La auditoría de la Secretaría de Economía detectó una serie de inconsistencias en el sistema de administración del ente. Antonetti indicó que ese relajamiento posibilitó la malversación de fondos.
La auditoría contable que realizó la Secretaría de Economía reveló el precario sistema administrativo que existía en el Edecom durante la presidencia de Pablo Pellegrini y que posibilitó que una empleada instrumentara una maniobra para quedarse con 16 cheques, de los cuales pudo cobrar 10 por un total de 189.130 pesos.

En las conclusiones que se elaboraron después de un análisis que duró 30 días hábiles surge que la administración del órgano de control funcionaba aún manualmente, sin los resguardos informáticos que se aplican por ejemplo en la Municipalidad.

Otro aspecto cuestionado es que se detectó una inusual proliferación de cajas chicas; de una de ellas surgieron los cheques que terminaron siendo robados y cobrados por Carolina Torres, la empleda que fue despedida por el caso.

“La última conciliación bancaria aprobada fue en diciembre de 2016. Desde ahí en adelante peinamos la información y descubrimos inconsistencias de índole contable y pagos que no tenían respaldo. Finalmente, quedaron 189 mil pesos en el aire, que son los cheques que esa chica sustrajo. Los cobró y no tienen respaldo documental. Lo que manifestamos en el informe es que el sistema administrativo era bastante endeble. Detectamos el uso casi a mansalva de chequeras manuales y lo corregimos inmediatamente. Pusimos un director de administración con conocimiento de sistemas y ahora todos los cheques se emiten por esa vía y se eliminaron los cheques manuales y al portador. Además ordenamos que todos los meses haya conciliación bancaria porque hacía 7 u 8 meses que no se hacían”, manifestó Pablo Antonetti, secretario de Economía.

Y planteó que ese desorden fue el que permitió el robo. “La malversación se produjo porque estaban relajados los controles. Si la conciliación hubiera estado al día pueden robarte un cheque y lo detectás. Pero nunca 10”, puntualizó Antonetti.

Según el diagnóstico que se incluye en la auditoría interna de la Secretaría de Economía, los puntos observables eran siete:

“Existía como práctica habitual la confección de cheques al portador para la reposición de los fondos fijos y las cajas chicas”.

“Los cheques se confeccionaban de forma manual, sin una correspondencia biunívoca con el sistema de información, práctica que según expresaron en el Ente se venía realizando con habitualidad en el tiempo”.

“Inexistencia de un lugar y protocolo de resguardo de los valores”.

“Se observa una importante cantidad de cheques anulados”.

“La tesorería del Edecom tenía como práctica el cambio de dichos valores para luego depositarlos en la cuenta corriente del ente en el Banco de la Provincia de Córdoba”.

“Se observó la misma situación para el cobro de locaciones de servicios, previo endoso de los valores por parte de los proveedores”.

“Se observa un número excesivo de cajas chicas, contrario a la disminución que operó en el Poder Ejecutivo Central”.

Esa serie de irregularidades, que el intendente Juan Manuel Llamosas conoció la semana pasada en un adelanto de la auditoría, motivó que debieran irse de sus puestos el presidente, tres directores y un síndico del Edecom y que se le diera un giro a la conducción.



“Es un informe limitado, impreciso y parcial”

La oposición cuestionó la auditoría que dio a conocer el gobierno sobre el Edecom. Osvaldo Córdoba, vocal del Tribunal de Cuentas por Cambiemos, señaló que el trabajo de la Secretaría de Economía muestra un esfuerzo por encapsular los errores en el ente municipal.

“Es un informe bastante limitado, impreciso. Dice que hay un alto número de cajas chicas pero no detalla cuáles ni cuántas son ni en manos de quiénes estaban. Me parece que hemos perdido una oportunidad importante de que el Tribunal de Cuentas hiciera una auditoría exhaustiva, como correspondía. Lo que hay, a cambio, es incompleto y parcial porque ponen a un colega a controlar a otro”, dijo Córdoba.

Y agregó: “Las declaraciones de los dos directores que salieron a hablar después de las renuncias dijeron que a la empleada imputada la enviaron desde Gobierno. La auditoría oficial, por supuesto, no habla de esa situación: no hace más que abonar la teoría de que la culpa es sólo del Edecom. Encapsula el escándalo en la conducción”.

Córdoba ratificó su posición de que es una irregularidad que el Tribunal de Cuentas no haya intervenido en el caso. “Este informe que hicieron no deja claro qué pasó, más allá de que reconoce una serie de irregularidades increíbles. Lo más alarmante es que desde diciembre de 2016 no hacían conciliaciones bancarias”, precisó el vocal opositor.

TEMAS: edecom
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas