Una encuesta de Gustavo Córdoba señaló que la gestión del intendente roza el 65% de aprobación; el gobernador está en el 64,2%, mientras que el Presidente ya tiene más rechazo que acompañamiento.
Hoy, hace exactamente dos años, Juan Manuel Llamosas ganaba la elección y se convertía en intendente de Río Cuarto. Nunca le había sido fácil al peronismo desde la vuelta de la democracia. Solamente Alberto Cantero había obtenido el mismo logro desde esa fecha. 

A esta altura, Llamosas sigue teniendo una alta imagen positiva. Según una encuesta realizada por la consultora Gustavo Córdoba & Asociados, el 64,8 por ciento de los riocuartenses aprueba la gestión del intendente. De ese total, el 25,1 por ciento avala totalmente al gobierno, mientras que el 39,7 por ciento lo hace parcialmente. En cambio, el 23,1 por ciento desaprueba algo y el 11,6 rechaza por completo la gestión; es decir, la imagen negativa alcanza al 34,7 por ciento.

El índice es todavía más elevado cuando se considera la imagen personal del intendente; él obtiene un mejor porcentaje que su gestión. El 69,6 por ciento de los riocuartenses tiene una imagen positiva de Llamosas, mientras que la negativa llega al 21,5 por ciento.

“Llamosas en términos de imagen está intacto. El tema es cómo va a campear lo que viene. Tiene varios desafíos. En la época que se avecina, el desafío de una gestión es estar del lado de la gente. Y poder generar un combo entre gestión, obra pública y sensibilidad social”, manifestó Gustavo Córdoba.

Agregó que los riocuartenses todavía tienen expectativas en la gestión.

La encuesta se realizó el 8 de junio entre 300 personas. Es decir, se midió la consideración de Llamosas en pleno escándalo de los cheques del Edecom. El caso no parece haber afectado al intendente, al menos de manera notoria.

La consultora también relevó la imagen que tienen los riocuartenses de Juan Schiaretti. La gestión del gobernador tiene un índice de aprobación muy alto, cercano al del intendente. Tiene un 64,2 por ciento de imagen positiva, compuesto por un 23,5 que la aprueba totalmente y un 40,7 por ciento que aprueba algo. Mientras que el 35,1 por ciento tiene una visión negativa: el 24,5 por ciento desaprueba algo, y el 10,6 la desaprueba totalmente.

Los números de Macri están bastante por debajo.

 En una ciudad donde en 2015 obtuvo más del 70 por ciento de los votos, ahora el Presidente cosecha un 47,8 por ciento de acompañamiento para su gestión: el 21, 9 aprueba totalmente, mientras que el 25,9 por ciento aprueba algo. Por otra parte, el 50,8 por ciento tiene una imagen negativa de la gestión del Presidente: el 19,3 por ciento desaprueba algo, mientras que el 31,5 por ciento desaprueba la gestión totalmente. 

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas