdi.

-¿Está satisfecho con su equipo de gobierno?, porque se habla de cambios.

-Estoy muy conforme con mi equipo, a tal punto que estas concreciones que logro no serían posibles si no hubiera un equipo. Por supuesto que siempre hay para mejorar en un proceso en el que en muchos casos eran sus primeras experiencias.

-¿Pero habrá finalmente retoques?

-Cuando los haya ustedes van a ser los primeros que se van a enterar.

-Usted es el único que los sabe...

-Yo estoy muy conforme con el equipo que me acompaña. Pero siempre se puede mejorar.

Denuncias

-La oposición machaca con el hecho de que usted le ha tenido que pedir la renuncia a diez funcionarios por cuestiones relacionadas con falta de transparencia, como pasó con (Emilio) Simón y con el Edecom. ¿Lo ve como un planteo más político para hacer mella en la imagen del gobierno?

-Habría que preguntarle a la oposición. Lo que está claro es que somos un gobierno que no esconde debajo de la alfombra nada. Cuando sucede algún hecho rápidamente actuamos.

-¿Caiga quien caiga?

-Frente a cualquier hecho o situación que esté reñida con la transparencia inmediatamente voy a actuar y no voy a dudar un segundo. Y el hecho de tomar los tiempos necesarios para analizarlo es una cuestión de responsabilidad. Lo demás habría que preguntarle a la oposición. Hechos han habido pero lo que no puede pasar es que no haya un gobierno preparado para actuar. Si ha habido un gobierno que ha tomado la decisión de transparentar las declaraciones juradas es este gobierno. Nosotros no tenemos nada que esconder.

-¿Cómo está la relación con (Juan) Schiaretti?

-Con el gobierno provincial somos parte del mismo equipo y la verdad  es que yo quiero destacar el trabajo de nuestro gobernador en la ciudad.
Marcos Jure

Marcelo Irastorza 


Comentá esta nota

Noticias Relacionadas