· · Crédito:
El gremio local llevó la asamblea a la Plaza Roca y allí se votó por unanimidad continuar el plan de lucha sin clases hasta que “haya una oferta razonable”. El ministerio propuso un 15% anual sin cláusula gatillo y en tres tramos
Después de la oferta salarial que el gobierno nacional realizó a los docentes universitarios, el gremio local que los representa logró la asamblea más numerosa desde que comenzó el conflicto, con más de 300 participantes ayer antes del mediodía en la Plaza Roca.

Allí repudiaron la propuesta del 15% de aumento anual en los haberes, sin cláusula gatillo, que ya había sido puesta a consideración en abril y mayo. En aquel momento se planteó en cuatro cuotas; y el lunes, en tres. Sin embargo, esta diferencia no hizo cambiar de opinión a los docentes.

“La verdad es que eso generó enojo en todos porque la verdad es que esta propuesta es nada frente a un proceso inflacionario que superará el 30% según admite el propio Gobierno. En realidad es nada y sin cláusula gatillo”, remarcó ayer el secretario general de la Asociación Gremial Docente, Guillermo Ashworth.

En la previa de la asamblea, que contó con el acompañamiento de algunos estudiantes, no docentes y público en general que se acercó a escuchar a los docentes, el dirigente destacó que la del Gobierno es una “propuesta inadmisible” y la calificó de “una pavada” si no contempla una cláusula gatillo.

“Esta asamblea se realiza junto a estudiantes y es importante porque ellos mismos también ven que se ataca a la educación pública y gratuita”, manifestó.

Ese eje temático fue también retomado por varios asambleístas que a lo largo de una hora y media fueron exponiendo su punto de vista. Una de las primeras en tomar la palabra fue la docente Elena Berruti, que aseguró que “el Gobierno va poco a poco demostrando el desprecio sistemático, ideológico, visceral, de clase, hacia la educación pública y hacia toda la esfera de lo público”.

Hubo en la asamblea también una referencia al concejal del Pro Manuel Betorz, quien había quedado en medio de una polémica meses atrás por el reclamo de la Universidad a la Nación por fondos retrasados. “Sería bueno que Betorz estuviera para conocer lo que ocurre con la Universidad”, sugirió el representante del Foro por la Libertad y la Democracia.

Después llegó el turno de Éver, profesor de Ciencias Jurídicas que destacó “haber podido estudiar en la UNRC pese a ser hijo de trabajadores” y venirse desde Almafuerte. “Tenemos que pensarnos como trabajadores antes que nada”, pidió el docente.

Guido, uno de los estudiantes que tomó el micrófono en la plaza durante la asamblea, expuso su solidaridad con esta lucha docente. “Creemos que hay que profundizarla. Acompañamos porque entendemos que debe ser una lucha en conjunto para salir adelante”, afirmó.

Cerca de las 13, la asamblea votó la continuidad de las medidas de fuerza, que en el caso de Río Cuarto significará la prolongación del paro “hasta que exista una oferta salarial razonable, que incluya la cláusula gatillo”. A su vez, se ratificó un abrazo simbólico a la Universidad para mañana a las 13 y una bicicleteada desde la Plaza Racedo para el viernes, cuando se cerrará la segunda semana consecutiva sin actividad académica en las aulas de la UNRC. Finalmente, hubo una vuelta a la plaza para finalizar la protesta.





Gonzalo Dal Bianco

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas