Los surtidores volvieron a tener un aumento en el arranque del domingo. Fue de casi el 1% y alcanzó a nafta y diésel. La suba del dólar sigue sumando presión sobre los valores. La súper trepó 27 centavos y llegó a $ 34,49
Los combustibles volvieron a subir y lo hicieron nuevamente en una jornada de domingo. Ayer, desde el arranque del día, las pizarras mostraron un nuevo aumento, el octavo que se da en Río Cuarto y el noveno a nivel nacional en lo que va del año. Es que el último ajuste fue selectivo y alcanzó a algunas ciudades, Córdoba entre ellas. Pero los surtidores locales de YPF no tuvieron modificaciones el pasado 10.

El último ajuste fue en el arranque del mes y allí la premuim superó los $ 40. Ayer llegó el nuevo retoque con el que los precios de YPF alcanzaron los 40,94 para la Infinia; 34,49 para la súper; 35,85 para el caso del Infinia Diésel y 28,81 para el Ultra.

Los incrementos volvieron a estar en línea con tres componentes que definen el costo de los combustibles: dólar, petróleo y biocombustibles.

La moneda norteamericana tuvo desde el último incremento de las naftas un aumento superior al 10%, cuando pasó de los 28 a los casi 31 pesos. Eso, se había anunciado, iba a generar tensión en los surtidores.

Por otro lado, los biocombustibles también actualizaron su valor en agosto, a partir de la nueva fórmula definida en el Ministerio de Energía de la Nación.

El petróleo es el que menos incidencia tuvo esta vez en los incrementos. De todos modos, los empresarios del sector insisten en que hay un atraso importante todavía en los combustibles a nivel nacional. Eso, porque los tres componentes subieron más que los surtidores en los últimos meses. Las entidades de estaciones de servicio, como la Fecac cordobesa, consideraron que aún hay entre un 20 y 25 por ciento de atraso en el precio de venta de las naftas y del diésel.

No obstante, la preocupación de ese mismo sector es que hay ya una reacción por parte de los consumidores que se demuestra en un menor consumo. El expendio de combustibles bajó después de mucho tiempo durante julio. Y eso se da en paralelo junto con otro comportamiento: el cambio del consumo. Muchos que cargaban naftas premium ahora echan súper a sus tanques. “Es lo mismo que ocurre en los supermercados cuando se opta por las segundas marcas. La gente trata de defender su poder adquisitivo de alguna manera”, explican los dueños de estaciones de servicio.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas