Portada > Nacionales > 21/04/2017 > Nota
|
Triaca no se opone a las paritarias semestrales ni a las cláusulas gatillo
El ministro de Trabajo insistió ayer en que las negociaciones son libres, pero deben “contemplar la realidad económica de la Argentina” y “brindar horizontes más largos y certezas para dar previsibilidad”

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aclaró ayer que no se opone a encarar negociaciones salariales por seis meses y con cláusula gatillo, y consideró que las paritarias deben ser "libres, pero contemplando la realidad económica de la Argentina".

Así lo afirmó con relación a la propuesta de gremios del transporte, aunque insistió en que "los acuerdos deben contemplar la realidad económica" y "brindar horizontes más largos".       

La cláusula gatillo consiste en ofrecer paritarias que incluyan una garantía para cuidar el salario de los trabajadores frente al riesgo inflacionario.

Para Triaca, las paritarias cada seis meses como plantean los gremios del transporte no son un "problema" para el Gobierno "en la medida que haya acuerdos. Lo que pretendemos es dar previsibilidad y tratar de generar acuerdos extensos porque ayuda a dar más horizonte y más certezas".


Diálogo tripartito


Triaca fue consultado sobre el diálogo tripartito luego de inaugurar el Encuentro Nacional de Consejos Sectoriales sobre Empleo, Formación e Innovación, con la participación de empresarios y gremialistas.

"Tenemos diálogo en forma habitual con los distintos sectores, porque creemos que hay una oportunidad de diálogo sectorial, ya que hay mucho por hacer en la Argentina para ver de qué manera podemos mejorar", precisó.

Expresó que "por supuesto que también hay que avanzar en los temas en los que nos hemos planteado buscar soluciones y mucho tiene que ver con el trabajo en favor de incorporar a aquellas personas que están en la informalidad, con el desarrollo de la capacitación y en atender a aquellos sectores que tienen más dificultades, porque como Gobierno no dejamos de ver que hay sectores que tienen dificultades y hay que atenderlos".

Triaca insistió en que luego de las medidas de fuerza de la CGT, permanece la "vocación de diálogo" y que tienen "ganas de que la Argentina encuentre ámbitos comunes, donde podamos resolver los problemas existentes, porque ahí está nuestro desafío ya que hay que prepararse para un mundo cambiante, pero tenemos que hacerlo entre todos y trabajando juntos".


Tensiones


Reconoció que "siempre en los meses que comienzan las negociaciones paritarias hay niveles de tensión más importantes, nosotros lo entendemos porque es parte del proceso de negociación, pero también entendemos que se ha hecho mucho en la Argentina dialogando juntos".

En ese marco analizó que "el año pasado, a partir del diálogo hemos podido resolver temas como el de las asignaciones familiares, ganancias, la reparación histórica de los jubilados, y esos son los desafíos y de esa manera se pueden resolver las cosas; ahora, si el conflicto es parte del vínculo electoral o la motivación de algún sector, muchas veces eso falla".

La apertura del encuentro estuvo a cargo de Conrado Reinke, subsecretario de Políticas de Formación y Capacitación; Pedro Furtado, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); Miguel Ponte, secretario de Empleo y el ministro Triaca, con el cierre a cargo del secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez. Entre los empresarios se destacó la presencia del directivo de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja y entre los sindicalistas, las de Carlos West Ocampo (Sanidad); Mario Manrique (Smata); Omar Maturano (La Fraternidad), Luis Hlebowicz (Pasteleros) y Argentino Geneiro (Utghra).
 

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.