· · Crédito:
El tribunal desestimó la acusación por femicidio contra Juan Ramón Villar y evitó la prisión perpetua. Hubo fuerte rechazo de distintas organizaciones que esperaban el fallo frente a Tribunales. El crimen de la joven ocurrió en 2016, en Adelia María.
El asesino de Camila Carletti fue condenado esta noche por homicidio simple y le aplicaron una pena de 20 años de cárcel, en un fallo unánime que recibió un fuerte rechazo de organizaciones que se concentraban frente a Tribunales.

El tribunal finalmente desestimó la acusación de femicidio en contra de Juan Ramón Villar, una figura delictiva que lo hubiera llevado a la prisión perpetua.

Durante los alegatos, el fiscal de Cámara, Julio Rivero, había solicitado la máxima pena, afirmándose en la imputación de homicidio calificado por un contexto de violencia de género. El mismo monto había requerido Rosa Sabena, la abogada querellante, quien sostuvo que estaba acreditado el femicidio.

Villar fue juzgado en la Cámara Primera del Crimen con jurado popular. El crimen de Carletti sucedió en septiembre de 2016.

La resolución provocó el rechazo de las mujeres que se habían concentrado este jueves, como en las audiencias anteriores, para esperar el veredicto y exigir que la Justicia contemplara la carátula de femicidio.

Las expresiones de repudio se generalizaron cuando Villar era retirado en un móvil del Servicio Penitenciario.

A dos años del crimen

Carletti fue asesinada el  2 de septiembre de 2016, cerca del cementerio de Adelia María. Su cuerpo apareció días después en el cauce del arroyo que atraviesa la zona rural de la localidad.

En el sector, la joven y Villar habrían mantenido relaciones sexuales, luego de lo cual sobrevino una discusión. En la hipótesis del fiscal de Instrucción, se habría producido un desacuerdo por el monto que el peón debía pagarle a la joven y ella habría insinuado que revelaría a la pareja de Villar lo sucedido. 

Éste, “con el fin de darle muerte, tomó un cuchillo que llevaba en su cintura, con el cual agredió a Camila en la zona lateral derecha del cuello, causándole una herida mortal. Luego de advertir su deceso trasladó el cuerpo hasta la vera del arroyo Santa Catalina, limítrofe con el campo en el que él vivía, lugar donde antes de atar el cadáver de pies y manos, con la finalidad de ocultar su cuerpo, la arrojó a las aguas del arroyo”, sostuvo el fiscal Javier Di Santo cuando elevó la causa a juicio.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas