Se trata de un relevamiento publicado por el Tribunal Superior de Justicia sobre los hechos en toda la provincia. Brindó datos alarmantes como que en el 35% de los casos la víctima fue asesinada a golpes o estrangulada
Desde el Tribunal Superior de Justicia se difundió un relevamiento sobre los femicidios cometidos durante lo que va del 2018 en la provincia y se destacó que en el 29% de los 19 casos había una denuncia previa por violencia familiar, pero aún así el agresor terminó por matar a la víctima.

A este relevamiento se le deben sumar el caso de Sandra Martín en San Francisco, a mediados de octubre, y el ocurrido el último domingo en Huinca Renancó, que tuvo como víctima a Karina Abba, lo que ampliaría los porcentajes del estudio. Con esto, suman 21 los hechos registrados.

El trabajo, realizado por el Centro de Estudios y Proyectos Judiciales, a partir de la información consignada en el Sistema de Administración de Causas (SAC), cubre el período que va desde el 1° de enero y el 30 de septiembre, en el que se produjeron, además, siete tentativas de femicidio.

Los casos que se cuentan en lo que va del año muestran una situación similar a lo ocurrido en los últimos dos años, con 23 femicidios en 2016 y 2017. El año 2015, en tanto, fue el que tuvo un menor registro, con 12 casos, mientras que en 2014 habían sido 15 los femicidios. El años 2013 fue el peor de la última década con 27 casos, y en 2012 fueron 17 las víctimas de femicidio.

El estudio del TSJ brindó datos alarmantes como que 4 de las víctimas eran menores de 16 años y que en el 35% de los casos el crimen se produjo a golpes o con estrangulamiento.

El relevamiento señala que de las 19 víctimas de 2018, 17 fueron mujeres, mientras que hubo dos hombres que resultaron víctimas de femicidio vinculado.

Del total, el 76% de los hechos sucedieron en el interior provincial y el 88% en el domicilio de las víctimas, mientras que en la mayoría de los casos el femicida tenía entre 20 y 40 años (2 de los agresores eran menores a los 20 años). Sobre las edades de las víctimas, 6 tenían entre 31 y 40 años, y 6 eran mayores a 41.

Por otra parte, el relevamiento desarrollado por el Tribunal Superior da cuenta de que el 37% de las víctimas tenían hijos o hijas menores (fueron 14 en total) y que dos de las mujeres estaban embarazadas cuando fueron asesinadas. 

El 42%  de los victimarios estaba en pareja con las víctimas en el momento del hecho, de acuerdo al estudio, mientras que el 21% eran exparejas.

Incluso se señala que el 29% de las víctimas realizó denuncias previas por violencia familiar. “Del total de los casos, 5 realizaron denuncias previas, 5 no lo hicieron y en 7 de los casos no se cuenta con el dato, por lo que el porcentaje podría ser aún mayor.

Además, surge del informe del Poder Judicial que en el 53% de los casos la muerte se produjo con arma de fuego y en el 12% se utilizó arma blanca, mientras que en el 35% no se utilizó arma y la víctima fue asesinada a golpes o estrangulada. En tanto, se indica que en el 37% de los hechos, el agresor se suicidó después de cometer el crimen.

De acuerdo a lo detallado por el trabajo sobre los femicidios, al 30 de septiembre, fecha hasta la que llega el estudio, el 47% de los casos aún están en etapa de investigación, el 6% en etapa de juicio oral, y en el 47% restante extinguieron la acción por la muerte del imputado.



Tentativas de femicidio



El relevamiento del TSJ hace referencia también a las tentativas de femicidio que tuvieron lugar en el 2018, con 7 víctimas y el 57% de los casos que tuvieron lugar en Córdoba capital.

En tanto, se destacó que en el 71% de los casos existía una relación de pareja entre víctima y victimario, mientras que el 29% de las mujeres tienen hijos menores.

“En el 42% de los casos de las tentativas de femicidio se realizaron denuncias previas”, dice el informe del TSJ, que destacó que en el 57% de los casos de tentativa se utilizó un arma blanca, en el 14% arma de fuego y en el 29% fue sin arma.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas