· · Crédito: Puntal.com.ar
El promedio provincial se ubicó en los 9,5 quintales por hectárea, es decir, un 10% menos con respecto a la campaña previa.
La segunda estimación de arrendamientos agrícolas para la campaña 2018/19 arrojó un costo promedio provincial de 9,5 quintales de soja por hectárea, medio quintal menos que la primera estimación realizada en agosto de 2018 y un quintal por debajo del costo promedio del ciclo 2017/2018, equivalente a una contracción del 10%. 

La caída está relacionada con el golpe que significó la sequía del ciclo productivo 2017/2018 y con el aumento de retenciones y presión impositiva sobre el sector en los últimos meses. Medido en dólares, el precio de los alquileres cae un 26%, a 236 dólares por hectárea, debido a que el precio de la oleaginosa en los contratos negociados en los mercados futuros a mayo de 2019 se ubica un 18,7% por debajo del valor registrado en mayo del presente año.

A nivel departamental, las variaciones oscilaron entre caídas de 2 quintales por hectárea de soja y leves incrementos de 0,5. Sin embargo, predominan los ajustes a la baja en los contratos, ya que 9 de 19 departamentos analizados disminuyeron el valor de los arrendamientos, principalmente los del centro-norte provincial, mientras que tan sólo cuatro departamentos del este y centrosur exhibieron alzas.

“Es necesario destacar que los valores presentados son a título de referencia, dado que dentro de un mismo departamento los arrendamientos pueden tener una gran dispersión. Por ejemplo, en el departamento Colón los valores oscilan desde 8 hasta 13 quintales de soja por hectárea; Unión, de 8 a 18 quintales; o Río Segundo, de 8 a 17 quintales”, explicó la Bolsa.

A nivel localidad, los alquileres varían de acuerdo con su ubicación geográfica, condiciones del suelo y climáticas, tamaño de los lotes, infraestructura circundante, entre otros. “En esta campaña en particular existen diferencias según las condiciones en que se reciben los campos y el manejo que tuvo anteriormente en términos de rotación y control de malezas, al impactar en la disponibilidad de humedad en el perfil y en los costos de aplicación de fitosanitarios a lo largo del ciclo productivo”, señaló la Bolsa.

También se verifican acuerdos puntuales según el cultivo a realizar, por ejemplo, en del departamento General Roca existen localidades donde se cobra de 7 a 8 quintales de soja por hectárea si se siembra maíz, mientras que si se siembra soja el costo oscila entre 8,5 y 10 quintales. En la zona este del departamento San Justo, núcleo de la cuenca láctea, algunos alquileres se están pactando en un rango de 80 a 110 litros de leche mensuales por hectárea.

En algunas zonas del departamento Río Primero se están acordando alquileres a porcentajes que van desde 20% hasta 35%, modalidad que se repite en Ischilín, sumado a esquemas mixtos con una base en quintales fijos y el resto a porcentaje, según el rendimiento final.

TEMAS: agropecuarias
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas