Mario Ruiz Díaz se escapó de la ciudad pero fue apresado dos días después y se hizo cargo de las acusaciones en su contra 
Dos días después de que Karina Abba fuera vista con vida por última vez, encontraron al principal sospechoso de su homicidio, Mario Omar Ruiz Díaz.

El hombre, de 39, que como actividad principal cortaba leña y la distribuía, hizo varios intentos para desviar la investigación. En un primer momento, le mintió a la familia de la joven diciéndole que la había dejado en la esquina de su vivienda para que se encontrara con un noviecito. Al día siguiente, cambió las cubiertas de su vehículo para evitar que rastrearan su huella, lavó la ropa de la noche del sábado y siguió fingiendo preocupación por el paradero de la joven. Finalmente, cuando la familia le contó que había radicado la denuncia, se escapó del pueblo. 

Durante toda la noche se cree que permaneció  escondido en una especie de “trinchera”, en un matorral en zona rural. Pero, gracias a que su camioneta modelo Chevrolet D-20 quedó averiada en un pantano, la Policía logró dar con él durante las primeras horas de luz del martes.

Según fuentes de las fuerzas de seguridad, cuando era inminente su detención, Ruiz Díaz les habría expresado a sus familiares que quería quitarse la vida. 

En el momento que fue apresado, una de las frases que soltó el hombre que actualmente está imputado por homicidio calificado fue “lamentablemente, ya está”, en relación al asesinato de su prima. 

 Doble perfil 



Mario Omar Ruiz Díaz vivía a unos metros de la familia Abba. Con sus primas mujeres mantenía una buena relación, así como con su grupo de amigos, de acuerdo a lo que comentó Cecilia Abba, hermana de Karina.

Sin embargo, otras personas lo caracterizan como un hombre apático, frío y vinculado a la venta de estupefacientes. Incluso, al preguntar por él, remitieron a hechos de violencia contra un hombre de la ciudad que le dejaron secuelas graves. También, contaron que era una persona en situación de analfabetismo. La mamá de Karina Abba declaró también que su hija iba al cajero a retirar dinero porque él era incapaz de hacerlo solo.

Si bien no tenía pareja estable, se lo vincula con una mujer de su entorno cercano. Para las hermanas de Abba, ella podría haber colaborado, porque sostienen que no pudo haber actuado solo.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas